Bergoglio cuestionó a la fundación del padre Grassi, por el caso de los menores en problemas

El arzobispo de Buenos Aires defendió la actuación del obispo Horacio Benites Astoul, quien recurrió a la Justicia ante "la seriedad de los hechos" ocurridos en el hogar San José Obrero. En un comunicado, criticó la oposición del sacerdote y sus colaboradores a los intentos judiciales para trasladar a los menores por graves irregularidades.

El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio, salió ayer a cuestionar implícitamente la resistencia que el sacerdote Julio César Grassi y sus colaboradores opusieron a los intentos judiciales para trasladar a los menores alojados en su hogar San José Obrero, del barrio de la Chacarita, luego que se detectaran allí graves irregularidades.

En un comunicado del Consejo Episcopal de la arquidiócesis de Buenos Aires, que encabeza Bergoglio, se defiende la actuación del obispo auxiliar de Buenos Aires Horacio Benites Astoul, quien en setiembre pasado recurrió a la Justicia ante "la seriedad de los hechos" ocurridos en el hogar, según una nota publicada hoy por el diario Clarín.

Si bien el texto no puntualiza esos episodios, Benites Astoul habría comunicado el presunto intento de un chico del hogar de ahorcarse en el colegio religioso lindante, luego de haber sido abusado por otro menor del hogar.

El Consejo aclara que el obispo no hizo una denuncia, sino una comunicación, tal como "están obligadas todas las personas e instituciones cuando esos hechos suceden con menores (.) para que (la justicia) actúe si lo cree necesario". Añade que la jueza interviniente y el defensor de menores "consideraron oportuno iniciar una investigación a través de personal idóneo" que determinó "una serie de irregularidades, muchas de las cuáles constaban en los mismos legajos y partes diarios del hogar".

En una implícita alusión a la airada reacción de los miembros de la fundación ante los intentos de desalojo, el documento dice: "La exposición de los hechos a través de los medios de comunicación llevaron el caso a un marco de gran confusión y manipulación, implicando a personas e instituciones que en su momento actuaron buscando el bien de los menores: monseñor Benites Astoul, autoridades de la escuela, el párroco de la zona y otros".

La jueza en civil Myriam Rustán de Estrada había dispuesto el traslado de los menores el 17 de abril, pero la resistencia del personal del hogar y la "deliberada desobediencia" de la Policía Federal, según la magistrada, obstaculizaron la medida que desembocó el viernes de la semana pasada en episodios violentos frente al hogar.

Los incidentes siguieron el lunes cuando fueron agredidos docentes del colegio religioso lindante, que llegaban para dictar las clases.

En declaraciones periodísticas, la jueza -que considera "muy graves" las irregularidades en el hogar-, reveló que en el expediente hay videos en el que las monjas del hogar -traídas de Guatemala por Grassi- "les decían qué hacer (a los chicos), que corrieran para acá o para allá" para resistir la decisión judicial de reubicarlos. Con todo, de los más de 40 chicos alojado inicialmente hoy solo quedan 14 de ellos.

La jueza decidió, finalmente, el lunes que el arzobispado de haga cargo de la custodia de lo menores que quedan en el hogar hasta que se complete con tranquilidad el traslado. Sin embargo, la Fundación Felices los Niños presentó un habeas corpus para certificar la salud de los chicos y dilatar su traslado. Pero la Cámara del Crimen porteña rechazó la petición y avaló la decisión de la jueza.

Se informó que el comunicado del Consejo Episcopal que encabeza Bergoglio se leerá este fin de semana en las iglesias de la Ciudad de Buenos Aires, en cada una de las misas que se celebren.

 
 
Opiniones (0)
26 de septiembre de 2017 | 17:43
1
ERROR
26 de septiembre de 2017 | 17:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Devastación en Puerto Rico tras el paso del huracán María
    26 de Septiembre de 2017
    Devastación en Puerto Rico tras el paso del huracán María