Deportes

Barrichello se rebela contra su destino de "segundón"

El piloto brasileño está de nuevo a los mandos de un bólido ganador, el Brawn GP, pero a sus 36 años, parece incapaz de desprenderse de su estigma de "segundón".

El brasileño Rubens Barrichello está de nuevo a los mandos de un bólido ganador, el Brawn GP, pero a sus 36 años, parece incapaz de desprenderse de su estigma de "segundón".

Su segunda plaza el domingo en el Gran Premio de España remitió a un episodio que lo marcó siete años atrás. "Derrota histórica de Ferrari. La imagen más frustrante del deporte. Ferrari no tiene ninguna necesidad de hacer eso".

Así se lamentaba el comentarista de la televisión brasileña (http://www.youtube.com/watch?v=T-PgZ7Psel8) al final del Gran Premio de Austria de 2002, después de que Rubens Barrichello dejara pasar a su compañero Michael Schumacher. Ahora, "Rubinho" no quiere que se repita la misma historia.

Schumacher ganó entre abucheos aquella carrera, a partir de la cual se prohibieron las órdenes de equipo en la Fórmula 1, que vivió una jornada de escarnio mundial. El alemán dejó el primer puesto del podio a su compañero, que a partir de ahí quedó marcado como eterno "segundón", acompañante y espectador de lujo de una era, la de Ferrari y la de Schumacher, campeón mundial cinco veces seguidas, de 2000 a 2004.

Barrichello tardó seis años en confesar que efectivamente recibió órdenes de equipo. Más bien, amenazas. Y que Schumacher estaba al corriente. Su relación con el difícil piloto alemán nunca fue buena. Pero Barrichello, que llegó a la "scuderia" en 2000, lo aceptó sin rechistar y no dejó Maranello hasta 2006.

En el muro de Ferrari, vestido de rojo, aquel 12 de mayo de 2002 en el circuito A1-Ring estaba el ideólogo de aquella época roja, Ross Brawn, que ahora como jefe del equipo que lleva su nombre tiene clara su estrategia. Barrichello, el piloto con más Grandes Premios disputados en la historia, vuelve a ser el actor secundario detrás de su compañero, el británico Jenson Button, el líder, el protagonista.

El domingo en el Gran Premio de España se vivió una situación paralela a la de Austria. Barrichello, segundo en el campeonato, adelantó a Button, que tenía la "pole position" en la salida. Iba directo a su primer triunfo del año con el mejor coche de la parrilla. Su compañero ya llevaba tres. Estrategia de tres paradas para ambos. Al final no. Button sólo entró dos veces a boxes y ganó su cuarto Gran Premio del año.

"Tenía la carrera en mis manos y me sorprendió cuando me dijeron que iban a cambiar la estrategia de Jenson a dos paradas", dijo molesto Barrichello tras quedar segundo. Otra vez. "Me gustaría entender por qué lo cambiaron".

El brasileño, que no gana desde septiembre de 2004 en China, quiso dejar algo muy claro cuando se le preguntó por Austria 2002: si vuelve a recibir órdenes de equipo para dejar pasar a su compañero, como sucedió con Schumacher, no las obedecerá. No quiere vivir la experiencia de hace siete años.

"Si eso sucede, no seguiré otra vez ninguna orden de equipo. Lo dejo claro ahora para que todo el mundo lo sepa".

Pero matizó que la situación no es igual a la de Ferrari entonces: "Es muy diferente. Aquí tenemos una situación más amigable".

"Me encantaría ver a Rubens ganar una carrera. No hay prioridades", explicó Ross Brawn.

"Hace poco la gente estaba poniendo flores en mi tumba, pero estoy aquí, vivo", agregó sin más lamentos el brasileño.

A Barrichello se le dibujó una sonrisa en la cara cuando en marzo se confirmó que había sobrevivido a una muerte anunciada: todos querían ver de nuevo el apellido de un Senna, el de Bruno, sobrino del mítico piloto, en la parrilla. Todos menos Ross Brawn, que confió en la experiencia de "Rubinho".

La falta de tests durante la temporada y los muchos cambios técnicos para 2009 provocaron que Brawn fuera conservador. "He tenido suerte, porque la Fórmula 1 está cambiando. Ahora va a primar más la experiencia", admitió Barrichello.

El veterano piloto no ocultaba cierto halo de revancha. "Todos los rumores apuntaban a Senna, pero yo hablaba con Ross (Brawn) todas las semanas y me dejó claro que me quería. Me mantuve calmado, sin hablar. La gente daba como seguro el nombre de Senna, pero yo sabía que la historia era diferente", aseguró.

Bernie Ecclestone, el dueño del negocio de la Fórmula 1, hizo una oferta a Honda para comprar el equipo, con la condición de que Senna fuera piloto. Pero fue rechazada. "Habría sido fantástico para todos tener de nuevo el nombre de Senna en la Fórmula 1", dijo sin reparos el británico.

"El nombre de Senna sería muy importante para la Fórmula 1, estoy de acuerdo, pero estoy feliz de que no haya llegado el momento", señaló Barrichello con mueca pícara.

El brasileño ha sobrevivido y en él ha renacido la ambición perdida. De nuevo, como en Ferrari, tiene un coche ganador. Aunque sea para ser subcampeón como en 2002 y 2004.
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|11:28
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|11:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes