Deportes

El tenis argentino en etapa de transición

La derrota en la final de la Davis, el mal momento de la "legión" y la lesión de Nalbandian genera gran preocupación a corto y largo plazo sobre el futuro del tenis argentino.

Las rápidas derrotas de los jugadores argentinos en el Masters 1000 de Madrid precipitaron la preocupación por el mal momento que vive el tenis de nuestro país en los principales torneos del circuito profesional.

No es para menos, de los ocho jugadores que iniciaron su participación en el certamen; Schwank, Cañas, Chela, Vasallo Argüello, Dulko, Mónaco y Del Potro, solo quedan con vida los dos últimos, lo que genera dudas en cuanto al futuro inmediato, como por ejemplo la Copa Davis y sobre todo para más adelante, en donde es inevitable un cambio generacional.

En lo que va del 2009, la legión ha conseguido sólo dos títulos, lo que no es poco si miramos 10 años atrás. El de Nalbandian en Sydney y el de Del Potro en Auckland. Si bien, es muy difícil que Argentina vuelva a tener 3 top ten o a varios compatriotas en las finales de algún Grand Slam, como ocurrió en los mejores años de Coria, Gaudio y Nalbandian, por nombrar a algunos; da la sensación que en estos momentos las alegrías pueden llegar de uno o dos jugadores solamente.

La lesión de Nalbandian  ha generado que la mayor responsabilidad recaiga sobre Juan Martín Del Potro (Nº 5 ATP), ya que el cordobés se perderá lo que resta de la temporada a raíz de la operación de cadera, la cual necesitará de una buena recuperación.

¿Cómo queda la Argentina ante esta situación para el choque por los cuartos de final de la Davis ante República Checa? Sin dudas que las chances de traer la victoria disminuyeron considerablemente y que los locales serán favoritos, más teniendo en cuenta que la cancha va a ser muy rápida.

Hoy por hoy parece una fija que el capitán argentino se inclinará por Del Potro y Mónaco (47ª) para los individuales y que Modesto Vázquez tendrá que pensar con quienes completará el equipo. Alternativas hay: Acasuso (47ª), Vasallo Argüello, Schwank (68º), Cañas, Arnold.

República Checa por su parte tiene como principales armas a Radek Stepanek (19ª), ganador en Brisbane y San José y a Tomas Berdych (22ª) campeón en Munich; a ellos se les suman Ian Hernych (73ª), Ivo Minar (81ª) y Lucas Dlouhy (6 del mundo en dobles). Sin dudas un gran equipo, pero que tendrá que sacar lo mejor de si para pasar de ronda ante un equipo argentino que ya es un abonado a las semifinales.

Ahora bien, esto es en el futuro inmediato pero ¿Qué pasará mas adelante?

Es inevitable que las luces de Nalbandian, Gaudio, Chela, Calleri y Cañas se vayan apagando de a poco, como ya sucedió con el reciente retiro de Guillermo Coria y que las alegrías van a ir llegando con Del Potro, Schwank, Mónaco. Acasuso y compañía; pero lo que nos puede dejar muy tranquilos es que más abajo va llegando una nueva generación de tenistas que semana a semana van encontrando una evolución.

Grandes proyectos como son los casos de Guido Pella, Facundo Argüello, Andrea Collarini (7ª en el ranking ITF) y Agustín Vellotti; más otros chicos que la vienen luchando como Marco Trungelliti, Facundo Bagnis, Agustín Picco, Nicolás Pastor y Kevin Konfederak, solo por nombrar a algunos. Tampoco podemos dejar de mencionar a los mendocinos que se vienen destacando en los últimos meses, Yasim Sama (clasificado al mundial de 14 años) y Federico Mignani (convocado por la AAT a la gira europea).

La situación de las chicas

Por el lado de las damas, el panorama es más complicado. Hoy en día Gisela Dulko (43ª) es la única argentina que está entre las mejores 100 del mundo, las que le siguen son Jorgelina Cravero y Betina Jozami bastante mas atrás (161ª y 162ª respectivamente).

Lo preocupante en el caso del tenis femenino es que las bases son muy endebles y por momentos parecen derrumbarse.

Hay muy pocos torneos de menores para chicas en los últimos años, cuesta conseguir jugadoras para armar los cuadros y esto sin lugar a dudas va en detrimento de una buena competencia.

Tampoco les ayuda a las chicas que están entrando en el profesionalismo, encontrarse con la realidad del ritmo de vida en ese ámbito, en donde por citar un ejemplo, las rusas parecen “máquinas” más que seres humanos por como viven el entrenamiento. Esto asusta y desanima a cualquiera.

Sin dudas, es en esta rama en donde los dirigentes y entrenadores van a tener que trabajar mucho más para intentar tener a grandes jugadoras en la elite del circuito femenino.

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|09:39
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|09:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic