Cromagnon: Callejeros se declaró "totalmente inocente"

El cantante y líder del grupo Callejeros declaró esta mañana ante la Justicia por la imputación que pesa sobre la banda a raíz de la tragedia en el boliche de Once.

Los músicos de Callejeros se declararon hoy "totalmente inocentes" de la tragedia de Cromañón y afirmaron que nunca se les representó el "daño" que les endilgan haber provocado en el boliche, en el que en 2004 murieron 194 personas.
 
Por primera vez desde que en agosto pasado se inició el juicio oral, hablaron ante el Tribunal Oral en lo Criminal 24 el escenógrafo Daniel Cardell, el saxofonista Juan Carbone y el líder de la banda, Patricio Santos Fontanet, aunque por la tarde está previsto que declare el resto de los integrantes de la banda.

"No entiendo por qué estoy involucrado en esto porque yo sólo fui a poner un montaje escénico en un show musical", comenzó Cardell su declaración e inmediatamente remarcó que la noche del 30 de diciembre de 2004 "se hizo el mejor cacheo de la historia". 
 
Cardell luego se dedicó a mostrar varios videos de otras bandas como Los Piojos, La Renga, Catupecu Machu y Divididos en los que se podía ver cómo se arrojaban bengalas y remarcó que con esas imágenes "quedó demostrado que todos tiraban pirotecnia" y  no sólo en sus shows existía esa costumbre.

Según el escenógrafo, después de Cromañón empezó una persecución hacia ellos cuando "los que tenían la obligación de cuidar no modificaron las normativas".

"Cuánto más culpables sean (el ex gerenciador de Cromañón Omar) Chabán y Callejeros, menos culpable va a ser el Estado", afirmó Cardell.

El escenográfo aseguró que Callejeros "está conformado por gente trabajadora a la que durante estos años se la trató de desvirtuar como personas", y subrayó: "Somos todos sobrevivientes de este desastre, para volver a trabajar tuvimos que recorrer muchos kilómetros".

Agregó que "el público era y sigue siendo feliz en los shows" y negó que entre sus seguidores hubiera bandas enfrentadas, como declararon algunos testigos".

"A nadie se le representó el daño del que todos hablan acá", dijo Cardell, y poco después se quebró al recordar que la noche del incendio buscó a su novia Romina en los hospitales hasta que la halló al día siguiente en el Hospital de Clínicas y sobrevivió tras permanecer 25 días internada.

 "Soy totalmente inocente de los cargos que se me imputan, espero señores jueces que no tengan presiones políticas y que se termine este estado de incertidumbre en el que estamos", concluyó.

Por su parte, Juan Carbone, saxofonista del grupo, sostuvo que "es un pensamiento morboso, criminal, psicótico, de alguien desquiciado" atribuirles que actuaron con dolo y que todas las imputaciones son "cháchara y pescado podrido". 

"Me están diciendo que yo quise matar a mis amigos, a mi familia, a mis fans. ¿En qué cabeza entra eso?", se preguntó.

"¿No entiendo por qué estoy acá", afirmó el músico y cuestionó todas las imputaciones que les hizo el juez de instrucción Julio Lucini, entre ellas vender más entradas que las permitidas, tocar en un lugar no habilitado y no contratar la seguridad adecuada.

"¿Qué delito es poner a la venta entradas? Y si a mí me muestran una habilitación la verdad no sé si es verdadera o trucha", se quejó el acusado, quien fue el más locuaz, alterado y a la vez irónico en su declaración.

"Dicen que había que poner más seguridad. ¿Qué había que poner, perros, rayos X, control del dengue? Yo sé que a todos les revisaban las zapatillas y las mochilas", afirmó.

Carbone se quejó de que Mario Díaz, uno de los encargados de Cromañón, no estuviera siendo juzgado, ya que él sabía que la puerta de la salida de emergencia estaba cerrada con candado y tenía la llave en su poder. "Es increíble que no lo hayan procesado", señaló.

"Esto me destruyó la vida, a mí, a toda la sociedad y especialmente a las víctimas fatales, pero nos queremos, seguimos unidos y por más que me quieran convencer con tecnicismos en lo más profundo de mi alma se que soy inocente", concluyó.

A su turno, Santos Fontanet negó haber incentivado el uso de bengalas durante los recitales y rechazó que su familia haya ingresado alguna vez pirotecnia, como declararon algunos testigos.

"Los chicos nunca recibieron un mensaje de mi parte sobre el uso de bengalas y nuestras familias nunca ingresaron pirotecnia", afirmó el músico, que leyó toda la declaración de un papel en menos de un minuto.

"Yo pensé que esa iba a ser una noche inolvidable, pero mi novia falleció y a mi mamá se le quemó el 40 por ciento del cuerpo. Cómo voy a exponer a la gente que yo quería a semejante desastre?", agregó Fontanet.

Fontanet aclaró que siempre fue "músico y artista", pero nunca productor ni empresario y "menos inspector, policía o bombero" como para conocer de habilitaciones de locales bailables.
Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 11:34
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 11:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes