Deportes

Mañana se cumplen diez años del retiro de Maradona

Nadie imaginó que ese 25 de octubre de 1997 cuando finalizó el primer tiempo del superclásico en el Monumental la salida de Diego Armando Maradona del campo de juego sería el inicio de su retiro oficial del fútbol.

 El "Diez" cerró así, sin saberlo, una carrera fantástica en el fútbol, en la cual se convirtió en una especie de Dios pagano para los hinchas argentinos y un astro para el universo del planeta fútbol.
  
Ese sábado, del cual mañana se cumplirán diez años, Diego fue reemplazado por Juan Román Riquelme y participó desde el banco de suplentes de la victoria de Boca sobre River por 2 a 1, en un partido que perdía al fin de la etapa inicial por 1 a 0.
  
El anuncio oficial se realizó cuatro días después, el 29 de octubre de 1997 cuando tras versiones de un nuevo doping, Maradona dijo "adiós" al fútbol.
  
La historia de su tercer retorno al club de la ribera no tenía un presente venturoso luego que tras el debut en el Torneo Apertura 1997 frente Argentinos Juniors un control antidoping  volvió a darle positivo por consumo de cocaína.
  
Por tercera vez en su carrera, luego del hecho de 1991 en el Nápoli y en 1994 en el Mundial de Estados Unidos, Diego dio su tercer positivo en su carrera y desde ese momento --dos meses antes de la despedida-- entró en un espiral de polémicas y anuncios de retiro.
  
Una apelación judicial de no innovar ante el juez federal Claudio Bonadío, y la decisión del magistrado que luego de cada partido debía someterse a un control antidoping, sirvió para que por una semanas más Diego y la pelota siguieran su romance oficial.
  
El astro había hecho otro de sus retornos anunciados tras dejar el club de sus amores en 1996 cuando su amigo Guillermo Cóppola fue detenido por consumo y tenencia de drogas y encarcelado hasta enero de 1997.
  
Recuperado de ese golpe anímico, Diego intentó un nuevo retorno, convencido en su rol de ave fénix comenzó a entrenarse y en julio de ese año regreso en un partido ante Racing Club por el Torneo Clausura 1997.
  
El arreglo con los dirigentes de Boca fue concreto: un contrato de obligaciones del futbolista que cobraría 50 mil dólares por partido jugado y se comprometía a realizarse un control antidoping la mañana antes de cada partido oficial de Boca.
  
Eso realizó el 24 de agosto, el día que los "xeneizes" recibieron a Argentinos Juniors en La Bombonera y ganaron por 4 a 2 con un gol, de "Diez" de tiro penal.
  
Al fin del partido salió sorteado junto a Riquelme para el control y su enojo se hizo escuchar: "pareciera que tienen la bollilla diez pegada en los dedos", ironizó el astro.
  
Cuatro días después la noticia bombardeó el mundo: el control había dato positivo de sustancias prohibidas, el eufemismo con  el cual la AFA ocultaba decir cocaína.
  
Sobre Diego comenzó a pesar una suspensión de un año a cinco, la posibilidad de Boca de perder los puntos y la depresión en el  futbolista que se escondió por varios días del asedio periodístico. La contraprueba reafirmó el control, y desnudó la poca calidad del que se hizo por su cuenta ese domingo 24 de agosto en una clínica privada.
  
A partir de allí, los abogados de Maradona y el propio jugador desplegaron una estrategia de un supuesto complot contra su persona, de amenazas, ya había hecho una denuncia judicial tres meses antes, y de la posibilidad que le "hayan cambiado la orina por una con resto de cocaína".
  
Eso le permitió ganar tiempo, que el juez Bonadío impartiera la orden de no innovar, que pidiera un control de ADN a esa orina que nunca se hizo, que la AFA le levantara la suspensión provisoria y que Boca no perdiera lo puntos.
  
Una vez más el mundo "maradoniano" buscó la forma de cubrir el sol con una mano y proteger al astro que de todas formas intuía que poco carretel le quedaba a su historia como futbolistas ante la imposibilidad de controlar su adicción.
  
Jugó cuatro partido más, uno de ellos en forma fantástica, pero ante cada presentación se rumorea la despedida que recién se efectuó el 29 de octubre de 1997.
  
Cuatro días después del partido ante River, otro "rumor" sobre un supuesto análisis positivo, esta vez al control exigido por el juez, colmó la paciencia de Diego, que luego de hablar con su padre anunció el retiro definitivo.
  
Eso ocurrió un día antes de cumplir los 37 años, a nueve días de haber cumplido 21 años de su debut en la primera de Argentinos Juniors, el 20 de octubre de 1976, y comenzar a soñar y hacer enloquecer a millones de argentinos que admiraron su juego.
  
Campeón del mundo, ídolo, astro, polémico y por momento pendenciero, un referente de la Argentina, un futbolista que se fue y dejó a un hombre que aún tenía muchas batallas más para pelear.
Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|19:28
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|19:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic