Deportes

Las escuderías calman el conflicto con la FIA por las nuevas reglas

Los equipos de F1 multiplicaron las declaraciones conciliadoras dirigidas a la Federación Internacional, con la que han mantenido un conflicto que esperan apaciguar en el marco del GP de Turquía.

Tras haber enseñado los dientes a la FIA en numerosas ocasiones, la Asociación de Patrones de Escuderias de Grandes Premios (FOTA), trata ahora de apaciguar su relación con la institución que preside Max Mosley.

"No queremos guerra con nadie, ni con el señor Mosley, ni con el señor Ecclestone", declaró el patrón de Renault, Flavio Briatore, haciendo alusión al presidente de la FIA y de Formula 1 Management (FOM), la empresa que gestiona los derechos comerciales de la competición.

"No hay guerra, no hay ganador, ni perdedor", insistió Briatore.

Sin embargo, la FOTA fijó un ultimatum a la FIA para el 12 de junio, día en que la organización que dirige Mosley anunciará la composición del Mundial de 2010, al inscribirse pero con condiciones.

Las escuderías quieren que se resuelvan cuestiones de orden comercial que les vinculan a la FOM y las que conciernen a la nuevas reglas de la competición de 2010 previstas por la FIA.

La principal reivindicación de los equipos concierne, desde 2010, el límite presupuestario de 45 millones de euros impuesto a las escuderías pues los equipos que lo deseen podrán superar dicho tope aunque, en contrapartida, se les impondrán importantes limitaciones técnicas.

Para impedir esas nuevas reglas, Ferrari, Renault, Toyota y Red Bull (que también representa a Toro Rosso) amenazaron con dejar la Fórmula 1 a partir de finales de 2009.

Ferrari llegó incluso a denunciar a la FIA ante la justicia francesa, pero la maniobra de la Scuderia acabó reforzando a la institución que dirige Mosley.

"No comprendemos por qué es tan difícil. Es una sorpresa para nosotros. Queremos la Fórmula 1 en 2010, pero también en 2012, 2015 y 2016", mantuvo Briatore, quien asegura que la "FOTA nunca fue agresiva con nadie".

"Nosotros también queremos ser lo más constructivos posibles. No es posible no encontrar una solución cuando se quiere. Es un imperativo", aseguró por su parte el presidente de Ferrari, Stefano Domenicali.

La FIA, después de haber recibido entre seis y ocho inscripciones de nuevas escuderías dispuestas a competir en el Mundial de 2010 y a las que se unen Williams y Force India, no parece dar su brazo a torcer frente a las reivindicaciones de los miembros de la FOTA.

"Tenemos ahora un conflico y veremos quién ganará al final. Yo digo: si quieren hacer sus propias reglas, organicen un campeonato propio", apuntó Mosley el jueves.

Pese a la firmeza del presidente de la FIA, la FOTA no es menos clara. "No vamos de farol. Tenemos una posición muy simple y directa", explicó John Howett, presidente de Toyota además de dirigente de la FOTA.

Según Howett, los dueños de las escuderías barajan "bastantes escenarios" para el Mundial de 2010 aunque "el peor sería tener que establecer nuestra propia serie".

Entre tanto, el alemán Nico Rosberg (Williams) y el finlandés Heikki Kovalainen (McLaren-Mercedes) firmaron el viernes los mejorse tiempos en las dos primeras sesiones de entrenamientos libres.
En Imágenes