Deportes

Los Pumas fueron reconocidos  en la Casa Rosada

A sólo cinco días de las elecciones nacionales, la candidata presidencial Cristina Fernández de Kirchner actuó como anfitriona en la Casa Rosada de la selección argentina de rugby, Los Pumas, a cuyos integrantes felicitó por el tercer puesto logrado en el Mundial de Francia.

"El rugby me gustó toda la vida, es un deporte de mucho ´punch´", señaló sonriente la primera dama en el Salón Sur de la Casa de Gobierno, donde recibió a los deportistas con aplausos y acompañada por el presidente Néstor Kirchner.

En medio de un "scrum" de funcionarios nacionales, que no se quisieron perder la foto con los rugbiers, la senadora agradeció a Los Pumas por "haber hecho quedar tan bien a la Argentina" en el mundo y por haber demostrado "todo lo que pueden hacer los argentinos cuando se lo proponen".
 
“Me gusta esa idea de equipo, de solidaridad, porque en el rugby no hay nada de individualismo, hay sentimiento colectivo", ensalzó la candidata, quien además elogió la costumbre de celebrar "el tercer tiempo" entre los jugadores, al saludar al capitán del equipo, Agustín Pichot, y al director técnico, Marcelo Loffreda.

Atenta a todos los detalles en plena campaña, Cristina se encargó además de poner en su lugar a su marido, quien se atrevió a quitarse el saco para calzarse la camiseta oficial del equipo que llevaba la firma de todos sus integrantes.
 
“No te la pongas Néstor, no te la pongas que no te va a entrar", insistió la primera dama en tono de reto mientras el Presidente hacía caso omiso a los consejos y se pasaba la celeste y blanca por la cabeza.

Pero la camiseta sólo llegó hasta el cuello y -para alivio de Cristina y lamento de los reporteros gráficos- Kirchner optó por intercambiar corbatas con Pichot, antes de retirarse hacia su despacho luciendo orgulloso el color rosado en el pecho.

"No hay mejor lugar que agradecerles desde acá en nombre de todo el pueblo argentino. La actuación de ustedes ha sido excepcional", halagó Kirchner al tomar la palabra frente al plantel.

Los jugadores lo escucharon de pie con sus elegantes trajes oscuros y las manos en la espalda, en una postura similar a la adoptada en los partidos al momento de entonar el Himno nacional.

El jefe de Estado destacó que Los Pumas "les han demostrado al mundo y a los propios argentinos que cuando hay fe, cuando hay autoestima, las cosas se pueden".

En tono distendido Kirchner completó: "Quiero ser honesto. Mucho yo no entiendo de esto del rugby. La que sabe es Cristina", para arrancar entonces las primeras risas de los jugadores en el Salón Sur.

Los Pumas alcanzaron el podio en el mundial, el alto puesto al que llegó en la historia el equipo nacional de rugby.
 
"Agradezco la invitación. Para nosotros es un gran honor y placer estar en la casa de todos los argentinos. Sepan que cuando un argentino se convence de algo, realmente lo puede hacer.

Nosotros lo hemos demostrado", dijo Pichot antes de las fotos con el matrimonio presidencial.

Muchas instantáneas fueron disparadas por periodistas franceses que llegaron a Buenos Aires especialmente para la ocasión.
En Imágenes