Celoso, un policía quiso matar al ex de su novia y fue separado de la fuerza

Roberto Rodríguez disparó su 9 mm contra el ex de su novia y el tiro pasó a 20 centímetros de la cabeza. MDZ recogió el testimonio de la víctima, Eneas Hellwig, quien denunció además que el efectivo lo golpeó antes de intentar matarlo. Intervino la Inspección de Seguridad y suspendieron al auxiliar.

Aunque pareciera un drama digno de telenovela, la historia es demasiado real y ocurrió en el Gran Mendoza, en una plaza de San José. Allí, un policía disparó al ex novio de su pareja. Afortunadamente, la bala pasó a 20 centímetros porque el acompañante del agresor corrió el brazo.  La víctima contó el tormento que vivió a MDZ causado por el uniformado que ya fue pasado a situación pasiva.

Eneas Lionel Hellwig tiene 28 años y es padre de dos chiquitos (2 y 5 años). De los siete años que lleva junto a su esposa, cuatro son bajo matrimonio. Pero, hace ocho años el joven terminaba su relación con quién a partir de ahora será nombrada como Lorena (25), después de un noviazgo que duró cuatro años.

Con caminos separados, ambos continuaron sus vidas y volvieron a armar pareja. Lo único que los “unía” era algún saludo desinteresado en las calles del centro pues él vende publicidades y ella trabaja en un local de ropa de una galería muy conocida. A veces se decían un escueto “hola”, otras no; y en algunas oportunidades se encontraron con que eran pasajeros del mismo colectivo. Sin embargo, hace siete días todo cambió.

“El miércoles 6 iba en el micro, que me lo tomé en General Paz, entre España y 9 de Julio. Cuando pasa la parada del semáforo de General Paz y San Martín, vi a mi ex novia que me hizo una seña desde la vereda que no entendí: quería que me bajara en la próxima parada. Como no me bajé, al día siguiente, fui a donde trabajaba a la salida de su horario y nos tomamos el micro”, comenzó a relatar Hellwig.

En el trayecto a la parada del ómnibus y durante el recorrido hacia Guaymallén, Hellwig fue escuchando la crisis de pareja que le relató Lorena: “Me comentó de la situación con su novio, que es agresivo y que la engaña… Como ya tenía que bajarme, le di mi tarjeta con mi celular, por si necesitaba ayuda”, contó el joven creyendo que todo terminaría en la charla.

Sin embargo, en la noche cuando estaba en su casa junto a su familia, Hellwig recibió un llamado desde un número restringido. Aunque le extrañó, atendió y escuchó la voz de un hombre: “¿Qué te pasa con mi mujer? ¡Te voy a matar!”, entre otras amenazas que fueron seguidas por los gritos de una mujer que era Lorena. Asustado, contó lo sucedido a su esposa.

El sábado, pasadas las 13.30, volvió a recibir otro llamado -pero esta vez aparecía el ID- con la misma voz amenazante. Hellwig optó por cortar para evitar problemas e, inmediatamente, le llegó un mensaje: “Atendé cagón. Estoy yendo a tu casa”. Ante este aviso y para proteger a su familia, el muchacho salió de su hogar para llamar al novio de su ex para decirle que se encontraran en una plaza cercana, ubicada en Pasco y Besares.

Antes de las 14.30, Hellwig llegó a la plaza y se sentó en un banquito. Pleno horario de la siesta, sólo estaban jugando unos niños un “picadito”. A los cinco minutos, vio que se estacionó un VW azul con vidrios polarizados, del cual bajó el ofuscado novio y un acompañante: “Bajó directamente con un arma en la mano y vino hacia mí apuntando e insultándome”, detalló aún shockeado la víctima.

“Comenzaron a pegarme cachazos en la cabeza. Me tiraron al suelo y me dieron patadas y piñas. El otro –que después me enteré que era el hermano- pidió irse, pero él me puso boca arriba y me dijo: ‘Ahora te mato’. Cerré los ojos, disparó pero como el hermano le corrió el brazo, la bala me pasó a 20 centímetros”, contó nerviosamente Hellwig, quien aunque estaba consciente, sólo recuerda que estaba en un charco de sangre con muchos vecinos a su alrededor cuando los agresores ya habían escapado en el auto.

El herido fue trasladado al Hospital Central, donde le colocaron seis puntos en la cabeza. Mientras era asistido, le llegó la citación de la Oficina Fiscal Nº 8 para declarar por el hecho, pedido que cumplió a la hora sin saber siquiera cómo se llamaba su agresor. Pero el nombre lo consiguió rápido y gracias a su mujer, quien, sin dudarlo, fue a la galería a buscar a la novia de la adolescencia de su esposo.

