Deportes

Rivoira: "A principios de año vimos que podíamos ascender"

El entrenador de Atlético Tucumán, que logró el ascenso a primera división esta tarde al vencer a Talleres, reveló que se plantearon esta posibilidad "recién a principios de este año".

"En enero dijimos que debíamos acometer la segunda parte del campeonato de la B Nacional con otra mentalidad, porque teníamos equipos para pelear el campeonato. Y las pruebas están a la vista, ya que hicimos una campaña extraordinaria con este grupo increíble de jugadores", le contó el "Chulo" a Télam.

El técnico que ya disfrutó de dos ascensos a primera anteriormente, con Chacarita Juniors e Instituto, de Córdoba, recordó que tras llegar Atlético Tucumán desde el Argentino A a la B Nacional, la idea inicial era sacar la mayor cantidad de puntos "para no penar con el promedio del descenso".

Por eso fue tan prolongado el festejo de los jugadores, cuerpo técnico y dirigentes de Atlético Tucumán cuando llegaron a los vestuarios, una vez consumada la goleada por 4 a 1 a Talleres que les permitió asegurarse el ascenso a la división superior del fútbol argentino mientras el local quedó al borde del abismo, a sólo un punto de descender al Argentino A.

Esa situación de los cordobeses determinó que un pequeño grupo de inadaptados causaran incidentes que obligaron a la intervención policial y forzaron la decisión del árbitro Alejando Baliño de suspender el juego, ya con resultado inalterable, cuando restaban 13 minutos para su finalización.

Después llegó el turno de la eufórica celebración, encabezada por un referente como Javier Páez, que calificó de "logro importantísimo para la institución" este ascenso a primera.

Tras dedicarle el triunfo y el ascenso a su familia y a quienes "siempre acompañaron al equipo en las buenas y en las malas", el ex zaguero de Independiente y de Deportivo Español rompió en un llanto emocionado.

Por su parte el hábil volante Matías García, ex San Martín de San Juan, lamentó que el ascenso se hubiera logrado "sobre un equipo como Talleres que se juega la permanencia en la división.

Por eso entiendo a su gente y a sus jugadores, ya que es una situación muy fea. Pero esto es fútbol y hay que saber asimilarlo".

Lo destacable de Atlético es la unión de un grupo magnífico de jugadores y sus familias, ya que si bien están lejos en muchos casos como el mío, siempre me hacen sentir su apoyo", contó el mediocampista.

Entre los cánticos dedicados en el vestuario de la cancha de Talleres a distintos destinatarios, el principal apuntó lógicamente a su clásico rival tucumano, San Martín, aunque hubo algunos otros para Chacarita Juniors, que fue puntero en gran parte del certamen.

Juan Pablo Pereyra aclaró, no obstante, que el grupo "festeja lo conseguido y nada más".

"Es que somos un grupo muy unido, en el que todos tiran para el mismo lado. Y en las últimas fechas eso se notó, porque mientras nosotros fuimos contundentes, los otros equipos perdieron puntos muy valiosos", comentó.

La delegación del "Decano" permaneció hasta altas horas de la noche en Córdoba para cumplir con ciertos compromisos televisivos y luego emprendió el retorno a Tucumán, para celebrar con su gente el anticipado ascenso a primera, cuando quedan dos fechas por delante..
En Imágenes