Descubren a un chico de 13 años con cocaína en una escuela de San Juan

El menor dijo que no era para él, sino que se la dio un hombre para venderla a otro jovencito. No existen datos de menores tan chicos con este tipo de droga.

Un chico de 13 años llevó cocaína a la escuela. Parece que para él era como un juego. Hasta andaban exhibiendo esa sustancia blanca a sus compañeros dentro de un aula. Pero lo que mostraba no era nada divertido ni para alardear. Ese polvo era droga, más precisamente cocaína, y lo tenía un estudiante de apenas 13 años dentro de una escuela secundaria de la localidad de La Bebida, en Rivadavia, San Juan.

Se trataba de apenas 1 gramo, pero el caso conmocionó porque no existen antecedentes de que hayan encontrado a un menor de esa edad con este tipo de drogas. El chico dio distintas versiones y quedó flotando la sospecha de que el menor era utilizado por algún delincuente para ir entregar droga a otras personas.

Este revuelo se armó el jueves a la tarde dentro de la EPET nº 6, en calle 9 de Julio, La Bebida. La madre del chico dijo ayer: "quiso hacer un chiste. No era cocaína, era tiza molida". Sin embargo, el comisario Walter Heredia, jefe de la División Drogas Ilegales, aseguró que "la prueba de campo dio positivo. Era droga, pero en una cantidad muy suave porque parece que estaba «cortada» con otra sustancia. Es muy poca la cantidad, igual sorprende porque es la primera vez que vemos algo así en poder de un chico de esa edad". La sustancia estaba en un envoltorio de papel metalizado, tal como se estila en el ambiente.

Él es casi un niño, cursa el segundo año en esa escuela secundaria y sus padres son trabajadores en una fábrica de ladrillos. Los docentes lo calificaron como un alumno correcto, "de normal para arriba" en cuanto a su desempeño escolar. Por eso llamó la atención el caso, dado que no tiene el perfil de un jovencito conflictivo ni menos de posible consumidor de drogas.

Una alumna que pasaba por un aula vio al chico mostrándole una sustancia blanca a otros estudiantes. Sospechó que era droga y avisó a la directora. Luego buscaron al menor hasta que lo llevaron a la dirección. Esto fue a las 16:30 del jueves. "El alumno le terminó confesando al preceptor que lo que tenía era droga. Después se arrepintió y dijo que era tiza molida. Cuando yo hablé con él, me reconoció que sí era droga, pero que no era para él", señaló Ana Sarmiento, directora del establecimiento, quien probó con el dedo ese polvo blanco y le quedó adormecida la lengua.

En ese primer momento, el chico supuestamente se excusó diciendo que la sustancia se la había dado un sujeto para que la entregara a otro chico de una escuela del barrio Camus, indicaron las fuentes. Dio hora y lugar del contacto, "como que era lo que vulgarmente llamamos “mula” porque recibía la droga y la entregaba. Contó que tenía que cobrar 50 pesos, y 25 se quedaba él y lo otro se lo daba a ese hombre del que no sabía el nombre", indicó Sarmiento.

Ante tamaña sorpresa, la directora llamó a la policía. A los minutos aparecieron los uniformados de la Base La Bebida. Estuvieron hasta las 19:30 para que el personal de Drogas Ilegales hiciera la prueba de campo y verificara si estaban o no en presencia de cocaína. Para entonces habían llegado los padres del chico, que miraban asombrados lo que pasaba. El comisario Walter Heredia dijo que la prueba -que es de orientación- confirmó en parte que la sustancia era cocaína, pero en una pequeña proporción.

Al tratarse de un caso de drogas, le dieron intervención al Juzgado Federal de turno, pero también a la titular del Segundo Juzgado de Menores, la juez Estela Zorrilla de Rico, ya que el presunto involucrado es un chico. Los policías que dialogaron con el menor explicaron que él dio versiones contradictorias. Un investigador comentó: "No dijo nada de que la droga supuestamente era para vendérsela a un chico de otra escuela. Mencionó algo de que se la había dado un muchacho de un lote hogar, después dijo que no era así, que eran pastillas molidas". Los policías de toxicomanía tampoco pudieron indagar demasiado, pero sospechan que el menor venía siendo manipulado por un delincuente o que la droga es de otro estudiante.

La jueza Zorrilla de Rico ordenó esa misma noche que el menor fuera entregado a sus padres. A la vez pidió a la Dirección de la Niñez que brinden atención al chico para saber si está en riesgo y evalúe al grupo familiar. En la escuela no se tomó ninguna medida en su contra. La directora dijo sentirse dolida por la situación y aseguró que "el alumno no fue sancionado ni expulsado, lo que queremos es que retorne normalmente a clases. La escuela justamente es para integrarlos, mal haríamos en marginarlo porque no sabemos qué pasó".

Fuente: Diario de Cuyo
Opiniones (0)
18 de noviembre de 2017 | 13:56
1
ERROR
18 de noviembre de 2017 | 13:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia