Cayó "el rompehuesos", quien lastimaba a martillazos a indigentes

Para lesionar a las personas que luego fingían ser las accidentadas, el sujeto las llevaba a una casa quinta donde las anestesiaba y literalmente las quebraba golpeándolas con un hierro o un martillo.

Efectivos de la Policía Federal detuvieron en el partido bonaerense de La Matanza a un hombre acusado de ser el líder de una banda que inventaba accidentes de tránsito para estafar a empresas aseguradoras, para lo cual le quebraba las piernas o los brazos a indigentes, desocupados o portadores de HIV.  Estas personas, que eran captadas por los miembros de la banda, luego se hacían pasar como las víctimas de los falsos accidentes de tránsito, con el objetivo de cobrarle a las compañías de seguros.

Según informaron fuentes policiales, para lesionar a las personas que luego fingían ser las accidentadas, el sujeto las llevaba a una casa quinta donde las anestesiaba y literalmente las quebraba golpeándolas con un hierro o un martillo.  El "modus operandi" implicaba luego montar en alguna esquina la falsa escena del choque o atropello, con algún auto cuyo dueño actuaba en complicidad, para así poder cobrar el dinero del seguro de dicho vehículo.

Según señalaron esta mañana las fuentes, la pesquisa para desbaratar a la banda y atrapar al sujeto, apodado "José, el rompehuesos", de 58 años, fue realizada por detectives de la División Defraudaciones y Estafas de la Superintendencia de Investigaciones Federales. La detención se produjo en el cruce de la Ruta 21 y Honorio Luque, en la localidad de Laferrere, en el oeste del Gran Buenos Aires.

La investigación fue ordenada por el Juzgado de Instrucción 37 a cargo del juez Pablo Ormaechea, y en el inicio de la misma, los detectives comenzaron a investigar los distintos casos, contactándose con los principales damnificados, entre ellas distintas compañías aseguradoras.

De esta forma comenzaron a surgir diferentes nombres,  domicilios y números telefónicos que los policías fueron descubriendo, con lo que se pudo establecer que en los casos se hallaban implicados, además del "rompehuesos", abogados y médicos. Los investigadores descubrieron también que la mayoría de los "quebrados" eran atendidos en los Hospitales Paroisien de Isidro Casanova, en el Instituto Haedo de la localidad de Ramos Mejía y en el Hospital Héroes de Malvinas de Merlo y que "José Rompehuesos" se movilizaba en un vehículo Fiat Palio de color blanco.

Además, se logró establecer la complicidad de varios estudios de abogados con sede en la Capital Federal y de algunos médicos  que también se prestaban a la maniobra, y con todo eso, los policías montaron en el hospital Paroisien una discreta vigilancia, hasta que fue localizado el acusado.

 Al hombre "se le hizo un discreto seguimiento y finalmente se lo detuvo en un conocido local de comidas rápidas frente a la estación de Laferrere", agregaron las fuentes consultadas.  En esta maniobra intervenían además de las personas que literalmente quebraban los huesos de los supuestos damnificados, aquellos que prestaban sus vehículos para el supuesto accidente, médicos que "certificaban las lesiones" y abogados que se encargaban de presentar las demandas.   Esta modalidad delictiva consistía en ofrecerle a personas de escasos recursos, desocupados, infectados de HIV e inclusive también delincuentes que recuperaban su libertad, participar de un falso accidente de tránsito.

Las fuentes detallaron que para esto contaban con personas que ponían su auto a disposición para participar de ese fraguado accidente, además de los médicos y los abogados. El detenido les ofrecía a estas personas de escasos recursos una pequeña suma de dinero  que "raramente superaba los 200 ó 300 pesos, prometiéndoles otros 50.000 pesos cuando finalizara el juicio, cosa que nunca se cumplía".

Para dar comienzo a la maniobra, el detenido llevaba a la supuesta víctima a una quinta que poseía en la localidad de Moreno, "donde los anestesiaba y con un hierro o un martillo les quebraba alguna pierna o algún brazo".  Luego los llevaba a algún punto de la provincia de Buenos
Aires, cerca de un hospital y allí "ponían" un vehículo previamente preparado para el supuesto accidente, llamaban al 911 pidiendo la intervención policial y así simulaban el hecho.  En el momento de la detención se secuestraron recetas, constancias de falsas denuncias por este tipo de hechos, tarjetas de abogados y recibos de pago a personas "quebradas".  El detenido fue trasladado en primera instancia a la sede de la División Defraudaciones y Estafas, donde se dio cumplimiento a las diligencias procesales ordenadas por el tribunal y de allí a la
Alcaidía de la Superintendencia de Investigaciones Federales a disposición del juzgado interventor.
Opiniones (0)
12 de diciembre de 2017 | 07:47
1
ERROR
12 de diciembre de 2017 | 07:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho
    Incendios en California
    6 de Diciembre de 2017
    Incendios en California