Vestido de mujer, un peligroso delincuente escapó de la comisaría

El maleante se camufló con ropa de dama y se dio a la fuga de la seccional de Villa Adelina. Intentan determinar cómo logró su huída.

Un preso que se encontraba detenido por robo calificado en la comisaría de la localidad de Villa Adelina, partido de San Isidro, se fugó de la seccional y una de las hipótesis es que lo hizo vestido de mujer durante una visita, informaron hoy fuentes judiciales y policiales.

La evasión del delincuente, identificado como Matías Martínez Casco, ocurrió en la seccional octava de San Isidro y fue detectado ayer por la noche.

El fiscal de Boulogne Leandro Orduna abrió dos causas, una por evasión contra Martínez Casco y otra para investigar la eventual responsabilidad culposa o dolosa del personal policial de lacomisaría.

Las fuentes explicaron que, de acuerdo a lo que pudieron reconstruir los investigadores, el martes por la tarde hubo en los calabozos de la seccional una visita de mujeres a los presos allí alojados.

La primera hipótesis de los investigadores es que Martínez Casco se haya vestido de mujer en ese momento y haya logrado escapar haciéndose pasar por la pariente de algún preso.

Sin embargo, otras fuentes indicaron a Télam que los compañeros de calabozo del evadido ya declararon y dijeron haberlo visto el miércoles.

“La otra posibilidad es que el miércoles hubo mucho movimiento de detenidos desde esa comisaría porque algunos fueron llevados al hospital, otros a fiscalías y a otros se les dio la liberación, así que no descartamos que Martínez Casco haya aprovechado un descuido en todo ese movimiento”, dijo a Télam un vocero judicial.

Como el fiscal Orduna tiene jurisdicción sobre esa comisaría y un trato frecuente con sus autoridades, la causa que investiga a los policías fue derivada a la fiscalía de Martínez a cargo de Gastón Garbus.

En el caso también interviene Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad provincial.

Esta no es la primera vez que se sospecha que un preso escapó vestido de mujer.

El caso más recordado es el de Alejandro Javier Freccero Merlo, un preso que el 22 de agosto de 2007 se fugó de la Unidad 21 de Campana.

Según las fuentes, el recluso aprovechó la visita de su madre y su hermana para vestirse en un baño con ropa de mujer y luego salir del penal haciéndose pasar por la hermana, dejando en ridículo todos los controles del Servicio Penitenciario.

Su fuga tenía preocupado a Franco Fiumara, uno de los tres jueces del Tribunal Oral en lo Criminal 4 de La Matanza que en 2004 lo habían condenado a prisión perpetua por el crimen de dos policías, ya que desde el día de la sentencia lo tenía amenazado de muerte.

Sin embargo, una semana después de la fuga, Freccero Merlo fue recapturado en el Hospital de Pacheco, donde ingresó con cuatro heridas de bala y dijo que era estudiante universitario y que había sido víctima de un asalto en la zona de Bancalari.

La policía descubrió que en realidad se había enfrentado a tiros en la villa Santa Rita de San Isidro por un problema entre bandas.
Opiniones (0)
24 de septiembre de 2017 | 13:43
1
ERROR
24 de septiembre de 2017 | 13:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'