Deportes

El nuevo gran ídolo del Barcelona es el pequeño Iniesta

Ni Messi, ni Eto'o, ni Henry, ni Xavi. El nuevo gran ídolo del Barça es Andrés Iniesta, una especie de "antihéroe" que se consagró definitivamente con la jugada con la que todos sueñan: un gol en el tiempo de descuento que vale una final de la Liga de Campeones.

A punto de cumplir 25 años, Iniesta "sólo" juega al fútbol. No es un hombre carismático, posee un carácter extremadamente tímido, su físico no es especialmente agraciado, es muy pequeño, apenas da titulares a la prensa, no se tiñe el pelo y no luce tatuajes. Pero es un "crack", como confirmó en la memorable noche del miércoles.

Fue el partido de su consagración, si es que lo necesitaba. Apareció en el momento de la verdad, cuando el Barcelona necesitaba un jugador con valor que marcara el gol definitivo. Y él lo hizo, con un sensacional disparo desde la frontal del área que significó el empate a uno ante el Chelsea y el pase a la final de la Liga de Campeones en Roma.

Iniesta enloqueció y ofreció detalles únicos en su carrera. Primero, se quitó la camiseta para celebrar el tanto. Y luego, ante los periodistas, lanzó una frase que dejó boquiabiertos a todos: "Es la hostia".

El liviano centrocampista acababa de firmar su gran obra maestra con un gol que dio la vuelta al mundo y que le situó definitivamente en el Olimpo del fútbol actual. Ya se había ganado el favor de la crítica española y de sus hinchas, pero quizá le faltaba una jugada así para reivindicarse ante todo el mundo.

Jugador del club desde los 12 años, cuando dejó su Fuentealbilla natal, en la provincia manchega de Albacete, para trasladarse a la fábrica "culé" de futbolistas, La Masía, Iniesta es hoy el gran ídolo del barcelonismo, que por la noche salió a las calles para corear: "¡Esta noche voy de fiesta, viene Andrés Iniesta!".

"Si alguien merecía la gloria, era él. Por su extraordinaria calidad futbolística, por supuesto, pero también por su inmensa categoría humana. Por su propio carácter introvertido es un jugador que trabaja y decide, pero no reclama jamás el más mínimo protagonismo. Ayer el fútbol se lo dio", opina hoy el diario "Sport".

Su gol entró en la historia del club junto a otros tantos históricos. Así, los aficionados azulgranan recuerdan el gol de José Mari Bakero el 6 de noviembre de 1991. El Kaiserlautern ganaba por 3-0 y el Barcelona necesitaba un tanto para clasificarse para los cuartos de final de la Liga de campeones.

Entonces, apareció la cabeza salvadora de Bakero en el último minuto y marcó un gol imposible que clasificó al Barcelona. En esa temporada, el equipo azulgrana acabaría conquistando su primera Copa de Europa con otro gol histórico, logrado por Ronald Koeman en la prórroga de la final ante la Sampdoria.

El gol de Iniesta amplificará su magnitud si finalmente el Barcelona conquista la actual Liga de Campeones. Jugará ante el Manchester United en una cita que había empezado a venderse como un duelo entre Cristiano Ronaldo y Messi, los dos futbolistas más famosos del planeta. Pero ahora aparece Iniesta para reclamar un lugar de privilegio ante los focos.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|04:05
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|04:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016