Deportes

Ronaldo, una estrella en su máximo esplendor en la final de "Paulistao"

Cuando el año pasado un Ronaldo "gordito" y aún recuperándose de una grave lesión ingresaba al Corinthians, nadie imaginaba que cuatro meses después, el "Fenómeno", en su máximo esplendor, llevaría al "Timao" a disputar la finalísima.

Pero eso es precisamente lo que ocurrió. Y el domingo, ante unos 34.000 entusiastas espectadores que agotaron las entradas para el choque en menos de dos horas, un Ronaldo "como en su mejor época", según coinciden seguidores y detractores, guiará como un gurú a su equipo hacia un nuevo título.

Jugando en casa y al calor de su aguerrida hinchada "La Fiel", Corinthians puede darse el lujo de perder hasta por dos goles de diferencia y aún así levantar la copa por vigésimasexta vez en su historia.

Hasta los números parecen jugar a favor de los locatarios, que no pierden en casa por tres goles -resultado que le daría la victoria a Santos-, desde marzo de 2007, cuando cayó ante Cruzeiro por 3-0.

Pero más allá de las estadísticas, el astro del choque será el "Fenómeno", mentor de la actuación que puso a Corinthians a las puertas de un nuevo título. Ronaldo hizo ocho goles en diez partidos, entre ellos el convertido en la primera final ante Santos, que fue catalogado como "obra de arte" por analistas y como "digno de Copa del Mundo" por el "rey" Pelé.

Tanto es el entusiasmo y la fe de la "torcida" corinthiana en Ronaldo, que cerca de 400 hinchas acudieron al entrenamiento de hoy, y no dejaron ni por un instante de clamar por Ronaldo y gritar "es campeón".

Por su parte, Santos sabe que le será difícil sortear tantos obstáculos: una concurrencia masiva de más de 30.000 fanáticos contra sólo 2.000 "santistas", un Ronaldo en campo y una desventaja importante, para salir campeón.

El propio técnico Vagner Mancini reconoció hoy que para ganar, sus pupilos deben entrar a la cancha "como si fueran a disputar los últimos partidos de sus carreras".

"Santos sólo tiene posibilidad de revertir el partido si pone el alma en la cancha, si juega con superación, con garra, con voluntad", admitió el entrenador, en declaraciones que divulga hoy el portal GloboEsporte.

La definición de la finalísima del "Paulistao", que se juega a las 16:00 hora de Brasilia (19:00 GTM), parece estar pues en las manos, o mejor dicho en los pies, del jugador de 32 años, cuya brillante carrera futbolística, pocos meses atrás, muchos creían definitivamente sepultada.
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|07:48
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|07:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes