El Arzobispado de Buenos Aires cuidará a los chicos en el hogar del pade Grassi

La determinación fue la misma jueza que había ordenado el hogar San José Obrero, Miyriam Rustán de Estrada. De la misma manera dispuso la prohibición de ingreso al predio de ese hogar a todos los vinculados con al Fundación Felices los Niños.

La jueza Myriam Rustán de Estrada dispuso hoy que el Arzobispado de Buenos Aires ejerza la guarda de los menores internados en el Hogar San José Obrero, de la fundación del cura Julio César Grassi y reiteró la "grave situación abusiva a al que fueron sometidos" los chicos.
  
De esta manera, dio por finalizada la intervención del Consejo de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Gobierno porteño, luego de una serie de incidentes que se produjeron durante el fin de semana, con el traslado de los chicos.
  
Además, dispuso la "prohibición del ingreso al predio en el que se encuentra el Hogar San José Obrero de toda persona vinculada directa o indirectamente con la Fundación Felices los Niños".
  
"El Arzobispado deberá ejercer la guarda hasta tanto los jueces naturales de cada uno de los menores disponga la reubicación de cada uno de ellos en un hogar que contemple sus necesidades afectivas, psicológicas y materiales", según el falló de la magistrada.
  
La resolución judicial indica que el Arzobispado "deberá designar un director y subdirector del hogar".
  
Por la mañana, Agentes del Consejo de Menores porteño habían decidido suspender el desalojo del hogar San José Obrero, hasta que existan "garantías" para la integridad de los menores que aún permanecían en el lugar.
  
"No podíamos continuar con el traslado, porque no había seguridad. El cumplimiento de la orden se vio imposibilitado por la ausencia de oficiales", señaló la titular del Consejo de Niños, Niñas y Adolescentes, Jessica Malegarie.
  
Desde este organismo se había solicitado a la Justicia que intervenga para evitar desmanes cuando se complete el mandato judicial.
  
A la espera de una definición en el tema, Gladys Suárez, vicepresidenta del Consejo de Niños, Niñas y Adolescentes, se reunió durante la tarde con la jueza Myriam Rustán de Estrada, quien había librado la orden de traslado.
  
"Esperamos que la jueza defina cómo continuará el traslado. La orden era que ningún niño permanezca en el lugar a partir de hoy", expresó Malegarie antes que se conozca la resolución judicial.
  
La funcionaria se mostró preocupada "por la vulnerabilidad a la que están sometidos los chicos" y después denuncio que los niños "reciben presiones desde afuera y son cautivos de intereses particulares graves".
  
"La gente gritaba y presionaba a los chicos, al decirles que el hogar se cerraba por culpa de ellos, que el pueblo estaba con ellos. Eso generaba mucha presión y no son los niños quienes tiene que recibirla", afirmó.
  
En cuanto a las irregularidades que supuestamente presentaba el lugar, Malegarie aseguró que "no contaba con el personal necesario, ya sea en calidad y cantidad".
  
Otro de los temas que la funcionaria quiso aclarar fue el referido al paradero de los chicos que ya fueron trasladados yque desde la fundación de Grassi denunciaron que "nadie sabe a dónde los llevaron".
  
"Sabemos dónde están los chicos, pero esa información no puede ser pública, porque tenemos que preservarlos y evitar que corran riesgos. Desmentimos que hayan desaparecido, están con una serie de profesionales", precisó Malegarie.
  
Agentes de esa dependencia permanecieron al cuidado de los 12 chicos que se encuentran en el hogar y resisten el desalojo.
  
En tanto, vecinos y miembros de la Fundación "Felices los Niños" continuaron apostados en la puerta del hogar, situado en el barrio porteño de Chacarita, para evitar que se complete el desalojo.
  
Al comienzo de la jornada, unos 50 integrantes de la fundación encabezada por el padre Julio Grassi -quien en las próximas semanas escuchará la sentencia de un juicio que se le sigue por presunto abuso de menores-, algunos de ellos identificados como vecinos del lugar, se convocaron allí para exigir que se interrumpa el desalojo.
  
Varios de los manifestantes portaron carteles de apoyo a Grassi, entre otras leyendas, además de banderas argentinas.
  
El viernes pasado se produjeron incidentes, empujones, y algunas personas resultaron heridas, durante un desalojo en el que sólo se llegó a evacuar del lugar la mitad de los 28 menores que se encontraban en el hogar situado en Charlone 763.
  
La orden de desalojo emitida por la jueza Myriam Rustán de Estrada se fundamentó en supuestos abusos y malos tratos a los chicos.
  
En tanto, la denuncia inicial había sido radicada por el obispo Horacio Benites Astoul, quien alertó sobre el supuesto intento de suicidio de un nene de ocho años.
  
Por su parte, la titular de la ONG CASACIDN (Comité Argentino de Seguimiento y Aplicación de los Derechos Internacionales del Niño), Nora Schulman, denunció que recibió amenazas de muerte por sus críticas al accionar a los integrantes de "Felices los Niños".
  
"Esto parece más una defensa del cura Grassi y del propio hogar, que de los chicos. Si les importan los menores, ¿por qué no siguen haciendo la misma tarea en los lugares en los que sean trasladados?", se preguntó.
  
También señaló que los menores habrían sido "presionados" por miembros de la fundación y anticipó que va a presentar una denuncia contra los medios que mostraron las imágenes de los menores internados, mientras se preguntó "¿de dónde sacaron los chicos los celulares que tenían?".
Opiniones (0)
18 de octubre de 2017 | 01:16
1
ERROR
18 de octubre de 2017 | 01:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes