Deportes

Gabriel Solís, el único jugador comprometido con la causa

Independiente Rivadavia es un mar de displicencias a la hora de jugar y esta vez cayó ante Platense por 2 a 1 en el Gargantini. Al Azul hace tres fechas que no gana y se complica su situación.

El debut de Fernando Quiroz como director técnico de Independiente no tuvo el final feliz que todo el ambiente leproso quería. Sucede que el elenco del parque no jugó para nada bien y cayó sin atenuantes ante Platense por 2 a 1.

Con un nivel muy bajo de fútbol, La Lepra mendocina intentó cortar la racha adversa de dos derrotas consecutivas, pero El Calamar se plantó bien en la cancha aprovechando la desesperación del rival y así se llevó una gran victoria a la provincia de Buenos Aires.

Gabriel Solís, en la mitad de la cancha, se destacó como el único jugador con ganas de buscar el arco de enfrente y, junto con Martín Gómez, fueron los abanderados de los esporádicos ataques Leprosos. Así ambos jugadores se convirtieron en los dos pilares más importantes en el conjunto mendocino en los momentos de zozobra.

Uno por Uno

Nahuel Guzmán (5): El arquero tuvo un par de intervenciones salvando la caída de su vaya. No tuvo nada que hacer en los tantos convertidos por la visita. Luego del partido, el guardameta se fue muy insultado por la parcialidad local.

Leopoldo De La Vega (5): Cometió muchos errores e imprecisiones a la hora de entregar la pelota en los pies de sus compañeros. En el ataque no aportó demasiado.

Sebastián Brusco (4): Uno de los peores partidos del defensor con la camiseta de Independiente. No marcó absolutamente a nadie y Facundo Diz se hizo un festín cada vez que encaró a la defensa Azul.

Osvaldo Barsottini (3): Por su sector llegaron las situaciones más claras de Platense. Nunca hizo pie en los últimos metros y encima en el complemento el segundo tanto de la visita fue por un error suyo en la marca.

Ariel Seltzer (5): Dudas en el fondo, pero algo aportó en el ataque. Su nivel levantó cuando comenzó a juntarse con Buján en la segunda parte.

Sebastián Romero (-): Se retiró lesionado a los 20 minutos de la etapa inicial.

Gabriel Solís (7): La figura del elenco mendocino. Buscó, corrió, metió, mordió y siempre fue en busca del arco contrario. El dueño de la mitad de la cancha.

Daniel Garipe (4): Totalmente desaparecido del campo de juego. Se lo vio desdibujado y no acompañó para nada a Solís en las marcas.

Gabriel Roth (5): No tuvo un buen primer tiempo. En el complemento levantó su nivel, pero estuvo más abocado a tomar a los medio campistas rivales y su tarea de aportar creación de juego se vio opacada.

Martín Gómez (6): Otro de los jugadores más regulares en La Lepra. Trató de llevar peligro constantemente a la vaya contraria, pero siempre fue bien tomado por la defensa Calamar. Igual nunca bajó los brazos.

Luis Tonelotto (4): Tuvo en su cabeza el gol en dos ocasiones netas, pero sus resoluciones no fueron de lo mejor y el arquero visitante evitó la caída de su vaya en ambas oportunidades. Estuvo muy estacado y casi no tocó la pelota.

Ingresados:

Hernán Buján (5): Entró por Romero y así le cambió un poco la cara al Azul. En la segunda parte empezó con todo, aunque con el correr de los minutos desapareció de la cancha.

César Carignano (-): Jugó sólo diez minutos y no tomó contacto con el balón

Diego Caballero (4): Ingresó para aportar en el ataque, pero cometió tantas imprecisiones que su nivel decayó con el paso de los minutos.
En Imágenes