Murió el ex jefe de la triple A Rodolfo Almirón

El ex policía fue uno de los responsables del grupo ultraderechista que, bajo las órdenes de López Rega, entre 1974 y 1976 cometió casi un millar de asesinatos en el país. En marzo del año pasado había sido extraditado desde España y estaba siendo investigado por el juez federal Norberto Oyarbide.

El comisario Rodolfo Almirón, sindicado como el jefe operativo de la banda ultraderechista Alianza Anticomunista Argentina, la Triple A, que entre los años 1974 y 1976 cometió casi un millar de asesinatos contra dirigentes opositores, falleció en esta capital, revelaron fuentes judiciales.

Almirón estaba acusado formalmente ante la justicia por una decena de esos crímenes en una causa que lleva el juez federal Norberto Oyarbide y en cuyo marco había sido extraditado de España en marzo del año pasado.

Pero el ex policía federal, que actuó directamente bajo las ordenes de José López Rega cuando el ministro de bienestar social creó la organización tras la muerte de Perón en junio de 1974, nunca llegó a ser juzgado.

Almirón falleció en el Hospital Ramos Mejía a donde había sido trasladado desde el Penal de Marcos Paz y donde la semana pasada una pericia médica ordenada por el juzgado lo declaró inimputable.

En marzo del 2008 había sido extraditado de España, donde fue capturado en Valencia luego de que un equipo de investigación del diario El Mundo lo ubicara siguiendo la pista dada por exiliados argentinos.

Su regreso a la Argentina y su trasladado al penal donde se alojan acusados y condenados por delitos de lesa humanidad coincidió con la decisión de la Cámara Federal porteña de considerar a esos crímenes como imprescriptibles por haber sido cometidos con apoyo del propio Estado.

La Cámara dio por probado que la Alianza Anticomunista Argentina actuó desde el Ministerio de Bienestar Social que comandaba José López Rega, quien era a su vez la mano derecha de la entonces presidente Maria Estela Martines.

Sobre el rol concreto de Almirón en la Triple A, para los jueces López Rega fue el "supervisor político" mientras que Almirón y su suegro, el también comisario Juan Ramón Morales, también fallecido, actuaron como los "responsables militares" del grupo.

Hace algunas semanas también falleció sin condena el periodista Felipe Romeo, quien desde su revista "El Caudillo, cuyo lema era "el mejor enemigo es el enemigo muerto", señalaba a las futuras víctimas de la banda.

En tanto, sigue procesado el ex suboficial de la Policía Federal Miguel Angel Rovira, sindicado como autor material de varios de los crímenes de la banda como el experto "ametralladorista" del grupo operativo de comandaba Almirón.

Almirón habían huido a España en junio de 1975 integrando, junto a su pariente Morales, la custodia de López Rega, luego de que éste abandonara el poder y fuera designado embajador plenipotenciario a raíz de las protestas generadas el plan económico de ajuste de Celestino Rodrígo.

La causa judicial de la Triple A se inició hace 32 años a partir de una denuncia del abogado Miguel Radrizani Goñi, poco después que el grupo debutara adjudicándose un atentado con explosivos del que milagrosamente sobrevivió el senador radical Hipólito Solari Irigoyen.

En 1989, la causa se cerró luego del fallecimiento de López Rega pero fue reabierta en febrero de 2007, en el marco de la política de restablecimiento de la verdad con justicia y la derogación de lo indultos y las leyes del perdón.

En este expediente, la principal imputada es la ex presidenta María Estela Martinez viuda de Perón, de 76 años
Opiniones (1)
21 de agosto de 2017 | 10:33
2
ERROR
21 de agosto de 2017 | 10:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Los profesores de la Universidad Nacional De Cuyo que hicieron listas de estudiantes y profesores para que los mataran o los raptara o les pusieran bombas SON TAN CRIMINALES como los que lo ejecutaron tales actos. Siempre puteamos a los milicos, pero ¿QUIÉNES LE DABAN LOS NOMBRES? Los colegas de las facultades. Esos que hoy se hacen los boludos, como si no hubieran tenido que ver, pero fueron los que más se beneficiaron con el golpe y los que le daban las ordenes a todos los "almirón" que existieron.
    1
En Imágenes