Deportes

El eje Tandil-Corrientes eleva al tenis argentino

A la pregunta habitual en los últimos tiempos -¿qué pasa en Tandil?- se le sumó hoy un "¿tan bien juegan al tenis en Corrientes?" para redondear un día de éxitos del tenis argentino en París

Juan Del Potro, Juan Mónaco y Máximo González avanzaron con autoridad a la segunda ronda del Abierto de Francia, y cuando los tres triunfos parecían ya suficiente para que los argentinos cerraran con alegría el martes, apareció el inesperado Leonardo Mayer para tumbar al estadounidense James Blake.

"Estoy orgulloso de mí. De levantarme temprano, de luchar, de jugar", dijo emocionado Mayer, de 22 años y 93 del ranking mundial, tras derrotar a Blake, 16 del mundo, por 7-6 (8-6), 7-5 y 6-2.

Una derecha a la red de Blake le dio al argentino la victoria más importante de su carrera cuando la luz solar ya se había extinguido en París.

Mayer, que cimentó su ascenso en el ranking en su éxito en torneos challenger, sorteó la clasificación para jugar por primera vez en su vida en el cuadro principal del torneo sobre arcilla más importante del mundo.

"De la nada, yo salí de la nada", explicó con llamativo candor y fuerte acento correntino Mayer.

Calurosa provincia del nordeste argentino, Corrientes no es conocida precisamente por sus tenistas. Mayer debió mudarse a Buenos Aires para progresar en su carrera.

"Es muy complicado, es otra vida, todo a las apuradas... Me cuesta mucho, me canso mucho en el día", reconoció.

"De Corrientes a París", resumió Mayer con una sonrisa antes de explicar las virtudes de su juego: "Un buen saque... Y nada más".

Dueño de una humildad a prueba de balas, Mayer generó carcajadas cuando se le mencionó que el alemán Tommy Haas, su próximo rival, es un jugador conocido por su buen aspecto. Un "fachero", en jerga argentina.

"Y, un poco más que yo seguro...", respondió el héroe argentino del día.

Un día que había comenzado con el triunfo más esperable, el de Del Potro sobre el francés Michael Llodra por un sólido 6-3, 6-3 y 6-1.

Del Potro, de 20 años y número cinco del mundo, necesitó apenas una hora y 31 minutos para imponerse al francés, nueve años mayor y 78 del ranking mundial.

"Vengo jugando bien, y eso es lo importante", resumió el número uno argentino tras un partido que se interrumpió en dos ocasiones.

En un mediodía fresco y nublado, una fina lluvia acompañó por momentos el choque disputado en la cancha 1, la tercera en importancia en el complejo de Roland Garros.

Siete aces y una baja cuota de errores cimentaron el éxito de Del Potro, que igualó así su mejor actuación en el Grand Slam parisino, en el que el año pasado alcanzó la segunda ronda. Su rival para el pase a la ronda de los últimos 32 será el serbio Viktor Troicki.

Mónaco, al que muchos ven como candidato serio a tumbar figuras en el torneo, fue claro con su 6-3, 6-2 y 6-4 sobre el chipriota Marcos Baghdatis. Su próximo rival será el ídolo local Gael Monfils.

"Me ilusiona mucho jugar en la central y tomarme revancha por (la derrota en) Australia", dijo Mónaco, que hoy estaba casi más preocupado por el partido de "Machi" González, su "amigo del alma", que por el propio.

González, de 25 años y 71 del ranking, se impuso 6-3, 1-6, 6-4 y 7-6 (7-4) al estadounidense Mardy Fish, vigésimo segundo favorito. Así, la pequeña ciudad de Tandil, en el centro de la provincia de Buenos Aires, la mayor de Argentina, situaba a cuatro jugadores en la segunda ronda de Roland Garros, ya que el martes también había debutado con éxito otro tenista oriundo de ella, Diego Junqueira.

"¿Qué hay en Tandil?". Del Potro lanzó una carcajada. "Tenemos un mago en Tandil, un mago", dijo en referencia a Marcelo "Negro" Gómez, el hombre que dirige con "disciplina" la escuela de tenis de una ciudad que dio ya nombres como los hermanos Mariana y Guillermo Pérez Roldán o Mariano Zabaleta, a los que se suman ahora Del Potro, Mónaco, González, Junqueira y todo indica que pronto otros.

"Están viniendo jugadores de Venezuela, Colombia, Brasil y otras ciudades de Argentina a entrenarse con nosotros", explicó González, que lleva toda una vida junto a Mónaco.

"Con 'Machi' somos compañeros de colegio desde primer grado, jugábamos juntos al fútbol y al tenis. El único momento en el que no lo veía era cuando dormía, aunque muchas veces se quedaba en mi casa o yo en la de él. Es mi mejor amigo, mi amigo del alma", dijo Mónaco. Y el alma del tenis argentino parece pasar hoy, como nunca, por la pequeña y sorprendente Tandil.
Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|22:56
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|22:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic