Deportes

La tarde en que el "pibe" Del Potro se hizo hombre

Modesto Vázquez, capitán del equipo argentino de Copa Davis, siguió hablando hoy de "el Pibe Del Potro", pero él mismo sabe que el jugador de 20 años ya dio el salto mental que algunos jamás logran en toda una carrera.

De las derrotas se aprende a veces mucho más que de las victorias. Aunque inútil consuelo hoy para Juan Martín del Potro, el argentino recordará en el futuro con más agradecimiento que amargura la tarde parisina en la que se hizo hombre.

Modesto Vázquez, capitán del equipo argentino de Copa Davis, siguió hablando hoy de "el 'pibe' (muchacho) Del Potro", pero él mismo sabe que el jugador de 20 años ya dio el salto mental que algunos jamás logran en toda una carrera.

Un salto en forma de derrota: 3-6, 7-6 (7-2), 2-6, 6-1 y 6-4 ante el suizo Roger Federer, que el domingo jugará la final de Roland Garros, un partido que puede instalarlo como el más grande de la historia.

Por eso es que el desafío del número cinco del mundo no era en absoluto sencillo. En el partido de hoy a Del Potro se le mezclaban las estadísticas y los sentimientos.

El argentino, que un año atrás llegó a París como 68 del ranking, jamás había podido vencer a Federer, y en los cinco partidos que jugó nunca pudo arañar siquiera un set.

Hoy, cuando pasadas las cinco y media de la tarde la pizarra en el Philippe Chatrier marcaba 6-3 para Del Potro, una barrera se esfumó, un salto mental se produjo en el argentino, que estuvo cerca, muy cerca, de derrotar a Federer.

¿Cómo marca la diferencia Federer? Del Potro intentó explicarlo, aunque no es sencillo. Ni para él, ni para otros que vivieron situaciones similares: acariciar la victoria y ver cómo al final alza los brazos el suizo.

"Son cosas que hacen los grandes y uno se pregunta qué son. No están a la vista, las tienen ellos adentro y les salen en los momentos que las necesitan. Ahí está Dios con la varita, son cosas que aprovechan al máximo".

La varita no tocó esta vez a Del Potro, pero tras haber llegado a su primera semifinal de Grand Slam precisamente en arcilla, la superficie en la que menos confía, sus perspectivas parecen importantes, ya que se inician los meses de torneos en césped y canchas rápidas.

Un mes atrás dijo ser "el mejor de los malos", una especie de "primer suplente" tras el poderoso cuarteto integrado por Rafael Nadal, Federer, Andy Murray y Novak Djokovic. Si vuelve a hacer esa broma, probablemente ya nadie se ría, porque Del Potro, tras su paso por París, ya es "uno de los cinco buenos".

El lamento de Del Potro

El argentino Juan Martín Del Potro lamentó hoy con la tristeza reflejada en su rostro y rastros de lágrimas en sus ojos que estuvo muy cerca de derrotar al suizo Roger Federer para avanzar a la final de Roland Garros.

"Se me escapó", dijo el número cinco del mundo tras las tres horas y 29 minutos de batalla con Federer, que el domingo buscará conquistar por primera vez el Abierto de tenis de Francia.

"Es muy difícil analizar el partido, porque estoy triste, pero seguramente que en un par de días y cuando esté relajado en mi casa me voy a sentir contento", dijo Del Potro tras el electrizante 3-6, 7-6 (7-2), 2-6, 6-1 y 6-4 con que ganó Federer en una fría tarde en la cancha central.

"Ahora me siento tan triste... Fue un partido largo, muy ajustado, tuve mis posibilidades, fue mi primera semifinal", continuó Del Potro, al que haber jugado en gran nivel no le ofrece consuelo.

"El que va a entrar a jugar la final va a ser él y yo la voy a ver por televisión una vez más. Tengo bronca porque fue un partido muy parejo".

Cuando se acercaba el final el argentino sintió que todo se definiría con un quiebre de servicio. "Sentí que podía tener una chance de ganar el partido".

Del Potro quiere que Federer alce el trofeo de campeón el domingo

"En la red le deseé mucha suerte para el domingo, creo que todo el mundo quiere que levante la copa, se lo merece, estuve cerca de arruinarle su posible fiesta, pero una vez más me la arruinó él a mí".

Pese al encendido apoyo del público francés a Federer, Del Potro dijo haber disfrutado de la situación.

"Me gustó, disfruté", aseguró.

El partido de hoy fue especial para el argentino.

"Como situación, como momento, creo que fue lo más fuerte que viví hasta ahora. Lo cerca que estuve de ganarle y cómo se dio todo, fue muy especial".

Ser joven -tiene 20 años- y contar con posibilidades de olvidar en el futuro el mal trago de hoy tampoco significaba hoy mucho para Del Potro.

"Que sea joven no me significa nada, ahora estoy mal tenga la edad que tenga. Sí, fue un gran partido, los dos de adentro nos veíamos luchando al máximo y pegando de todos lados".

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|17:52
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|17:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016