Annie Proulx: "El paisaje define a las personas"

La escritora norteamericana, autora del libro "Secreto en la montaña" e invitada a la Feria del Libro, aseguró que le preocupa escribir sobre "los problemas sociales de los ámbitos rurales", temáticas que suelen atravesar sus novelas, de paisajes áridos y personajes solitarios.

Por Mercedes Ezquiaga / EFE

Ganadora de numerosos y destacados premios como el Pulitzer, el PEN/Faulkner y el National Book Award, entre otros, Annie Proulx, nacida en Norwich (Connecticut) en 1935 comenzó su carrera como escritora recién pasados sus 50 años y es considerada en la actualidad una de las mejores cronistas de la vida provincial norteamericana.

Invitada por la embajada de Estados Unidos, la autora de Canciones del corazón (1988), Los crímenes del acordeón (1996), Un as en la manga (2005), Secreto en la montaña (2006) (llevada al cine por Ang Lee) y su primera novela Atando cabos (1993) (también adaptada a la gran pantalla), brindará dos charlas sobre "La literatura como modo de vida" y "Anclando la ficción en la geografía".

"Pienso que la geografía y la historia juntas son las que dan forma a las historias y que los lugares determinan las personalidades de los personajes", dijo la escritora norteamericana de 73 años, de hablar pausado y reflexivo, en su primera visita a la Argentina.

"Cuando pienso en escribir una historia, lo primero que averiguo es el clima, la geología, la geografía, los vientos, cuáles son los alimentos que se cultivan, cómo se trabaja la tierra en esos lugares... todas estas cosas hacen que la historia suceda y me informan sobre cuál va a ser la vida de los personajes", detalló.

En la mayoría de sus novelas y cuentos, Proulx se sumerge en la Norteamérica rural, de paisajes áridos y vastos, de ranchos y cowboys, de cultura agrícola y vida agreste, de altas montañas y desiertos, de horizontes lejanos y pueblos distantes, en lugares como Wyoming, Texas o Newfoundland, en Canadá.

"Diría que la principal característica de las áreas rurales es que la gente cree en el trabajo duro como una de las virtudes más importantes del hombre. El trabajo define quién es uno, lo que uno hace, cómo es como persona, y dependiendo de cómo es la región, te condiciona", esbozó la autora.

A través de relatos profusamente descriptivos, Proulx tiene la capacidad de crear personajes entrañables y conmovedores, aunque sen marginales, oprimidos, perdedores, homosexuales reprimidos, cornudos o chantas, siempre enclavados en contextos rurales, y en situaciones de lo mas desoladores, en las que aún así las atraviesa con ironía o humor mordaz.

"Yo creo que una gran parte de la escritura es la observación de cómo se comportan las personas. Además, me formé como historiadora por lo que, en principio, me interesa y me siento atraída hacia los períodos de transición de las sociedades y la mayoría de mis libros tienen que ver con situaciones económicas cambiantes en las zonas rurales".

"Escribo sobre la forma en la que reacciona la gente, los acontecimientos locales o lo que pueda suceder alrededor ayudan, pero como una estructura mayor, como algo que en realidad esta apoyando a la historia. Para mí, son la pequeñas cosas las que ayudan al escribir, la forma de una piedra, las cosas táctiles, los olores, soy más como una esponja que como una explicadora", aseguró.

Una de sus obras más celebradas, Secreto en la montaña, fue adaptada a la gran pantalla por Ang Lee y recibió en su momento numerosas nominaciones para los premios Oscar pero se alzó finalmente con unos pocos de los galardones, a lo que Proulx salió a criticar públicamente el "factor homofóbico" que rodeó la ceremonia.

"Ya no pienso en eso para nada, fue un comentario que hice en ese momento y la verdad es que tenías que estar ahí para sentirlo. Cuando llegué a la alfombra roja estaba lleno de gente furiosa, con pancartas, en contra de los homosexuales. Fue algo que me tocó mucho, muy impresionante, y creo que Hollywood durante mucho tiempo ha tenido temor de mostrar una retrato de alguna manera positivo de las personas gay", contó Proulx.

"Hubo grupos y personas religiosas y de derecha que se han mostrado muy enojadas con la película y todavía siguen exhibiendo su asombro y enojo. No se dan cuenta de que en realidad esta historia tiene que ver con ellos", disparó la escritora.

Otra de las charlas que brindará Proulx, (el lunes próximo a las 19 en el Malba), se denomina "La literatura como modo de vida", curioso título para esta escritora que comenzó su carrera recién pasados sus 50 años.

"La idea de escribir simplemente no se me había ocurrido antes y cuando pienso en mí, no me considero una escritora sino una lectora, ya que los libros siempre han tenido una gran importancia en mi vida, pero como lectora. ¿Antes de los 50 años? Sólo escribía cartas", aseguró.

En la actualidad Proulx pasa sus días en una "casa muy linda" que se construyó en Wyoming: "En realidad se trata de una biblioteca con una cocina y una habitación -aclaró- pero en invierno las tormentas son tan terribles que no puedo salir ni entrar del camino, por eso, los últimos dos inviernos estuve viviendo en Nuevo México, y creo que es hora de vender mi casa e irme a vivir a la ciudad", admitió sobre su entorno rural cotidiano, tan característico en sus obras.

"No escribo para un lector en particular ni me interesa saberlo -señaló-, sin embargo a la mayoría de los lectores rurales no les gusta para nada mi trabajo. Una vez, en una lectura de uno de mis libros, se me acercó una señora y me acusó de que estaba arrastrando por el lodo el nombre de Wyoming, pero inmediatamente después me preguntó: "¿Firmarías mi libro?", recuerda la escritora, entre risas.

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|13:06
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|13:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic