Europa aprueba el maíz transgénico

Hace meses que la empresa líder en biotecnología Monsanto trabajaba junto a la Secretaría de Agricultura de la Nación para producir este tipo de cereal.
Frente a la escacez de granos, la Unión Europea abre el paraguas y aprueba su ingreso.

El pasado 31 de agosto, el secretario de Agricultura, Javier de Urquiza, había liberado al mercado estas semillas trasngénicas, pero arbitrando un mecanismo para diferenciar la producción proveniente de los lotes sembrados con los nuevos híbridos.

Esta era la forma de eludir el riesgo de que la Unión Europea rechazara alguna partida de maíz si se detectaba la presencia de estos genes. Fue una decisión muy aplaudida por los productores, y audaz, porque la UE todavía no lo había aprobado.

Ahora, el riesgo desaparece por completo. Y quienes siembren el maíz con genes apilados podrán mezclarlo sin limitación alguna. Aunque todavía rige la resolución de Agricultura que obliga a manejarlo por un canal distinto, se espera que la norma caduque a la brevedad.

Este año sólo hubo 40.000 bolsas disponibles, suficientes apenas para cubrir el 1,5% de la superficie total. Pertenecen a híbridos Dekalb, de la compañía Monsanto, propietaria de los eventos biotecnológicos aprobados. Según los ensayos aportados por la empresa, los nuevos híbridos permiten esperar un incremento de entre 5% y 7% con respecto al maíz que contaba sólo con el gen de resistencia a insectos.

La producción nacional de maíz viene en alza. Alcanzó en la última campaña un récord absoluto de 23 millones de toneladas, que a los precios de exportación actuales significan unos U$S 3.000 millones. Es el segundo cultivo en volumen y en valor. Ya está en marcha la campaña 2007/8, que augura un nuevo récord si el clima sigue acompañando.

Los precios del maíz están en niveles históricamente elevados, lo que favorece a la Argentina, que es el segundo exportador mundial. A pesar de que Estados Unidos, largamente el líder mundial en producción y exportaciones, está levantando la mayor cosecha de la historia, los stocks no se recomponen. Esto es consecuencia de dos fuerzas: la firme demanda de maíz como forraje, y la irrupción del nuevo mercado del etanol. El gobierno estadounidense implementó una política de sustitución de las naftas por este alcohol, para reducir la dependencia de los derivados del petróleo, cuyo abastecimiento es cada vez más aleatorio. Precisamente la semana pasada, el petróleo rozó por primera vez los 90 dólares el barril.

Este es el escenario en el que se conoce la decisión europea de autorizar el evento biotecnológico apilado. Con esta medida, la UE da un paso más en el camino de la liberalización del comercio de organismos genéticamente modificados, después de una larga moratoria. Durante cinco años no había autorizado ningún nuevo evento, lo que la mantuvo al margen del progreso biotecnológico. Pero en los últimos meses se aprobaron varios y hay otros más cuya liberación sería inminente.

Ahora, algunos analistas especulan con que en la base de la decisión se cuenta la necesidad de garantizar un suministro más fluido de granos en los próximos años, frente a la necesidad de atender una demanda que crece de forma explosiva.
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 11:19
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 11:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial