Deportes

Huracán logró una gran victoria en Liniers

El "Globo" le ganó 3-1 a Newell’s. Mendoza, Schiavi, en contra, quien también marco el tanto de los rosarinos, y Franzoia fueron los autores de los goles, de un partido clave por el descenso.

Huracán le ganó 3-1 a Newell’s, en un partido clave por la lucha por no descender. Rolando Schiavi, de penal, puso en ventaja a los rosarinos, pero también hizo uno en contra, mientras que Franco Mendoza y Andrés Franzoia completaron el marcador.

En el comienzo del partido la actitud de los dos equipos ilusionó con ver un gran espectáculo, porque los dos salieron a jugar con intenciones ofensivas y generando peligro.

Y en ese juego Newell’s fue un poco más que el “Globo”, porque se mostraba más profundo pero sin poder concretar en el área todo lo bueno que generaba.

Con mucho esfuerzo los volantes de Huracán, con Hugo Barrientos como estandarte, emparejaron el juego, comenzaron a manejar la pelota, después del primer cuarto de hora, y ya los rosarinos no creaban peligro mientras que los locales insinuaban con torcer la historia de los minutos iniciales.

Pero el partido se emparejó, pasó a pelearse mucho en el mediocampo, entonces todo pasó a ser muy aburrido y mal jugado, algo decepcionante, al menos en la primera etapa, porque en el comienzo la ilusión de presenciar un espactáculo digno era algo que presagiaban todos.

Cuando todos se preparaban para llegada del entretiempo, los jugadores se despertaron y llegaron todas las emociones de golpe: Héctor Steinert fue derribado dentro del área, Baldassi sancionó el penal, que Rolando Schaivi, con un remate fuerte y bajo al palo derecho de Marcelo Barovero, puso en ventaja a los rosarinos.

Y dos minutos después llegó el empate: Sánchez Prette ejecutó un tiro libre al área, el arquero Justo Villar salió mal, calculando mal el salto, con tanta mala suerte que ingresando por el segundo palo apareció Franco Mendoza para de cabeza y sin oposición marcar el gol para los de Parque Patricios y con el 1-1 se fueron al descanso.

En el segundo tiempo todo fue de Huracán, porque fue efectivo y contundente, mientras que Newell’s, a pesar de contar con algunas chances de gol, falló en la estocada final.

No era el partido para los rosarinos, algo que quedó claro a los cinco minutos de la parte final cuando en un intento de rechazo, su mejor jugador, Schiavi no hizo más que vencer su propio arco para establecer el 2-1 para los de Ardiles.

Estando en desventaja Santiago Salcedo tuvo una chance clara para dejar todo igual, en un mano a mano cómodo con Barovero, pero el delantero paraguayo, pisando el área y con el arquero jugado no le acertó al arco y dejó escapar la oportunidad para poner el 2-2.

Tanta mala suerte tuvo el equipo que Caruso Lombardi, que a la jugada siguiente, el ingresado en la segunda etapa Andrés Franzoia, en una acción individual estableció el 3-1, algo que terminó siendo un golpe fatal para la visita, que se tuvo que volver a Rosario preocupado porque perdió un partido de esos que valen seis puntos, teniendo en cuenta la posición de cada uno en la tabla del descenso.
En Imágenes