Para Amnistía Internacional en Mendoza no se violan las garantías ciudadanas

Acaba de ser presentado el Informe 2009 de Amnistía Internacional sobre los Derechos Humanos en el mundo. Conocé de qué manera el reporte refleja la realidad argentina y, en particular, la situación en la provincia de Mendoza.

El informe anual de Amnistía Internacional sobre los Derechos Humanos en el mundo le dedicó más espacio a los juicios a militares que violaron la ley en el pasado que a los casos actuales de abuso policial, por citar tan solo uno de los aspectos que, en otros informes anuales, han sido los que caracterizaron a la Argentina frente al resto del mundo.

En el caso de Mendoza, sólo aparece una mención y se trata del asesinato del joven Jonathan Oros, cometido en 2007.

El informe 2009 releva los casos de 2008 y llama la atención la falta de registros de numerosos hechos ocurridos en la provincia como las muertes en la Penitenciaría provincial, los casos de “gatillo fácil” o los cuestionamientos a la designación de ex represores de la dictadura al frente del ministerio de Seguridad.

De hecho, el Caso Oros es mencionado en el informe de este año tan solo porque en julio de 2008 la justicia condenó a varios policías por el homicidio ocurrido en la comisaría del barrio San Martín.

El otro caso que aparece en el capítulo dedicado a “Policía y fuerzas de seguridad” es el de Carlos Fuentealba, también de 2007, sucedido en Neuquén.

Sin mencionar la situación de Mendoza, el informe de Amnistía subraya: “Se recibieron informes sobre las pésimas condiciones y el hacinamiento de las cárceles y los centros de detención, así como sobre las torturas y los malos tratos infligidos en estos establecimientos. En julio, un juez ordenó la ´inmediata clausura´ de dos pabellones del Centro de Recepción La Plata, que albergaba al parecer a más de 50 personas condenadas por delitos cometidos cuando eran menores de edad, y calificó las condiciones de inhumanas”.

Un decálogo de hechos positivos

El dictado de una sentencia judicial de “libertad de asociación sindical” y el sometimiento a la justicia por violaciones a los Derechos Humanos cometidas en el pasado, todas, en todo caso, noticias positivas, abarcan gran parte del reporte anual de la Argentina.

Un punto central del informe está dedicado a la “inseguridad”. Así se aborda en el capítulo dedicado a Américas. Pero no se retoma en la sección sobre la Argentina.

En aquel, Amnistía menciona la situación de Colombia, México, Chile, Bolivia, Brasil y Nicaragua. Pero no la situación argentina.

Algo similar ocurre con la libertad de prensa. Sin que se pretenda dar consideraciones de valor en torno a los casos de nuestro país, es irrefutable que se viene sufriendo una crisis en torno al tema, con la apropiación legal de medios de comunicación por parte de empresas vinculadas al poder y la consecuente marginación de las voces en discordia.

El Informe 2009 da cuenta, como dato central, que “no se trata sólo de economía…es una crisis de derechos humanos”, según uno de sus títulos. De inmediato, da cuenta que al menos 81 países han recortado la libertad de expresión. Pero no refleja nuestro caso el apartado dedicado a la Argentina, ni siquiera en tono neutro o de especulación.

Los temas que no aparecen en el informe

De hecho, una serie de acontecimientos no son parte del trabajo de la prestigiosa organización internacional.

Entre ellos, pueden mencionarse:

- La discusión en torno a la imputabilidad de menores de edad y la necesidad de un sistema de responsabilidad penal de menores.

- Los reclamos sociales en torno a la inseguridad y las polémicas surgidas públicamente en torno a la aplicación o no de la “pena de muerte”.

- Los numerosos casos de abuso policial en todo el país y también en la provincia de Mendoza.

- La incorporación de represores de la última dictadura al gobierno de Mendoza y su posterior salida junto con los abogados defensores de Derechos Humanos que también eran parte del gobierno.

- El impedimento a la libre circulación que han hecho unos y otros con especial énfasis durante la crisis del campo, en donde el país estuvo al borde del desabastecimiento.

- La situación de las comisarías que sirven como lugar de detención en varias provincias argentinas, principalmente en Buenos Aires y Santa Fe.

- El Habeas Corpus presentado por la Fundación Sur en torno a los menores privados de su libertad.

- La cadena de suicidios que afecta a las cárceles y, en particular, a las mendocinas.

- El incremento de los casos de abuso sexual.

- Las cifras de la inseguridad.

- Los recortes a la libertad de expresión.

Opiniones (1)
19 de agosto de 2017 | 13:08
2
ERROR
19 de agosto de 2017 | 13:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. "- Los recortes a la libertad de expresión." Y antes aparece: "- Los reclamos sociales en torno a la inseguridad y las polémicas surgidas públicamente en torno a la aplicación o no de la "pena de muerte"." No sean ridículos. No sé de periodistas que hayan sufrido aprietes graves por parte del gobierno, ni acá ni en Venezuela. A lo sumo hay llamadas con sugerencias, pero sin ningún tipo de represalias si no siguen los consejos. El caso de Venezuela, la estrella de los blancos de los ataques fascistas, es peor. El golpe de Estado del 2002 fue abiertamente orquestado por los medios, y el presidente de una de las cadenas fue quien se hizo con el poder de facto. Es como si asumieran hoy Ernestina y Magneto. Pero con el reestablecimiento del orden constitucional, no se tomaron todas las acciones que podrian haberse tomado, en el nombre de esa "libertad". Cuando los medios piden autorización para extender sus licencias al mismo gobierno que intentaron derrocar, es obvio lo que pasa, ¿no? Acá en Argentina no es nada raro lo que pasó con la oligarquía terrateniente. Unos días antes, en el Feriagro, evento propiedad de Clarín y La Nación, confluyó toda la oposición prometiendo que en poco tiempo las cosas iban a volverse favorables para la concurrencia. De eso no se habla, ¿no? Esos mismos medios son lo que han dado espacio a ciertos impresentables de la derecha reaccionaria del país para pedir la pena de muerte, seguido de repetidas tomas de sangre y dolor de familiares. Con el circo completo, la maleable voluntad de los centros urbanos ya es suya. MDZ, por favor, no sean parte de eso.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial