Deportes

Mutombo se retiró del básquet como un triunfador

Dikembe Mutombo se lesionó su rodilla izquierda, durante la derrota contra los Trail Blazers, en Portland, el martes 21 de abril de 2009. El africano abandonó la practica profesional del deporte.

Era un día feliz para el astro congoleño, a pesar de que usaba muletas para caminar y lo tuvieron que ayudar para subir al podio en el Toyota Center. Su carrera como basquetbolista concluyó, pero los elogios siguen cayendo sobre él.

Mutombo recibió el viernes el premio J. Walker Kennedy Citizenship de la Asociación de Escritores Profesionales de Baloncesto, con lo que se convirtió en el primer jugador que obtiene este galardón dos veces, una distinción que se otorga desde 1975.

“Es un gran día, a pesar de la mala noticia de lo que ha ocurrido con mi rodilla”, dice Mutombo, que se desgarró un tendón en la rodilla izquierda durante la derrota, 107-103, de la semana pasada frente a los Trail Blazers de Portland en la serie de primera ronda de los playoffs de la NBA, donde (al cierre de nuestra edición), los Rockets quedaron a un paso de avanzar en la Conferencia Oeste.

“Es estupendo que te reconozcan como deportista y por la forma en que me he comportado durante mi carrera en la NBA”, añade.

Mutombo se esforzó durante más de una década por recaudar fondos con el propósito de construir e inaugurar el Hospital Biamba Marie Mutombo y Centro de Investigaciones en Kinshasa, República Democrática del Congo, a un costo de 29 millones de dólares. Donó alrededor de 19 millones de dólares para la realización de ese proyecto y también ha trabajado para recaudar dinero para ayudar cubrir el alto costo de operación de dicho lugar.

Honores

Mutombo recibió en 1999 el premio President’s Service, que es la máxima distinción que se otorga en la nación a trabajadores voluntarios, y en 2007 ingresó en el Salón de la Fama del Deporte Mundial por sus labores humanitarias.

“Lo que hizo Deke al construir ese hospital en África es como un tributo a sí mismo”, señala el dueño de los Rockets, Les Alexander. “¿Cuántas personas conoceremos en nuestra vida que, a su edad, hayan contribuido tanto a la sociedad? Es una persona única”.

Mutombo, de 42 años, fue el jugador de mayor edad de la NBA esta temporada. Ganó cuatro veces el premio al mejor jugador defensivo del año y disputó ocho veces el Juego de las Estrellas. Es el segundo en tapones, con 3,289. Durante sus 1,196 partidos, Mutombo promedió 9,8 puntos, 10,3 rebotes y 2,7 bloqueos.

Con anterioridad, Mutombo había dicho que esta sería su última temporada, pero nunca había imaginado que tendría un final tan abrupto.

“Cuando estaba tirado en el suelo y el doctor me preguntó si podía levantar las rodillas, le dije: ‘No, no las siento’”, recuerda Mutombo. “Eso es parte del juego. Nunca sabes lo que puede pasar. Puedes tener en mente el resultado que quieres, pero algunas veces no ocurre lo que deseas”.

Desde que sufrió la lesión, Mutombo, muchos amigos, ex colegas y entrenadores, incluido John Thompson, su entrenador en Georgetown, se pusieron en contacto con él. Dijo que le dejaron docenas de mensajes en su contestador automático y le enviaron más de 100 mensajes de texto. Tiene planes de contestarlos todos.

“Toda la gente que he conocido en m vida, tanto en Estados Unidos como en África, se puso en contacto conmigo”, dice Mutombo.

Asimismo, el veterano astro africano tiene planes de estar junto a los Rockets durante el resto de los playoffs para ofrecerles su sabiduría y apoyo moral.

Apoyo al equipo

“Queremos llegar a la final y luego ganar el campeonato”, afirma Mutombo. “Es una meta que tenemos como equipo. Estaré allí todos los días para respaldar a mis compañeros y darles cariño y apoyo”.

“Si hay algún joven que necesita consejos, estaré allí para contestarle lo que pregunte”, explica el jugador. “También estaré en el banquillo junto a los suplentes y voy a darles ánimos a mis compañeros para que den lo mejor y podamos ganar”.

Alexander considera que Mutombo ocupará alguna vez una posición dentro de la NBA.

“Cuando acabe la temporada, tendré tiempo para pensar en mí mismo y para hablar con mi esposa y mis hijos”, dice Mutombo. “Eso determinará el próximo capítulo de mi vida. Ahora, estamos en temporada de baloncesto. Los Rockets están jugando aún y estamos en los playoffs”.
En Imágenes