Deportes

Bryant está cerca de su primer título "propio", sin O'Neal

"Con Shaq o sin él es igual. Lo principal es ser campeón", dice una y otra vez la estrella de Los Ángeles Lakers, figura de los dos primeros partidos de la serie final ante Orlando Magic

Kobe Bryant es una auténtica pesadilla para cualquier defensa, el jugador más deseado por muchos entrenadores y según asegura la revista económica "Forbes" en junio, figura en el décimo lugar del ranking de personalidades más famosas del deporte.

Pero Bryant es actualmente ante todo una cosa: la gran diferencia. Gracias al espectáculo ofensivo de su número 24, Los Ángeles Lakers aventajan por 2-0 a Orlando Magic en la final de la NBA.

Bryant hace honor a su apodo de "Black mamba" (serpiente negra), pues está siendo más "venenoso" que en ninguna de las cinco finales anteriores. Por partido había anotado de promedio 23 puntos, ahora son 34,5.

"En situaciones críticas asumo la responsabilidad, pues al fin y al cabo para eso estoy", dijo el jugador de 30 años, a quien sólo le faltan dos victorias para festejar su cuarto anillo de campeón.

"Con Shaq (O'Neal) o sin él es igual. Lo principal es ser campeón", dice una y otra vez aludiendo a los tres campeonatos entre 2000 y 2002 que ganó al lado de la superestrella Shaquille O'Neal. Bryant logró esos títulos sólo porque tenía a O'Neal a su lado. Ese es al argumento de sus críticos. El fue sólo una parte del equipo, no el artífice del triunfo.

Pero en el momento actual, Bryant demuestra de modo rotundo qui‚n es el líder de los Lakers y que está dispuesto a conseguir el título número 15 en la historia del club de Los Ángeles.

Cuando en el segundo partido, Orlando Magic iba por delante y Bryant sólo había anotado seis puntos antes de la pausa, los reporteros de televisión avisaban de su capacidad en los momentos finales. Pues el jugador de 1,98 metros es el mejor decidiendo partidos desde Michael Jordan. Nadie encesta en la fase decisiva tan a menudo y con tanto acierto como Bryant.

No importa el número de tiros que falle en la primera parte. El gran espectáculo Kobe llega casi al final de cada partido, con tanta seguridad como la fabulosa puesta de sol en la playa de Malibu.

"Al final tiene cinco minutos de ensueño. Nadie puede pararle. Creo que incluso Jesucristo habría tenido sus problemas para frenarle", opinó el entrenador de Denver, George Karl, tras ser eliminado por Los Ángeles en semifinales.

Pese a sus espectaculares exhibiciones personales, Bryant ha pasado de ser un egocéntrico a un jugador de equipo. Antes eran m s importantes para ‚l sus propias estadísticas que la victoria.

El 22 de enero de 2006, Bryant logró la hazaña de anotar 81 puntos contra Toronto. En marzo de 2007, anotó en cuatro partidos seguidos m s de 50 puntos, pero los Lakers fracasaron en la primera ronda de los play-off ante Phoenix.

En el aspecto privado también tuvo problemas. Una empleada de hotel le acusó en 2003 de haberla violado. A pesar de que luego se retractó ante el tribunal, la imagen de Bryant quedó dañada.

El técnico de los Lakers, Phil Jackson, lo calificó en 2004 de "inentrenable" y en junio de 2007, Bryant exigió en voz alta su venta por no ver posibilidad de ganar el título dada la medianía del equipo.

Sólo dos años después, Los Ángeles, con el español Pau Gasol como gran refuerzo, está en la final por segundo año consecutivo y Bryant ante el año m s brillante de su carrera.

Tras ser distinguido como el "jugador m s valioso" y conquistar oro olímpico en 2008, ahora tiene casi al alcance de nuevo el título.

"Nuestro trabajo aún no ha terminado", subrayó. Pero gracias a Kobe Bryant, los Lakers están en puertas de cumplir su "misión campeonato".
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|11:42
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|11:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic