Deportes

Exitosos e irritantes: los "fabulosos Brawn"

Son tan ganadores como irritantes para la "vieja guardia", pero que los Brawn GP estén llevando a la Fórmula 1 por el sendero de lo inesperado está muy lejos de ser casualidad.

Nada indica que no sea así, porque tras el 1-2 de Button y Barrichello hoy en Montecarlo el inglés suma 51 puntos en el campeonato y el brasileño 35, cada vez más lejos de los también sorprendentes Red Bull y del "viejo orden", aunque Ferrari haya logrado reecuperar algo de terreno tras su paso por el Principado.

Pero antes que Button y Barrichello hay otro nombre que destacar, el de Ross Brawn, ex ingeniero de Ferrari y un profundo conocedor del reglamento de la Fórmula 1. Sin Brawn no existirían los polémicos difusores. Más aún: sin Brawn no habría equipo.

Barrichello, el más veterano de todos los pilotos, el hombre que más Grandes Premios corrió en la historia de la Fórmula 1, movía cansina y nerviosamente sus pies en el agua de una piscina a fines de febrero en Brasil.

Se terminaba el verano, y también se terminaban sus esperanzas de seguir siendo piloto. Honda, su equipo hasta entonces, había cerrado en diciembre por decisión de sus dueños japoneses, presionados por la crisis económica mundial y los malos resultados de los últimos tiempos.

Brawn y Nick Fry, el tándem que manejaba en lo deportivo y lo tecnológico Honda, buscaban desesperadamente un comprador, hasta que entendieron que ellos podían adquirir el equipo. Lo hicieron, y la operación se anunció el 6 de marzo, apenas 23 días antes del inicio del campeonato mundial, aunque los dos pilotos lo supieron antes, a fines de febrero.

"Le había cambiado el sonido de llamado a mi móvil internacional, porque no quería perderme la llamada de Brawn. Le puse una sirena policial. Sonó, y cuando terminé de hablar, aún adentro de la piscina, le dí a mi esposa probablemente el mejor abrazo que le haya dado nunca", recuerda Barrichello.

Tanto el brasileño como el inglés aceptaron importantes recortes salariales, con la renuncia a varios millones de dólares.

Blancos y con franjas verde brillante, los Brawn soprendieron como los más veloces en los entrenamientos de marzo en España, y para cuando llegaron a Melbourne, inicio del campeonato mundial, muchos sintieron que la suerte ya estaba echada.

"(El campeonato) para mí se terminó cuando vi los autos en Australia. El único equipo que hizo una lectura mejor de las reglas fue Red Bull. Brawn, Toyota y Williams, en opinión nuestra, no aplican las reglas correctamente", recordó hoy, quejoso, el italiano Flavio Briatore, jefe de Renault.

A Briatore se le tuerce el gesto cuando habla de Brawn, porque considera que hizo "trampa".

Brawn, de 54 años, conoce el reglamento como nadie, y en ese conocimiento se basó para descubrir las zonas grises e imponer los difusores que permiten "volar" a Button y Barrichello. Brawn y Briatore se conocen bien de las épocas de Benetton, la escudería de los primeros éxitos del alemán Michael Schumacher.

Pese al despido de 270 personas del staff de 700 que tenía Honda, todo parece ir sobre rieles en Brawn GP. El momento más tenso llegó en Barcelona, cuando Barrichello se quejó de que el equipo favoreció a Button por emplear con él una estrategia a dos paradas, una menos que las que debió hacer el brasileño.

Es comprensible el temor de "Rubinho", que el 12 de mayo de 2002 debió obedecer a Brawn, por entonces dueño de los hilos técnicos en Ferrari, y dejarse superar por Schumacher.

Pero las suspicacias parecen haberse desvanecido en Mónaco, en el equipo se repite que Barrichello ganará "varias carreras" este año y las únicas tensiones están fuera de los límites de los "fabulosos Brawn": el "viejo orden" se sigue demostrando incapaz de digerir el "sorpasso" por derecha que le hizo nada menos que uno de los suyos.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|11:32
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|11:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016