Astiz quiere que De la Rúa declare en una causa contra el juez que lo procesó

Se trata de la denuncia que efectuó contra Sergio Torres y el fiscal Eduardo Taiano, quienes lo responsabilizaron por participar en los secuestros y desapariciones de las monjas francesas.

El destituido capitán Alfredo Astiz quiere que el ex presidente Fernando de la Rúa y su ex canciller Adalberto Rodríguez Giavarini declaren en una causa que inició contra el juez que lo procesó por delitos de lesa humanidad cometidos en el centro clandestino de detención que funcionaba en la Escuela Superior de Mecánica dela Armada (ESMA).

Se trata de la denuncia que efectuó ante el juez federal Octavio Aráoz de Lamadrid contra el magistrado Sergio Torres y el fiscal Eduardo Taiano, quienes lo responsabilizaron por su participación en los secuestros y desapariciones de las monjas francesas Leonnie Duquet y Alice Domon, de la joven sueco-argentina Dagmar Hagelin, y del escritor y periodista Rodolfo Walsh, entre otros.

De acuerdo a las normas procesales, corresponde ahora que el juez Aráoz de Lamadrid remita el expediente al fiscal Gerardo Pollicita para que el representante del ministerio público dictamine si a su entender corresponde abrir un proceso penal o, por el contrario, sugiere la desestimación de la denuncia.

Astiz, con múltiples procesamientos confirmados por la Cámara Federal, procura de esa manera evitar sentarse en el banquillo de los acusados el próximo 6 de octubre cuando el Tribunal Oral en lo Federal Cinco (TOF5) comience el juicio oral y público contra una veintena de represores por gravísimas violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura militar.

En esta oportunidad, Astiz acusó a Torres y Taiano por "doble enjuiciamiento" y "prevaricato" (dictar fallos contrarios al Derecho), en el caso del secuestro y posterior desaparición de la joven Hagelin, ya que fue procesado por ese hecho pese a que existió una recompensa económica a los padres de la muchacha asesinada.

Por intermedio de su abogado Juan Aberg Cobo (h), el ex marino presentó ante el juez Aráoz de Lamadrid constancias de una reunión mantenida el 27 de enero de 2000 en Estocolmo, Reino de Suecia, entre De la Rua y Ragnar Hagelin, padre de la muchacha asesinada, quien había entablado una demanda contra el Estado argentino.

En aquellas actuaciones la Comisión Interamericana de Derechos Humanos propuso una "solución amistosa" a la que se arribó mediante el decreto 345/2000, que firmaron De la Rúa y Rodríguez Giavarini mediante el pago de una indemnización del orden de los 700.000 pesos.

Sobre ese extremo Astiz también solicitó que se cite a declarar, en calidad de testigos, al ex diputado nacional Luis Zamora, representante legal de Ragnar Hagelin, al ex ministro de justicia de la gestión delarruista y actual candidato Ricardo Gil Lavedra y al fiscal ante la Cámara de Casación Penal Ricardo Weschler.

En esta causa Astiz fue indagado el 5 de marzo último, ocasión en la que recusó a Torres y Taiano y negó los hechos que se le imputan.

"No sé de que me habla", respondió cuando se le preguntó por el secuestro de la jovencita, perpetrado el 27 de enero de 1977 en un operativo realizado por un "grupo de tareas" de la ESMA.

Las diligencias fueron ordenadas por Torres, en el marco de la "megacausa ESMA" luego que la Corte Suprema dispusiese, a mediados del mes de diciembre último, que el secuestro de la joven se incluyese en las investigaciones sobre el centro clandestino de detención que funcionaba en ese instituto de formación naval.

Según constancias del expediente, Dagmar Hagelin, de 17 años al momento de los hechos, fue baleada y secuestrada en la bonaerense localidad de El Palomar, donde iba a visitar a su amiga Norma Susana Burgos, quien fue esposa del dirigente montonero Carlos Caride y que había sido privada ilegítimamente de su libertad el día anterior.

Testimonios sobre el secuestro refieren que encabezaba el operativo un hombre "alto, rubio y de ojos celestes", a quien luego identificaron como Astiz, que desenfundó su arma y al grito de "parate flaca que te tiro", efectuó un disparo que impactó en la muchacha, haciéndola caer para luego atraparla y conducirla al centro clandestino que funcionaba en la ESMA.

En su intento de postergar el juicio oral el represor también volvió a insistir en planteos (de prescripción y "cosa juzgada") que ya fueron reiteradamente resueltos por tribunales superiores, entre ellos la Cámara Nacional de Casación Penal y la Corte Suprema de Justicia quienes se expidieron por la imprescriptibilidad.

Astiz señala, finalmente, una eventual "discrepancia" entre los criterios seguidos por Taiano, de quien, dice, mutó su parecer con el que adoptase al dictaminar en una causa iniciada años atrás por un grupo religioso chino contra el presidente Luo Gan por presuntas torturas, donde habría afirmado que esas conductas no constituyen delitos de "lesa humanidad".
Opiniones (1)
25 de noviembre de 2017 | 07:10
2
ERROR
25 de noviembre de 2017 | 07:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Astiz
    Este personaje no tiene ningún derecho que cierre la geta, cuando yo hice el servicio militar se declamaba la valentía y honor del soldado, que aprenda de los japoneses, alemanes, etc, frente a sus errores se suicidaban en cambio este cobarde y maricón niega su participación en los hechos, aún pudiendo escudarse en que recibió órdenes de superiores.
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia