Inversión extranjera directa crece moderadamente en la región

Según un informe de las Naciones Unidas, la inversión en Latinoamérica aumentó un 11% a 84 mil millones de dólares.
Los principales beneficiados fuero Brasil, México y Chile.
Además aseguran que la intervención del Estado en países como Bolivia y Venezuela afectan negativamente la inversión extranjera.

La inversión extranjera global experimentó un acelerado crecimiento en 2006, lo que acerca los flujos totales al máximo histórico alcanzado a comienzos de esta década.

Esa es una de las principales conclusiones que entregó el Informe Mundial de Inversiones 2007 difundido en la Conferencia de Comercio y Desarrollo de Naciones Unidas, presentando por esa institución y la Cámara de Comercio de Santiago, en la capital chilena.

Los fuertes descensos en la inversión extranjera ocurridos entre 2001y 2003 ya parecen haber quedado en el pasado debido a que en 2006 los flujos totales de Inversión Extranjera Directa (IED) superaron los US$ 1.300 millones, con un incremento anual del 38%.

El informe destaca que, si bien la IED aumentó más fuertemente en los países desarrollados, las economías en desarrollo también recibieron el flujo de inversión extranjera más grande de su historia, cercano a US$ 380 mil millones. Particularmente en América Latina las entradas de IED aumentaron un 11%, a US$ 84.000 millones.

Para la región se prevé un moderado crecimiento en las entradas de IED en 2007, esto producto del incremento en el precio de las materias primas y a las buenas perspectivas para las utilidades e inversiones de las empresas transnacionales en Latinoamérica.

En términos absolutos, Brasil, México y Chile son los países que han encabezado un proceso de inversión en el resto del mundo, duplicando su IED en el exterior, la que se acerca a unos US$ 50.000 millones. En este proceso destacan la inversión en los sectores extractivos; la industria manufacturera, basada en recursos naturales; y las telecomunicaciones.

El informe, sin embargo, pone especial atención a la tendencia de algunos países de la región donde el Estado ha intervenido con fuerza. A la habitual intervención en el sectore extractivo, ahora se han incluido áreas como las telecomunicaciones y la electricidad, puntualmente en Bolivia y Venezuela. “Es una mala noticia para América Latina”, dice el comunicado entregado a la prensa.

“Esta mayor intervención estatal en algunos países afectó negativamente los flujos de inversión, por lo que, descontando los llamados paraísos tributarios, se observa un estancamiento en las entradas de IED en el resto de la región”, agrega el informe.

Según el organismo, se prevé que durante este año y los siguientes se mantenga la tendencia al alza de la IED global, aunque a un ritmo menor al observado en 2006, lo que es consistente con la situación actual de la económica mundial.

Argentina no ha recibido la suficiente inversión extranjera e incluso, asegura que en nuestro país el aporte de capitales ha disminuido junto con el de Venezuela y Colombia.
Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 10:17
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 10:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial