El hijo de "El Chacal" dijo que teme por la seguridad de su familia

El hijo del presunto abusador volvió a hablar con los medios. Acompañado por su esposa y su abogado, dijo que teme por la vida de sus hijos. Se quiere ir del país y pretende cambiar de identidad.

Acompañado por su esposa y su abogado, el hijo de El Chacal -que realizó las primeras denuncias contra su padre por las presuntas violaciones que éste efectuó sobre una de sus hijas- aseguró que siente miedo por él y por su familia, ante algunas posibles amenazas que ha recibido a partir de que el caso saliera a la luz pública luego de 20 años de silencio. Pero también manifestó sus deseos por cambiar de identidad y, en la medida de lo posible, de mudarse del país por la vergüenza que siente.

Dos semanas después de que la sociedad mendocina se conmocionara ante un caso que fue comparado con el "Monstruo de Amsttetten", el hijo mayor de "El Chacal" aseguró que "no estoy arrepentido, veníamos mucho tiempo luchando y no encontrábamos a nadie que nos escuchara en serio".

El encuentro se dio en el estudio de su abogado y bajo algunas garantías de seguridad para dar la entrevista: sólo podía hablarse del caso desde la detención del presunto violador ya que el pasado estaba siendo materia de investigación de la Justicia. Y, además, que los fotógrafos no apuntaran sus cámaras ante él, dado que todavía siente miedo por los aspectos inusitados que la causa toma día a día. 

Por ello, aclaró de entrada que esto lo hacía para que se diera cuenta su familia y para ayudar a su hermana.

Sin embargo, también precisó que el carácter público que tomó el caso finalmente cambió su vida cotidiana y la de su familia. "Me sentí involucrado en una especie de circo con todo esto y creo que toda la sociedad hace lo mismo", manifestó G.

"Mi vida sigue siendo muy dura, no estoy tranquilo con el tema de mis hijos, que alguien les haga algo a ellos", señaló manifestando su preocupación en cuanto a la seguridad de sus chicos, que se encontraban en la habitación contigua esperando mientras sus padres declaraban ante los periodistas.

Este miedo que pesa actualmente sobre los hombros de G. comenzó a manifestarse cuando, hace dos semanas atrás, encontró en el puente del garage de su casa una diario cubierto de aceite. Las noticias no le cayeron nada bien: se trataba de una noticia del caso que denunció con una foto de su progenitor. "La policía me dijo que podía ser por una represalía. Y no me parece causal aunque no se qué significa el mensaje", acotó.

A ello se suman llamadas telefónicas en las que nadie contesta al otro lado del teléfono. Esto ha llevado a que el abogado que asesora a la familia, Pablo Scordo, interceda ante el Ministerio que dirige Carlos Ciurca solicitando mayor seguridad para la familia.

G. también habló, aunque escuetamente, sobre la denuncia que una tía suya -y hermana de "El Chacal"- realizó ayer en Canal 7, donde acusó al resto de sus cuatro hermanos de cometer las mismas atrocidades.

"Por un lado tengo miedo -respecto de los hermanos de El Chacal- porque están todos estos tipos en la calle. No me quiero jugar pero creo que sí", indicó. Y también apuntó que "no he llegado a investigar a fondo -sobre lo denunciado por su tía en cuanto a los abusos cometidos por sus otros tíos- pero se que es así".

Una de las opciones para buscar mayores garantías de seguridad es que G. cambie de identidad y pueda tomar otro apellido que lo distancie del que heredó de su padre. Pero este no es el único proyecto que tiene. También aclaró sus deseos de irse de la provincia -tiene una hermana en San Juan y otra en España, ésta última es la única con la que ha tenido algún contacto y que le ha manifestado su apoyo para continuar con las denuncias ante la Justicia y los medios- y" si puedo, me iría del país", aseguró.  

G. volvió a reiterar que no tiene contacto con su hermana, la víctima de 20 años de abuso.

"No tengo ni el teléfono, no se dónde están. Quisiera saber si se quiere comunicar conmigo", explicó G. 

En ese sentido, deslindó responsabilidad de un posible encubrimiento -una de las hipótesis del fiscal- dado que el caso estuvo oculto durante dos décadas: "No han sido encubridores. Fueron manipulados y yo también me sentí así".         

Opiniones (0)
20 de septiembre de 2017 | 05:24
1
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 05:24
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes