Deportes

El derby se equilibra: de la euforia del Real a la duda del Barca

Hace algunas jornadas, el Barça le llevaba doce puntos a su clásico rival. Hoy la brecha se redujo a cuatro unidades, y el sábado se enfrentan en un partido clave para definir la liga.

El Real Madrid equilibró los pronósticos y el "clásico" del sábado ante el Barcelona se presenta muy igualado por el momento de euforia que viven los blancos y las dudas surgidas en los azulgranas por la carga de partidos vitales y los últimos resultados.

El "clásico" recuperó toda su trascendencia después de que el Real Madrid se situara a cuatro puntos del líder cuando sólo quedan cinco jornadas para el final. El equipo blanco llega como un ciclón y el Barcelona comienza a acusar un calendario de máxima exigencia.

La situación es tal que la opinión de los hinchas permanece dividida. Así, periódicos como "Marca" o "Mundo Deportivo" publicaron esta semana encuestas en la que no aparecía ningún ganador claro.

Además, las casas de juego no pagan más de 2,5 euros (3,3 dólares) por cada euro apostado al triunfo de uno u otro equipo, constantando el equilibrio logrado por el Real Madrid.

El conjunto blanco lleva preparando el partido desde la noche del domingo, cuando conquistó el triunfo por 4-2 en el campo del Sevilla. Por contra, el Barcelona sólo pudo comenzar hoy a ocuparse del "clásico", pues el martes se midió al Chelsea en las semifinales de la Liga de Campeones.

El conjunto azulgrana tuvo que librar un encuentro durísimo ante el equipo inglés y la secuela más inmediata fue la lesión del mexicano Rafael Márquez, quien se despidió de la temporada por una lesión de menisco. Un serio revés, pues se trata de un jugador indiscutible en la zaga.

El calendario del Barcelona es terrorífico, pues después del "clásico" afrontará el encuentro de vuelta ante el Chelsea tras el 0- 0 del martes, recibirá al Villarreal en la Liga española y se enfrentará al Athletic de Bilbao en la final de la Copa del Rey. Es decir, se juega tres títulos en el espacio de dos semanas.

Quizá por ello, Josep Guardiola, su técnico, cambió inesperadamente de planes y dio mañana día libre a sus jugadores, algo que no estaba previsto a comienzos de semana, cuando se establece el plan de entrenamientos. Es posible que haya visto saturados a sus futbolistas.

La situación del Real Madrid es radicalmente diferente porque desde hace mucho sólo tiene un partido por semana y su único objetivo es la Liga española. Tiene tanto tiempo de descanso que incluso podrá recuperar al holandés Arjen Robben, quien llegará para el "clásico" tras superar una lesión muscular.

Además, está trabajando en el mejor clima posible después de haber acumulado 17 victorias y un empate en los últimos 18 partidos de la Liga española. Quién le iba a decir al hincha del Real Madrid hace sólo dos meses que su equipo se iba a jugar la Liga en el "clásico".

Pero si el Barcelona tiene una preocupación física, el Real Madrid tiene una preocupación mental, pues la presión es máxima. El líder todavía sería líder en caso de caer en el "clásico", pero al Real Madrid sólo le vale el triunfo.

Además, el conjunto blanco deberá afrontar después dos difíciles visitas consecutivas, a Valencia y Villarreal, en las que también está obligado a ganar.

"Puede que el Barcelona se ponga más nervioso si ganamos. Pero luego nosotros también debemos vencer al Valencia y al Villarreal, y eso tampoco es fácil", reconoció hoy el centrocampista holandés Rafael van der Vaart.

Las televisiones se frotan las manos porque el "clásico" del sábado está generando una expectación con la que nadie contaba hace unas fechas. Y nadie se atreve a hacer apuestas claras.
En Imágenes