Deportes

NBA: Los Lakers con el mismo libreto para el segundo juego final

Los Orlando Magic hacen ajustes de urgencia para este domingo, en el segundo partido de la final por el título de la NBA contra Los Angeles Lakers, que saldrán con el mismo libreto de apertura.

"Ejecutamos todo bien esa noche, pero no debemos dormirnos en los laureles", expresó el español Pau Gasol, otro de los puntales del triunfo de los Lakers. "Como local, uno tiene que ganar los partidos en casa, y tratar de sacar al menos uno en Orlando para regresar acá y ganar el título".

El equipo de Phil Jackson demolió todos los planes y variantes que había planeado para ese choque su colega de Orlando Stan Van Gundy, incluyendo cómo neutralizar a Bryant, fórmula que no muchos han podido encontrar.

"Me culparé por muchas cosas en ese juego, pero más allá de frenar a Kobe, lo cierto es que no hicimos nuestro mejor partido, mover la pelota, controlar el ritmo. Fue una mala noche", reconoció Van Gundy.

En la práctica abierta a la prensa este sábado, se vio a los jugadores de Orlando tomar numerosos tiros desde el perímetro más alejado, lo que es de suponer que el domingo estarán más activo en los lanzamientos triples.

Un variante sería doblar la marca sobre Bryant cuando tenga el balón, algo que le dio resultado a Orlando ante Cleveland Cavaliers, y que sirvió para minimizar los daños de LeBron James en la serie.

Pero estos Lakers son diferentes. James es un llanero solitario en tierra de indios, mientras Bryant tiene a sus espaldas un combo de jugadores capaz de tocar de oído cuando su director pierde la batuta.

Pau Gasol, Derek Fisher, Lamar Odom y Trevor Ariza se darían fiesta con esa doble marca a Bryant.

"No les voy a decir a ustedes cual es mi plan, porque la gente lee los periódicos, y los Lakers también", replicó Pietrus a la prensa al ser cuestionado. "Algunas veces uno dice algo y otras se las guarda, pero seguro que haremos cambios, y lo verán en la cancha".

Las claves del triunfo Lakers en el primer tope fueron, además de crear espacios para los tiros de Kobe, sacarle partido a la corpulencia y agilidad de Gasol, Andrew Bynum y Odom para negarle al centro de Orlando, Dwight Howard, su mortal juego bajo las tablas, y obligar a los escopeteros del Magic a tomar tiros incómodos.

A los jugadores de Orlando les faltó confianza para ejecutar sus tiros a distancia, como lo demuestra el pobre 30 por ciento de efectividad.

La kriptonita de los Lakers contra el Supermán Howard fue impedir que se acercara al aro, con dobles y triples marcas que le dificultaron abrir el pase a sus compañeros.

Fue tal el control, que Howard no consiguió ni una volcada en toda la noche. En 18 partidos de estos playoffs llevaba 51, más que nadie en la Liga.

Howard anotó apenas uno de seis tiros de campo, un ganchito incómodo sobre la marca de Gasol y Bynum.

"Olvídense por ahora de Supermán. Para el segundo juego voy a ser la Mamba Negra", dijo Howard, con una sonrisa enigmática en sus labios.

¿Será por qué la serpiente mamba se arrastra y salta cuando menos se le espera? Si es así, sus picaduras serán mortales.

Lo malo es que cuando Phil Jackson gana el primer juego en los playoffs, sus equipos tienen marca de 43-0 en las series, ya sea de cinco o siete juegos. Con esta estadística en su bolsa, el Gurú del zen se llevó seis títulos con los Chicago Bulls y tres con los Lakers.
En Imágenes