Deportes

Nadal critica al torneo de Madrid en su día inaugural

El español tuvo hoy duras palabras hacia el torneo de Madrid, con críticas a las condiciones de juego y a la intención de probar una pista azul que sustituya al rojo habitual de la arcilla.

El día inaugural del torneo de Madrid, un "mini Grand Slam" de corte futurista que instala al tenis en una nueva dimensión, se vio ensombrecido hoy por las duras críticas del español Rafael Nadal.

Número uno del tenis mundial, Nadal tuvo duras palabras hacia el torneo, con críticas a las condiciones de juego y a la intención de probar una pista azul que sustituya al rojo habitual de la arcilla.

"Las instalaciones bien, (pero) está todo un poco desordenado aún, creo yo. El bote de bola está complicado de momento. Ayer y hoy he entrenado afuera y la pista tenía bastantes malos botes, y si le añadimos la altura de Madrid se pone complicado jugar", dijo el español de 22 años.

El intento de Madrid de crear una superficie azul que sustituya a la habitual naranja también fue criticado por Nadal. Los organizadores tenían la intención de jugar todo el torneo en azul, pero finalmente debieron conformarse con tener sólo una pista de entrenamiento de ese color.

"Sea lo perfecta que sea y lo buena que sea yo estoy en contra totalmente", enfatizó Nadal.

"Todos podemos levantarnos bien o mal", dijo con gesto serio Manolo Santana, director del torneo, cuando se le preguntó por las palabras del número uno del mundo. La cancha central del torneo lleva el nombre de Santana, el mejor tenista español de la historia hasta la irrupción de Nadal.

Santana reconoció que el torneo impulsado por el rumano Ion Tiriac fracasó en su intento de dar un golpe de fuerte impacto mediático con la creación de canchas de arcilla azul que sustituyeran a la tradicional naranja.

"El 'timing' no fue el correcto, nos apresuramos. Pero queremos hacerlo, Madrid siempre se destacó por ser novedoso, de avanzada. Yo no pienso en el pasado, pienso en el futuro".

Pero Nadal sí destaca el pasado.

"La gira de tierra es histórica, la tierra es roja, no azul, el tenis no sólo es show-business, hay más cosas que valorar, historia y tradición. Por algo será que hay escenarios emblemáticos en el mundo del deporte que se conservan".

"En mi humilde opinión la pista debería ser roja como ha sido siempre. Si ponemos cosas raras teniendo en cuenta que a la semana siguiente es Roland Garros, yo lo veo complicado, pero sabemos que a veces hay cosas que pasan por delante de la tradición y la historia, confiemos en que esta vez no sea así".

"A mí me encantaba el torneo de Madrid como estaba antes", insistió Nadal, patrocinado por Mapfre, rival de la aseguradora Mutua Madrileña, principal "sponsor" del torneo.

Madrid se jugaba hasta 2008 en otoño (boreal) y en superficie rápida. El nuevo torneo, un verdadero "mini Grand Slam", es mucho más grande, se disputa sobre arcilla y reúne a las mejores raquetas de la ATP y la WTA.

De 2,270 millones de dólares en premios que repartía saltó a 7,2 millones. La estrella del torneo es el estadio central con techo corredizo y capacidad para 12.000 espectadores. Hay otros dos técnicamente idénticos, con posibilidad de albergar a 3.500 y 2.500 personas. La superficie construida en el certamen pasó de 30.000 metros cuadrados a 83.500.

Pese a lo impactante del escenario, a Nadal no le gusta que el torneo termine seis días antes de que el 24 de este mes se inicie el Abierto de Francia, el máximo torneo sobre arcilla y uno de los cuatro de Grand Slam, en el que buscará su quinto título consecutivo.

"No dudo de que las instalaciones son de las mejores que hay en el circuito (pero) que el último torneo previo a Roland Garros sea en altura cambia un poco la situación. Si el último torneo fuera Roma antes de París serían condiciones más idoneas, pero hay una semana ahora antes, así que no hay problema con eso".

Nadal no se quedó allí. En la que fue la primera rueda de prensa de un jugador en la flamante Caja Mágica, un impactante complejo diseñado por el arquitecto francés Dominique Perrault y escenario clave de la candidatura de Madrid a los Juegos Olímpicos de 2016, echó por tierra cualquier posibilidad de que Madrid aspire algún día a organizar un Grand Slam.

"Los Grand Slam son cuatro, ¿te parece que puedes poner cinco? No lo sé, (Madrid) es un gran torneo, pero la tradición indica que son cuatro, no cinco. Seguro que Madrid es un gran torneo, pero Roma y Montecarlo son grandes torneos también. Los Grand Slam son sólo cinco ahora mismo, no sé".

Tiriac suele decir que no aspira a un Grand Slam, sino a un torneo incluso "mejor" que reparta tantos premios y puntos como uno de los cuatro grandes. El de Madrid es un torneo categoría "1000", sólo superado en importancia por los de Grand Slam.

Santana, que reconoció conversaciones con Roma para cambiar la fecha de Madrid, aseguró no haber comentado hoy con Nadal las críticas que hizo al torneo, y desestimó que la altura de Madrid -poco más de 500 metros- sea un problema.

"Hay un complejo con la altura de Madrid. Yo fui jugador y nunca me afectó. Muchos jugadores españoles ganaron el torneo de Gstaad, que se juega a mil metros de altura".
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
2 de Diciembre de 2016|19:13
1
ERROR
2 de Diciembre de 2016|19:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016