Deportes

Independiente perdió con Talleres y empieza a preocuparse por el promedio

Mostrando un bajísimo nivel e innumerables desatenciones, la Lepra fue derrotada en el Gargantini. A falta de cinco fechas, su situación es comprometida y mira la zona baja.

No se levanta, trastabilla, se tropieza y vuelve a sucumbir ante la adversidad. No encuentra el rumbo ni la forma, no acopla sus piezas, y se repite en su accionar. Independiente Rivadavia volvió a caer derrotado, esta vez ante Talleres de Córdoba por 3 a 1, y empieza a mirar de reojo la tabla de promedios.

Así es la vida de este equipo hoy de Sergio Aldunate, que va perdido y no encuentra el norte.

Tomó la bola el Azul desde el arranque y fue como caballo desbocado en busca de Brasca. Ese arquero visitante que supo volar para la foto, incluso cuando no era necesario, desnudando el método de Independiente: desborde y centro al montón.

Pero sucede que no hay montón cuando la bola cae al área, y teniendo en cuenta que es Gómez el recurrente ejecutante, que detrás de él se ubica De la Vega y que cerca de la medialuna se para Romero, el único receptor probable es Tonelotto. Pero el nueve no puede con todos.

Así pasaron los minutos en la tarde dominguera y la efervescencia inicial se transformó en imprecisión por parte del Azul. Talleres, por su parte, cauteloso y bien parado, valoró cada pelota como la última e hizo un culto a la efectividad. Llegó peligrosamente a los 36 minutos, Fernández Francoú le robo el balón a Mantilla y dejó solo a Salmerón para que el goleador abra el marcador. Subió la temperatura.

Pablo Díaz dijo corner a favor de la visita y los distraídos muchachos de Aldunate no supieron qué hacer. Salmerón peinó la pelota en el primer palo y Guillermo Báez ingresando por la retaguardia encendió las gradas del Gargantini. Remate de derecha y 2 a 0.  

El pedido recurrente a garganta enrojecida, para que sean todos los que abandonen el barco, fue la bandera de los hinchas que no aguantaron más. Mantilla, Coudannes y Carbini, el blanco preferido.

En el arranque del complemento la empresa se veía complicada, pero tomó tinte de imposible, cuando Lucas Godoy puso el tercero a la carrera. Y el partido terminó.

Quiso Gómez maquillar el resultado, sacando un remate potente que significó el descuento. No sirvió más que para eso. La desastrosa actuación de Independiente ya había quedado grabada en la retina de sus hinchas, y los futbolistas deberán variar demasiado para cambiar la realidad.

Así, un equipo que se armó pensando en el ascenso vio cómo se esfumó la última y pequeña oportunidad para buscar una promoción que lo lleve a Primera. Y para colmo, también mira preocupado cómo se avecina peligrosamente otra promoción, esa que puede llevarlo al Argentino A.
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic