Deportes

El futuro de Carlos Ischia en Boca es incierto

El DT está en su peor momento: hay malestar en la CD porque no le da lugar a Bianchi (la relación es fría) y también perdió crédito con el plantel. Si en la Copa le va mal podría dejar el cargo.

La derrota en Rosario, que se transformó en la quinta del torneo, generó que varios dirigentes pidan su salida. Ameal y Bianchi son quienes aún lo respaldan.

Nadie discute en Boca la imagen de Carlos Ischia: a pesar de su relación afectiva con Chacarita y Vélez, el actual entrenador ya es un "viejo lobo" del club de la Ribera, consagrado primero como ayudante de campo de Carlos Bianchi en la etapa más ganadora del club, y luego respetado como cara primera de la dirección técnica que hoy ocupa.

El inconveniente surgió tras la derrota de ayer en Rosario, cuando el equipo sumó su quinta derrota en el Torneo Clausura, que lleva once fechas jugadas.

La caída ante el equipo de Miguel Ángel Russo generó, en principio, que la dirigencia puntualice la mirada crítica en la figura del actual entrenador, a pesar de que el equipo anda con buen paso en la Copa Libertadores. Igualmente, en el torneo que mejor le sienta ha mostrado una cara endeble, que lo llevó a perder el último partido ante Deportivo Cuenca.

Por eso es que el malestar de varios dirigentes secundarios se habría hecho píblico hoy, al presidente de la institución, Jorge Amor Ameal, quien junto a Carlos Bianchi se transforman en el respaldo de Ischia.

El técnico por ahora sigue firme en su cargo, pero no debería sorprender que a final de temporada, o una eliminación en la Copa, sean evaluados con tanta determinación que pueda correr peligro en su tarea.

Será por eso que los nombres de Basile y Cabrero empiezan a sonar, aunque más no sea como versiones. O como marca de que algo se rompió...
En Imágenes