Deportes

Los jugadores sudámericanos siempre han desnivelado en la Copa del Rey

Los latinos han jugado un papel importante en la historia de la Copa del Rey, con actuaciones memorables y goles que han ayudado a sus equipos a levantar un trofeo al que aspira ahora Leo Messi, la estrella emergente del fútbol mundial.

Los latinos han jugado un papel importante en la historia de la Copa del Rey, con actuaciones memorables y goles que han ayudado a sus equipos a levantar un trofeo al que aspira ahora Leo Messi, la estrella emergente del fútbol mundial.

También han vivido profundas decepciones y momentos amargos, capítulos que nunca hubieran querido protagonizar.

Messi liderará el miércoles en Mestalla al Barcelona para intentar lograr, con el permiso del Athletic de Bilbao, el primero de los tres títulos a los que opta esta temporada (los otros son la Liga y la Liga de Campeones).

En las filas del Barcelona, un compañero latinoamericano de Messi, el brasileño Dani Alves, ya sabe lo que es ganar la Copa del Rey. Lo consiguió en 2007 cuando militaba en el Sevilla (1-0 al Getafe).

El Barcelona parte como favorito, pero la Copa del Rey es amiga de las sorpresas y no distingue entre grandes y menos grandes. Por lo demás, si hay dos equipos grandes en su historia son los protagonistas del partido del miércoles: 24 trofeos tienen los azulgranas y 23 los rojiblancos.

Alfredo Di Stéfano nunca tuvo una buena relación con la Copa del Rey. Su trofeo especial fue siempre la Copa de Europa, no en vano condujo al Madrid a ganar las cinco primeras ediciones y a otras dos finales más, la última de las cuales -derrota ante el Inter por 3-1 el 27 de mayo de 1964- propició su salida del club blanco.

El gran enemigo con que se tropezó fue el "eterno rival" capitalino, el Atlético de Madrid, que le ganó dos finales seguidas, en 1960 y 1961, por lo que llegó a pensar que jamás uniría dicho título a su impresionante palmarés: 8 ligas, cinco Copas de Europa y una Intercontinental, cinco veces máximo goleador y mejor jugador de Europa en 1957 y 1959.

"Por culpa del Atlético casi me retiro sin ganar la Copa de España", recuerda la "saeta rubia" en sus memorias. La consiguió en 1962 contra el Sevilla, al que el Madrid ganó por 2-1 (Puskas por los blancos y Diéguez por los sevillanos).

Diego Armando Maradona tiene recuerdos encontrados de la Copa del Rey. Uno bueno y otro malo. El bueno fue la final del 4 de junio de 1983, ganada por 2-1 al Madrid, que dirigía nada menos que Di Stéfano.

El malo se escenificó al año siguiente, el 5 de mayo, en el Bernabéu y precisamente ante el Athletic de Bilbao, que ganó la final, disputada bajo el recuerdo de la grave lesión que Goikoetxea le había causado al "pelusa" el 24 de septiembre del año anterior.

El partido terminó en una pelea general, que Maradona rememora en su biografía: "Nos cagamos a palos en el centro de la cancha..Menos mal que a mi salieron a defenderme Migueli y los muchachos, porque si no me mataban".

Mejor recuerdo de la Copa del Rey tiene su compatriota Diego Simeone, que el 10 de abril de 1996 conquistó el trofeo en las filas del Atlético de Madrid, vencedor por 1-0 sobre el Barcelona, liderado entonces por su actual técnico, Pep Guardiola, a las órdenes de Johan Cruyff.

Fue el primer título de Simeone en el fútbol español y la antesala de un histórico "doblete", ya que el 25 de mayo el "Atleti" se proclamaba también campeón de Liga con un 2-0 al Albacete.

Simeone tuvo el honor de abrir el marcador.

"Esto es una gran felicidad", dijo Simeone después del partido.

El mexicano Hugo Sánchez, el goleador de goleadores de la Liga española en la década de los 80, mantiene con la Copa del Rey un doble idilio, ya que la ganó con el Atlético en 1985 y con el Madrid en 1989, después de eliminar en semifinales a su ex club, El chileno Iván Zamorano, en el Real Madrid, y el brasileño Ronaldo, en el Barcelona, compartieron una situación curiosa: cuentan en su balance profesional sendas Copas del Rey pero no disputaron las correspondientes finales.

Ambos contribuyeron a que sus equipos alcanzaran la final, pero su convocatoria para jugar la Copa América les impidió festejar el galardón.

"Bam Bam" Zamorano se perdió la final del 26 de junio de 1993, que el Madrid ganó al Zaragoza por 2-0, pero con seis goles había contribuido a que los blancos llegaran al último momento, después de eliminar en semifinales al Barcelona con dos tantos del chileno.

El "fenómeno" Ronaldo fue vital en la cuarta ronda para eliminar al Real Madrid. En el Bernabéu, su compatriota Roberto Carlos intentó despejar un remate de Ronaldo y marcó en propia meta el primer gol. Luego, empató Davor Suker. En el Camp Nou, Ronaldo abrió la cuenta del 3-2 definitivo.

Los azulgranas derrotaron el 28 de junio de 1997 al Betis por 3-2 en la prórroga. Ronaldo no tuvo mucho que celebrar porque no estaba y porque un mes después de marchó al Inter de Milán.

A Roberto Carlos le tocó vivir otra noche amarga el 6 de marzo de 2002 en la final del Bernabéu entre el Madrid de Zidane y el Deportivo de La Coruña de Valerón. Los blancos soñaban con el título para conmemorar el centenario del club. Perdieron 2-1 y el partido pasó a la historia como el "centenariazo".

El lateral brasileño no pudo añadir a su brillante palmarés en el Madrid (cuatro Ligas, tres Copas de Europa y dos Copas Intercontinentales) la Copa del Rey, lo que sí hicieron esa noche sus compatriotas del "Dépor" Mauro Silva y Djalminha y el argentino Lionel Scaloni.

"Este será un recuerdo que me durará toda la vida", comentó Scaloni. "No se acaba el mundo por esto", acotó Fernando Hierro, el capitán blanco.

Ambos tenían razón. Una nueva final llama a la puerta y, a su término, unos archivarán en su memoria el éxito para siempre y los rivales tratarán de olvidar la derrota para buscar otros sueños.
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
6 de Diciembre de 2016|03:06
1
ERROR
6 de Diciembre de 2016|03:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016