“Roberto Rodríguez”, sólo deslizó Lorena y los esposos creían que estaba ante un nombre falso. Hellwig fue el lunes a buscar a su ex para explicarle que la citación le iba a llegar al lugar de trabajo porque “ni siquiera sabía donde estaba viviendo pero tampoco quería poner en riesgo su fuente laboral”.

Lorena prometió ayudar a Hellwig pero no hizo más que repetir el nombre de su novio, por lo que él fue a buscar a su ex suegra valiéndose de la buena relación que hubo en otros tiempos. “No sabía de los problemas de pareja de la hija. Su madre me contó que Rodríguez es policía y que estaban viviendo en Bermejo, aunque Lorena le había pedido pasar la noche con ella”, precisó el joven.

No obstante, el número de celular ya estaba fuera de servicio, los novios no estaban viviendo más en Bermejo y el único dato más que útil para Hellwig fue denunciado en la Inspección General de Seguridad: su agresor era un policía. Contó todo esto a Lorena, a quien fue a recriminarle la mentira. La novia trató de impedirlo: “No lo hagás, le van a sacar el arma”; aunque ella ya sabía la intención inicial de Rodríguez: “El sábado me llamó para preguntarme si me había pegado un tiro”, mencionó Hellwig.

“Un hecho muy grave”

Así lo aseguraron todos los consultados que confirmaron que el hecho existió. El auxiliar Rodríguez, que presta servicios en la Subcomisaría Tropero Sosa de Maipú, ya fue pasado a pasiva desde hoy. El Ministerio de Seguridad confirmó que la suspensión y el retiro del arma reglamentaria se hicieron efectivos tras la solicitud de la Inspección General de Seguridad.

El vocal de la IGS, Leopoldo Orquín, manifestó que todos tienen conocimiento sobre lo que aconteció el sábado pasado. Aunque la investigación judicial recién se inicias, sobre Rodríguez ya recae un sumario porque estaría involucrado en un hecho grave. “La medida es precautoria. Después habrá un juicio administrativo”, explicó el funcionario.

Hellwig se enteró de esto y ya se siente más aliviado aunque no pierde el miedo porque detrás de él está su familia. Aunque su esposo lo motivó a denunciar el caso, Hellwig ya tiene en claro cómo seguir con la ayuda de un abogado, que aún no tiene: “Quiero hacer una demanda civil y penal. Supongo que un grado de responsabilidad le cabe al Estado porque este tipo aunque estaba de civil, tenía el arma reglamentaria”.

Y al mismo tiempo, la víctima dejó entrever una crítica al Gobierno: “No me parece bien el plan de que salgan policías a los cinco meses porque creo que es un entrenamiento para ladrones. Obviamente, están los policías buenos pero hay personas como Rodríguez que si no reciben el castigo que les corresponde, no se sabe si el día de mañana le puede pasar algo a otra persona”, concluyó Hellwig, esperanzado en que se hará justicia.
Opiniones (3)
20 de septiembre de 2017 | 00:47
4
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 00:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. TENIENDO MEMORIA, ESTO PASA POR QUE AÑOS ATRAS NO INGRESBA NADIE, DADO QUE LOS RECHAZABAN LOS MEDICOS DE LA POLI, ENTONCES LOS MANDAN A UN MEDICO DEL INSTITUTO DE DEFORMACION DE POLIS Y ESTAN TODOS APTOS, TAMBIEN LOS MEDICOS POLIS MANDARON A QUITARLE EL ARMA COMO 300 POR NO APTOS SICOLOGICO Y NUEVAMENTE APARTARON A LOS MEDICOS QUE SABEN,ENTONCES ¿QUIEN TIENE LA CULPA? DE LOS POLITICOS QUE QUIEREN SOLO NUMERO DISFRAZADOS EN LA CALLE.
    3
  2. A todos los policias hay que efectuarle seguimiento sequiatrico cada 6 meses para saber como estan. Creo que seria el primer paso para disminuir el nivel de agresion de"algunos policias".
    2
  3. ¡ Qué nenes hay en las filas policiales ! ¿Se acuerdan del reciente caso de un desarmadero en el que se encontraron con un integrante de la banda que era policía? Por este hecho, por otros anteriores y por otros tantos que no trascienden, es inevitable imaginar que no debe ser el único y por lo tanto seguirán sucediendo casos en que hay policías involucrados. Por eso no cabe otra que manifestar: ----TENEMOS UNA POLICIA EJEMPLAR, PROFESIONAL Y DE PRIMERA LÍNEA---- Bueno.........No lo tomen así, es un chiste.
    1
En Imágenes