Cromañón: la última de las querellas pidió detener de inmediato a Chabán

Además, el abogado Patricio Poplavsky reclamó 26 años de prisión para el empresario y 22 años para los integrantes del grupo Callejeros. El letrado, que representa a 222 familias de víctimas, acusó a Chabán y compañía de estrago doloso seguido de muerte y cohecho.

La última de las cuatro querellas colectivas en el juicio oral por la tragedia de República Cromañón reclamó hoy 26 años de prisión para Omar Chabán, pero además solicitó una elevada pena de 22 años de cárcel para la totalidad de los integrantes de Callejeros, y la inmediata detención del empresario y los músicos.

A todos los mencionados los consideró autores de los delitos de estrago doloso seguido de muerte y cohecho.

El abogado Patricio Poplavsky, al término de un extenso y por momentos conmovedor alegato, también pidió 7 años de prisión para el brazo derecho de Chabán, Raúl Villarreal.

Al reclamar al tribunal la "inmediata detención" de todos los imputados, argumentó que luego de conocer los pedidos de penas podrían fugarse.

Sobre este reclamo, la presidenta de tribunal, María Cecilia Maiza, aclaró que era una decisión cuya adopción debían evaluar los jueces.

La misma querella, horas antes, había requerido para los policías Carlos Díaz y Miguel Ángel Belay, 6 y 2 años, respectivamente, y también 25 años de prisión para los tres ex funcionarios del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, quienes llegaron al juicio acusados de incumplimiento de sus responsabilidades. 

Sin embargo, la querella les endilgó el delito de "homicidio simple por dolo eventual".

En cuanto al pedido de penas, Poplavsky solicitó la condena de Chabán al considerarlo autor del delito de cohecho activo y estrago doloso seguido de muerte, ambos en concurso real y a los miembros de Callejeros por los mismos delitos pero como partícipes secundarios.

A Villarreal lo acusó como partícipe necesario en el cohecho (coimas) y en el estrago doloso, pero pidió una pena de 7 años para quien señaló como la persona que pagabas las dádivas  en
nombre de Chabán "para que la policía no cumpla con su deber" (por cada 100 personas que entraban al local le daba 100 pesos a la policía, señaló).

Además, sostuvo que si bien estaba demostrado que "la seguridad de aquella noche (del 30 de diciembre de 2004) estaba a cargo del grupo Callejeros, "a Villarreal lo vieron haciéndolo".

Poplavsky, quien representa a 222 familias, aseguró respecto de Chabán que con sus 20 años de experiencia "sabía que el local estaba superpoblado y cuánto era de peligroso y solamente eso lo hace responsable por lo sucedido".

"Había –dijo- más gente de la que podía entrar y de un vistazo Chabán podía saberlo".

Sin embargo, la querella les endilgó el delito de "homicidio simple por dolo eventual".

La abogada Susana Rico, co- querellante con Poplavsky pidió por la mañana la pena de 25 años para los ex funcionarios Fabiana Fiszbin, Gustavo Torres y Ana María Fernández, a quienes 
responsabilizó por lo que consideró como una verdadera "masacre" del 30 de diciembre de 2004, al diferenciarla del término que más se familiarizó en el juicio: "tragedia". 

Al respecto, Rico sostuvo que mientras que "estas últimas no se pueden evitar", lo ocurrido el 30 de diciembre "sí", siempre y cuando los funcionarios "hubieran cumplido con el deber de
garantía y cuidado de los ciudadanos".

Al respecto, afirmó que "nada de ello pasó y los responsables más grandes son los funcionarios del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires", incluyendo al ex jefe de gobierno
porteño Aníbal Ibarra, quien fue sobreseído por la Cámara del Crimen y que en su momento reconoció que la tragedia se pudo haber evitado.

Previo al alegato de la fiscalía, Rico y Poplavsky se repartieron las acusaciones y los pedidos de penas y éste último apuntó a refutar los argumentos de Chabán y los miembros de
Callejeros respecto del uso de pirotecnia.

Sobre Chabán, dijo que el ex gerenciador de Cromañón "tuvo una búsqueda solitaria y empecinada" por encontrar a los "tres chicos terroristas que prendieron el fuego en Cromañón", y en ese sentidoadvirtió que "jamás pueden culpar a ninguno de ellos en tirar la pirotecnia; es una gravísimo error pensar en eso".

 "Nosotros podemos identificar con nombre y apellido a quienes lanzaron la pirotecnia: se llaman Omar Chabán y Callejeros", dijo haciendo gala de un particular histrionismo el letrado, quien habló en varios tramos de su alegato "en nombre de los padres".

"Los padres –señaló- desde un principio creyeron que Callejeros tenía responsabilidad penal" en la tragedia.

Además, sostuvo que la pirotecnia "era una característica del grupo que en un año logró fama y reconocimiento basados en el peligro para su mismo público del cual ellos vivían".
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 18:22
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 18:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial