El manuscrito del episodio que inspiró "El Principito"

Un manuscrito de Antoine de Saint-Exupéry valorado en 300.000 euros se expone junto a otros recuerdos del célebre autor francés, en  Sotheby´s de París. Es el relato de cuando el piloto se estrelló en pleno desierto de Libia en diciembre de 1935 y logró sobrevivir gracias a la ayuda de un beduino.

En ese manuscrito, Saint-Exupéry relata el accidente de avión que le tuvo cuatro días desaparecido en el desierto, episodio en el que se inspiró para crear su obra más conocida, El Principito, y que después se convertiría en el capítulo central de Tierra de hombres.

El relato, que saldrá a subasta en junio, nunca ha sido publicado en su integridad, ya que fue abreviado tanto para los artículos del periódico con el que colaboraba el autor como para su novela.

Destacan especialmente un primer capítulo inédito sobre los preparativos de la ruta, algunos pasajes que fueron suprimidos para la edición posterior, así como las múltiples tachaduras, notas y borrones del manuscrito.

"Son detalles que enloquecen a los coleccionistas", explicó Frédérique Parent, experta en la obra que se subastará. Entre los posibles compradores se esperan "coleccionistas, amantes de la aeronáutica y la aviación, así como de la literatura de Saint-Exupéry o del propio autor", añadió.

Además del manuscrito, también se ponen a la venta tres ejemplares de las novelas Correo del Sur, Tierra de hombres y Piloto de guerra, todas ellas dedicadas por el autor, así como un seguro a nombre de Saint-Exupéry hecho antes de un vuelo que terminó en accidente y unas caricaturas que hizo en Montreal.

Completan la muestra otros recuerdos del creador de El Principito que no están en venta, como unos guantes, una chaqueta de piloto y el brazalete que encontró un pescador en Marsella en 1998.

Esa joya resolvió el enigma de la desaparición del escritor, ya que ayudó a localizar algunas piezas del avión que conducía Saint-Exupéry en el fondo del mar Mediterráneo, cuando fue abatido por un piloto alemán durante la Segunda Guerra Mundial.

Era el 30 de diciembre de 1935 cuando el avión de Saint-Exupéry, quien pretendía cubrir el trayecto de París a Saigón (Vietnam) en un tiempo récord, se estrellaba en pleno desierto de Libia.

El avión chocó contra una colina y se deslizó sobre unos tablones de madera petrificada, que impidieron el desenlace fatal del accidente, hasta quedar encallado en la arena. Saint-Exupéry y Prévot, el mecánico que le acompañaba, se encontraron solos, en medio de ninguna parte, con su avión hecho trizas, y con apenas agua y comida.

Esperaron unos días cerca del avión a ser rescatados, tal como dictan las normas de aviación, pero finalmente decidieron emprender la marcha en una dirección fija en busca de ayuda, dejando un mensaje en la arena: "Partimos en dirección Noroeste. S.O.S."

Sobre un trozo de tela del avión, que también puede verse en la exposición, piloto y mecánico dejaron dos inscripciones: "5 de enero de 1936: Antoine Prévot, en pleno desierto, cerca de..." y "Recuerdo de un mal recuerdo".

Los dos caminaron por el desierto tres días y cuatro noches, achacados por el hambre, la sed, el calor y las alucinaciones, hasta que, ya la cuarta noche, a mil millas (unos 1.600 kilómetros) de toda tierra habitada, encontraron un beduino que les dio de beber y les salvó.

Llegados a El Cairo, el piloto empezó a escribir esta experiencia en un cuaderno, el mismo que se expone desde hoy en París.

Los beneficios de la subasta se destinarán a la creación de la Fundación "Antoine de Saint-Exupéry pour la jeunesse", auspiciada por la "Fondation de France", que tiene por objetivo la promoción de proyectos destinados a jóvenes de todo el mundo que se encuentren en situación de dificultad.

Fuente: EFE

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|20:48
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|20:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic