Deportes

Carbini, Coudannes y Mantilla, en el podio de los más insultados

El manager, el volante y el defensor de Independiente Rivadavia fueron los blancos preferidos de las críticas de los hinchas en la derrota del Azul ante Talleres por 3 a 1.

La derrota ante Talleres de Córdoba calentó los ánimos en las tribunas del Gargantini. Ni la fría tarde mendocina pudo calmar a los hinchas de Independiente Rivadavia, que vieron como se esfumaba la última chance de la Lepra para soñar con el ascenso.

El equipo de Aldunate fue una sombra en la cancha, y fue superado con justicia por los cordobeses. Y los simpatizantes azules dieron su veredicto cuando Independiente perdía 2 a 0 al final del primer tiempo.

Desde la popular aparecieron los insultos, y el primer blanco fue el manager del club, Eduardo Carbini. Los hinchas culpan al dirigente, mano derecha del presidente de la institución, Daniel Vila, por la renuncia del ex DT Aldo Bolado.

Bolado se fue de la Lepra en la semana posterior al triunfo ante Ferro, después de discutir con Carbini en una práctica.

Los simpatizantes azules explotaron hoy, al ver a un grupo de jugadores sin rumbo ni alma perder ante uno de los equipos que más comprometidos está con el descenso. Los insultos contra Carbini comenzaron en la popular, y luego se extendieron a las plateas. Inclusive surgió el rumor en el Gargantini de que un grupo de hinchas fueron a buscar al dirigente durante el entretiempo, aunque luego la información fue desmentida.

Pero Carbini no fue el único. Entre los jugadores, el más insultado fue Matías Mantilla, que nunca fue aceptado por los hinchas.

El defensor, que cometió un error grosero en el primer gol de Talleres, había tenido un encontronazo con los barras durante una práctica, y eso no se lo perdona la parcialidad azul.

La lluvia de insultos fue creciendo y tuvo su momento cúlmine cuando Mantilla fue reemplazado en el segundo tiempo.

También Lionel Coudannes tuvo que soportar la rabia popular. El rubio volante respondió los insultos, y no se lo perdonaron desde las tribunas.

Con este clima caliente terminó el partido. Por eso, la policía y la seguridad privada del club tuvieron que instalarse en las puertas de los vestuarios y a las salidas de la cancha para garantizar la integridad de jugadores y dirigentes.
En Imágenes