Deportes

Graf y Agassi estrenan la nueva cancha con techo de Wimbledon

Después de dos años de construcción, finalmente mañana se inaugurará la nueva cancha central, que con su techo retráctil de cristal permitirá jugar aún cuando aparezca la habitual lluvia.

Wimbledon está de estreno. Cinco semanas antes de que dé comienzo el torneo en el All England Club el 22 de junio, el inglés Tim Henman, la belga Kim Clijsters, el estadounidense Andre Agassi y la alemana Steffi Graf -los dos últimos, campeones de Wimbledon- jugarán un partido de exhibición como parte de la ceremonia de inauguración de la nueva cancha.

Los ex tenistas disputarán dos encuentros de individuales y uno de dobles mixtos para los que las 15.000 entradas se agotaron en cinco minutos.

Para el All England Tennis Club techar la pista central fue dar un salto cualitativo, mientras que para otros fue romper con la tradición. Hace décadas, cambiar la estructura de las pistas era tan impensable como suprimr el té de las cinco.

Las pérdidas económicas que causan los constantes aplazamientos por la lluvia, que obligan a las televisiones a suspender las retransmisiones, no dejaron otra posibilidad, y en 2007 comenzaron las obras.

Campeones de Wimbledon como el sueco Björn Borg (1976-80), el estadounidense John McEnroe (1981, 1983 y 1984), el alemán Boris Becker (1985, 1986, 1989), además naturalmente de Graf (1988, 1989, 1991, 1992, 1993, 1995, 1996) y Agassi (1992) pasaron horas y horas de espera en las catacumbas de la vieja cancha central a la espera de que la lluvia desapareciera.

"Para mí fue mágico, el lugar de mi primera victoria", recordó Agassi en una entrevista con la emisora "BBC" su primer triunfo en Wimbledon. El matrimonio Agassi-Graff se empezó a fraguar en 1992, en la obligatoria cena de los campeones.

"Intenté por todos los medios no acudir", confesó Graf, a la que no sólo le preocupaba vestirse con un traje de noche, sino también el obligatorio baile. "Practiqué antes con mi hermano porque nunca había aprendido a bailar bien", confesó.

En total, ocho años fueron necesarios para transformar la instalación de Church Road.

El domingo, Agassi y Graff serán los primeros en pisar la hierba de la cancha pista central, algo que, según reconocieron, les enorgullece. La cubierta, que se alza a 16 metros del suelo, soló se cerrará en caso de lluvia. Se tardan unos 30 minutos hasta que se aclimata el interior para poder jugar.

Y es que no sirve sólo con cerrar el techo. La temperatura interior tiene que estar entre 22 y 26 grados centígrados de temperatura y la humedad debe oscilar entre el 44 y el 55 por ciento. Si no, podría haber problemas con la hierba.

El All England Club no quiso dar detalles sobre el coste de la mayor transformación de la historia de los 132 años del club, pero medios locales aseguran que la cifra ronda los 111 millones de euros (151 millones de dólares).

"El club trabaja de forma silenciosa, eficiente, sin dar mucha importancia a lo hecho, pero con el máximo orgullo", escribió el diario británico "The Independent".

La remodelación "convertirá a Wimbledon en el referente del tenis mundial", dijo el director general del All England Club, Ian Ritchie. "Será el torneo que todos los jugadores quieran ganar, el torneo al que todos quieran venir y el torneo que todos quieran ver".

dpa ad dg




 

 

 

 
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|00:53
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|00:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic