Countries: una mendocina busca las claves para saber quién es "el patrón de la vereda"

¿Por un deseo de distinción o por seguridad? Una mendocina trabaja en un estudio mundial, con sede en Londres, en torno al crecimiento de urbanizaciones cerradas en varias ciudades del mundo. La mirada de Sonia Roitman sobre el asunto en el mundo, pero también aquí, en Mendoza.

Sonia Roitman es mendocina, pero hace más de 7 años trabaja en el University College London, en Inglaterra. Desde allí participa en una investigación sobre el avance de las “edge cities” o “ciudades al borde”, el fenómeno de los núcleos urbanos que crecen por fuera del radio tradicional de las urbes.

En esta tarea, Roitman busca puntos en común, pero también cuestiones diferenciadoras entre urbanizaciones de sitios tan diferentes y distantes como Londres, Moscú, Helsinki, Madrid, Beijin, Washington y Buenos Aires. Para ello, parte desde su conocimiento de la realidad de su provincia, Mendoza, en donde se erigen, según su propia cuenta “por lo menos 70 barrios cerrados de diferentes características”.

El eje conductor de una investigación de dimensiones internacionales parece ser una mendocinada: ¿quién terminará siendo “el patrón de la vereda”? aquí entra una serie de relativamente nuevas  formas de convivir: condominios, barrios cerrados, barrios privados, countries, barrios verticales y otras experiencias diferentes a la vida común de barrio.

“Antes –rememora Roitman, de paso por aquí- una persona de plata que vivía, por ejemplo, en la calle Emilio Civil toleraba el paso de un pobre de cualquier barrio por su vereda. Además, si por alguna circunstancia un rico debía ir a un barrio, lo hacía. Hoy ni los unos ni los otros lo pueden hacer. O el rico vive en un barrio al que no cualquiera puede entrar o bien, lo que frena a cualquiera a ir a ese barrio de las afueras es el miedo a que le pase algo malo”.

La investigadora sostiene que la moda de los barrios cerrados viene desde antes de la década de los años 70. En la Argentina el primero de todos fue Tortugas, en las afueras de Buenos Aires. “Lo que se buscaba en esa época –señala Roitman- era la posibilidad de tener una casa fuera de la ciudad, un lugar para el fin de semana”. De esa manera, lo que se creó fue un estilo de vida “dentro del club, con casas más bien rústicas y no tan grandes”.

En las “diferentes olas” que la investigadora mendocina ha diferenciado sobre el surgimiento de los barrios privados, da cuenta que recién en los años ´90 surgen los barrios cerrados tal como se los conoce ahora. Marca que un factor central fue alejarse de la selva urbana y la localidad exponente de este factor en la Argentina –que es parte del estudio británico- es la zona bonaerense de Pilar.

Luego, indica, factores económicos hicieron que mucha gente vendiera sus departamentos en la ciudad de Buenos Aires para quedarse a vivir en los countries, aunque todo tiene un eje conductor: las autopistas. “No sabemos qué fue primero, si las autopistas o estas urbanizaciones, pero lo cierto es que no existiría este polo de desarrollo sin una ruta que en poco tiempo los devuelva a sus lugares de trabajo”, cuenta Roitman.

Sin plan ni control

Es aquí cuando entra un factor que también tiene un capítulo mendocino: ¿alguien pensó que esto podía pasar?, ¿alguien planificó y orientó ese desarrollo? “No”, responde Roitman. “En realidad –acota- lo de Pilar pasó, no lo se planeó”. Y acepta, a renglón seguido, que es una realidad que tiene mucho en común con lo que pasa en esta materia en el resto del mundo. “La moda de las urbanizaciones cerradas está en todas partes”, dice y agrega, a modo de ejemplo, que el fenómeno ha estallado ahora en China con una curiosidad: “Los barrios –relata- tienen todos nombres en inglés y copian modelos de California, aunque ningún arquitecto jamás haya pisado Estados Unidos”.

Si los chinos quieren que su lugar de vida se parezca a California, ¿a quién queremos parecernos nosotros en nuestros propios barrios privados? “Indudablemente –responde Roitman- son una imitación de Miami”, otra herencia de los años ´90.

La explosión de este tipo de núcleos en los bordes de ciudades importantes bajó de velocidad con la crisis de 2001, pero no se frenó. Pero lo peor es que, a pesar del grado de desarrollo que se venía verificando, el Estado no incluyó en su normativa, reglas claras para manejar esta situación. Dicho en criollo: cualquiera avanza con la construcción de condominios, countries, barrios cerrados y las normas vienen después, casi a medida.

Roitman, sobre esto último, alerta que “en la Argentina no hay control de la situación” y lo diferencia de, por ejemplo, Canadá, "un país más igualitario". “Allá hay 300 barrios de estas características en todo el país y sólo en Pilar hay más de 170”, informa.

Countries, en clave negativa

Sin quererlo, el tema es abordado automáticamente con un sesgo negativo. “Si, es verdad”, admite que es el tono del diálogo la investigadora, pero lo justifica: “Tienen aspectos positivos, sino, no habría tanta gente viviendo allí; pero hay que remarcar que lo negativo es la falta de planificación”.

“Estos barrios –indica- crecen desproporcionadamente, separándose de la ciudad abierta e imposibilitando circular con normalidad por ella al resto de la población, por lo que es importante estudiar hasta qué punto hay una cuota de segregación en continuar permitiendo que avancen sin que el Estado controle o regule la actividad”.

Explica que, en muchos casos, "representan un obstáculo en la trama urbana" cuando están insertos en las cercanías de las ciudades.

En síntesis, Roitman sostiene que “el Estado no sabe hacia donde va la ciudad, no planifica, pero si es una cosa que te puede explicar muy bien un empresario inmobiliario, que si lo tiene bien en claro”.

Metida de lleno a decodificar el fenómeno de Pilar, la mendocina cuenta que allí se generó “otro centro” a la localidad. Artificalmente, los grandes shoppings generaron un polo en el Kilómetro 50, tal la simple referencia geográfica que habla con suficiencia del pragmatismo del nuevo eje urbano.

A su alrededor, los barrios cerrados pero un nuevo condimento es el que distingue, de acuerdo con la investigación de Roitman, el crecimiento urbano argentino del resto: la desigualdad y la pobreza.

Pilar no tenía grandes índices de pobreza ni de mortalidad infantil. Y ahora los tiene: la gente que presta servicios en los coutries es pobre y vino de afuera, también, como los nuevos habitantes del lugar. Pero viven en condiciones diferentes.

El inconveniente surge cuando estos bloques habitacionales prácticamente se independizan del poder político y, por lo tanto, no tienen o no saben cómo responder ante estos nuevos desafíos.

Dicho de otro modo, se ha inventado una nueva tradición, de raíces cortas que le pasan por arriba al centro tradicional del distrito. Por un lado, la plaza, la iglesia, la municipalidad. Por el otro, el patio de comidas, los servicios privados y otras cúpulas que no son de la catedral: los shopping.

¿Apariencias o seguridad?

Sonia Roitman sostiene que algo que diferencia a los barrios cerrados argentinos de los resto del mundo es la ostentación de sus habitantes. "En Estados Unidos -comenta- más bien se busca que nadie se entere dónde viven, se disimula la construcción en medio de la ciudad y lo que buscan sus habitantes es más confort". Pero aquí, dice, "la cuestión está marcada por una fuerte contraposición entre quienes sí pueden y los que no pueden vivir en un mismo lugar".

En las encuestas realizadas en Pilar, pero también en Mendoza, ya que sus estudios sobre el tema se remontan a diez años atrás en nuestra provincia, los resultados que la investigadora obtuvo dan cuenta que la mayoría de la gente admite que se traslada a esos barrios por razones de "seguridad". Sin embargo, al preguntarles en otra tanda de preguntas sobre la cuestión de "distinción" o "status" que implica vivir allí, también es admitido mayoritariamente.

"Yo saco como conclusión que a la gente le resulta mucho más fácil mostrar el argumento de la inseguridad, ya que es aceptable socialmente, que blanquear su deseo de diferenciarse del resto lléndose a vivir a estos barrios", comentó Roitman.

El problema que los llena de preguntas

Crecieron sin control y sin normas que regulen su expansión, pero al transformarse en ciudades casi "autoreferenciales", los countries empiezan a tener problemas. Se trata de cómo administrar sus relaciones internas cuando parecen no adscribir al gobierno del resto de los mortales y cuando, en muchos lugares -"uno de ellos Pilar", señala Roitman- hasta quieren independizarse políticamente del municipio que los contiene en su geografía.

La prestación de los servicios básicos, educativos, sociales y hasta lo que les pasa a las personas que prestan servicios de mantenimiento, seguridad, domésticos en los barrios privados son inconvenientes que deja a mitad de camino el impulso urbano de esta modalidad.

Para Roitman, "de apoco sus habitantes empiezan a darse cuenta que ya no es tan fácil ni barato vivir en esos lugares, ya que hasta una misma mnarca de heladería que se radica en sus propios centros comerciales vende los helados mucho más caros al´´i que en cualquier otro lugar".

Pero "cada país en particular tiene un problema de acuerdo a su sociedad". Por ejemplo, dijo, "en Estados Unidos, el país que más urbanizaciones cerradas tiene, esto se ve como normal y directamente, los servicios son privados. Pero aun allí hay reglas y normas que aquí no terminan de establecerse".

"En Latinoamérica -dice- es donde más ostentación y se da, paradojalmente, en medio de un marco de grandes diferencias económicas y sociales entre el grueso de su población". Y comparó nuestra realidad con la de Sudáfrica, en donde, superado el apartheid a nivel político, "son los blancos los que se ´refugiaron´en este tipo de barrios".

Por unos o por otros

Roitman indicó que en Mendoza las zonas más elegidas para la expansión de urbanizaciones cerradas "son Maipú y Luján", en coincidencia con la "Primera Zona vitivinícola". Pero salta una pregunta: ¿a alguien le importa, en una provincia sin ley que regule el crecimiento urbano, que se levanten viñas para construir barrios? "Eso no es alguien que decide quien va a vivir a un barrio privado; buscan una casa que les guste en un buen lugar. El que debe preocuparse con esto es el Estado, ya que al privado lo que le importa es la rentabilidad y la actividad inmobiliaria es más rentable que mantener unos viñedos. Sería muy raro -completa la idea- que un desarrollador inmobiliario se pregunte cuánto daño le hace a la industria vitivinícola o al paisaje".

En su análisis de la perspectiva local, Roitman advierte que "los gobiernos se verán cada vez más obligados a optar, o por los reclamos de los barrios privados, llenos de gente generalmente influyente, o bien por el resto de los habitantes".

"Mientras no haya una ley de uso del suelo -advierte- esta falsa disyuntiva estará siempre presente".

Opiniones (15)
22 de noviembre de 2017 | 03:38
16
ERROR
22 de noviembre de 2017 | 03:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Yo no vivo en un barrio privado, PERO ME GUSTARÍA!. Vivo en Chacras de Coria, que ERA un pueblo idílico y seguro. Mi casa es muy linda y con un parque. Pero vivimos con miedo, con perros, cámaras y alarmas. Y no es por fobia. ES MIEDO REAL! La razón de todo esto es los pésimos intendentes que hemos tenido en Luján, notablemente Carral y ahora, el peor de todos por mucho: LÓPEZ PUELLES-. Este incompetente ha destrozado Chacras. Al lado de tu casa te hacen un negocio, no se puede andar por las calles -pozos de paisaje lunar-. Y esmuy inseguro- Hay asentamientos por todos lados. Ves gente, que realmente infunde miedo, caminando por las calles -sin ser xenófobo-, la policía no existe. realmente este LópezPuelles es lo peor que nos pudo haber pasado, y nuestro pueblito está sucio, intransitable, impuestos carísimos, servicios carísimos y muy malos. Y lo peor de todo, SABEMOS QUE TODO VA A ESTAR PEOR a medida que pase el tiempo. Por que gana elecciones los tipos poco preparados, de mala calidad, escasa honestidad, etc, es otro tema difícil de analizar.
    15
  2. Creo que vengo leyendo a Sonia Roitman, por lo menos, hace 10 años en los medios. Lo simpatico es que no trabaja en la UNCuyo o en la UTN, trabaja en la University College London, mas o menos como un barrio privado de la educacion. Si los barrios son abiertos o cerrados, poco tiene que ver, el problema es la seguridad. En los barrios privados lo paga la gente que alli vive, en los barrios abiertos, nadie paga y pasa lo que pasa. Nunca escuche que una persona muriera al quedar entre las balas de dos bandas en pugna en un barrio privado (probablemente existan tambien ladrones de guante blanco, pero no se dirimen a tiros). La gran diferencia entre vivir en un lugar o en otro es la presencia del estado con determinadas cuestiones (servicios, mantenimiento de calles, etc), y lo cierto es que en los barrios privados suplen al estado por las expensas. Respecto a la planificación, no existe, simplemente eso. Igualmente creo que el analisis de Roitman es muuuuuuy livianito. Que los barrios de Mendoza son una imitación de Miami? Porque? Porque tienen Palmeras?. El fenomemo de los barrios privados se debe principalmente al desarrollo inmobiliario, y a que ofrece cierta calidad de servicios que el estado no garantiza, incluida (y principalmente) la seguridad. No le demos mas vueltas al asunto. Los barrios, dice Roitman, "crecen desproporcionadamente, imposibilitando circular con normalidad al resto de la poblacion", es probable que eso ocurra en algunos casos, pero la invito doña Roitman (y a Conte también, que no deja de bajar linea en la edición de la nota), a que circulen libremente por el barrio Papa, el Lihue, el Paraguay, Olivares, Flores, Loyola, etc. NADIE EN SU SANO JUICIO PASA POR AHI, de hecho los evita. Entonces, hay que abrir solo los barrios privados? O tambien hay que abrir los barrios publicos que tienen dueños tambien? Seamos un poco honestos con nuestra realidad. Yo vivo desde hace 30 años en una zona urbana, la misma se ha visto modificada basicamente por el comercio (otro "logro" de la planificación de Mendoza), y detrás de mi casa hay 2 barrios del IPV, uno de "clase media" y otro de relocalización de asentamientos. No pueden ser mas distintos uno del otro. Y la cuadra que limita entre ambos barrios esta deshabitada en una de las caras por los problemas que tenian esos vecinos. A que viene esto? a que nos dejamos llevar por la fiebre de conquistas sociales sobre la burguesia argentina y dejamos de lado los problemas sociales que son mayoria y que deberian ser prioritarios. Que les garue finito.
    14
  3. HABLAR CON RESPONSABILIDAD...
    Y además con conocimientos. Estoy de acuerdo con la nota escrita por Sonia Roitman -más allá de algunos foristas que se sienten afectados, como si ellos fueran la mayoría- En Mendoza y después de más de 25 años de lucha, se pudo aprobar por fin la ley de Uso del suelo y desarrollo ambiental, ya que uno de los principales problemas que estaban afectando al desarrollo de la Provincia, es justamente el hecho de levantar barrios privados en cualquier lugar y sin saber si hay disponibilidades de agua -o mejor dicho sabiendo que el agua no alcanza para todos- pero usando para ello todo el poder de las mafias. Si analizamos el conjunto de la Provincial en su distribución habitacional y territorial, veremos que hemos hecho todo al revés. Tenemos el 70% de la población en el oasis norte, donde solo hay el 30% de disponibilidad de agua, mientras el 30% de la población restante se divide entre los oasis centro y sur donde tenemos el 70% del agua. Por otro lado, no reglamentar la prohibición de construir barrios privados, parques, etc., en las mejores zonas que tenemos para viñedos, es simplemente el proceder de mafiosos sin escrúpulos que les interesa un bledo el desarrollo de Mendoza, como también deberían saber los habitantes del Dalvián norte, que está prohibida la construcción de edificios de propiedad horizontal en zonas del pedamonte. La principal grieta del cerro de la cal, similar totalmente a la que existe en San Andrés, California, pasa exactamente por el medio del barrio Dalvian, con lo cual el día que se produzca un movimiento sísmico de envergadura, podrán comprobar que lindas quedan sus casas. Efectivamente, la nueva ley de uso del suelo se hizo con intervención iinterdisciplinaria de científicos y profesionales de todas las áreas involucradas, para que de una vez por todas la Provincia y los Departamentos tengan reglas claras en cuanto a como, hacia donde y de que manera deben desarrollarse las ciudades y centros urbanos. A gladwell -de paso bastante ofensivo- debo decirle que nadie tiene derecho a vivir en donde se le ocurra, más allá de las razones que esgrime. Su derecho acaba donde empieza el derecho de los demás, aunque deberían saberlo -o mejor dicho no ignorarlo- los dueños de su barrio, principales gestores mafiosos del negocio inmoviliario en el pedemonte y además robando aguas públicas, que de paso le recuerdo; el agua dulce hace años que es considerada un bien social, pero a partir de julio de este año, fue declarada derecho humano por las Naciones Unidas, con lo cual creer que porque uno tiene más dinero que otros, le da derechos de hacer lo que se le da gana, es no tener conciencia del mundo en que se vive y esto no se trata de resentimiento, aun cuando mucha gente pueda sentirse resentida, pero si ud. se da una vueltita por la historia, recuerde que esta misma situación ya se planteó entre los siglos XII y XVIII, de los señores feudales que vivían en sus castillos. En cualquier país adelantado del mundo, las ciudades se planifican acorde al ecosistema, la cantidad de agua dulce disponible y la disponibilidad de los restantes servicios, sin que los más pobres se vean esquilmados por los más ricos. Se debe planificar para todos los habitantes y todos tienen derecho a los servicios básicos y más al agua que reitero, es un derecho humano. Cumplido esos pasos, entonces pueden vivir en las zonas determinadas para ello y no donde se les da la gana.
    13
  4. ¿O ya te olvidaste cómo vivimos por estos pagos desde antes de las Invasiones Inglesas, por citar una fecha cualquiera? Seguro que en Londres o Nueva York nadie teme meterse en ciertos barrios y que allí no hay marginados. Andá de noche sola a Harlem y contanos cómo ye va. Vivo en un barrio privado; compré mi casa allí hacen 23 años porque el lugar era pintoresco y cuando la seguridad en Mendoza no era un problema y hoy me rompo el lomo para pagar las expensas porque en otro lado, que sería más barato, tendría que poner rejas hasta en el inodoro y ni así estaría seguro. Y no es que no puedan afanarme en dónde vivo pero hay muchos otros lugares más "faciles" para los amigos de lo ajeno. El status me importa un pomo aunque tus estudios sugieran lo contrario. Me importa no tener que cerrar con llave la puerta de calle cada vez que entro o salgo de mi casa y que no me choreen la manguera si la dejo afuera. Tan simple como eso. No siempre hay que buscar explicaciones tan rebuscadas a cuestiones tan simples como estas. Seguí viviendo en Londres porque aquí, con tus teorías, creo que te iría peor.
    12
  5. Gran cantidad
    de nabos que escriben con resentimiento. Creo que en lugar de prejuzgar, porque ESO es lo que estan haciendo, deben respetar la decision de otras personas de vivir donde les parezca adecuado. Es el mismo terrorismo ideologico de aquellos que piensan que todos los villeros son chorros. En mi caso vivo en Dalvian. Y puedo decir en pocas palabras la razon por la que vivo alli: necesito evitar el asalto. No me importaria que se lleven lo material, me aterra pensar en las huellas traumaticas que puedan quedar en los integrantes de mi familia. O quedar a merced de delincuentes drogados que se les ocurra hacerles daño. Es tan dificil de comprender?. Para quienes no son resentidos, pero opinan que la inseguridad esta en todos lados, respeto esas opiniones. Pero ademas de achicar probabilidades de vivir algo traumatico, no hay nada peor que vivir uno de esos hechos en tu propia casa. Finalmente, pueden decir que en Dalvian roban, es comun escucharlo, les aseguro que hace mucho que no se escucha algo asi en el barrio, y mas: repito que pueden robarme algo material, pero no quiero que lo hagan mientras mi familia esté en mi casa. Simple.
    11
  6. porque una cosa es que pase un pobre por tu vereda y otra es que pase alguien y le robe la bici a tu hijo de 12 años cuando éste está en "su" vereda. Es cierto que hay gente que vive de mostrarse y mostrar donde vive. Pero en el fondo TODOS queremos vivir en un lugar seguro; los ricos, los pobres y los de la clase media. Separemos el pobre del delincuente. No es lo mismo. El frente de la escuela de mis hijos está escrito con pintura en aerosol, por los mismos alumnos, y les aseguro que no son pobres. Son delincuentes de lujo en pleno desarrollo.
    10
  7. Te corroe la envidia. Vivis en algun Barrio marginal junto a LAdilla ?(el que escribe en este diario)
    9
  8. Sería bueno que alguna vez los muchachos de la AFIP pudieran entrar libremente a hacer algunas preguntas a los simpáticos habitantes de los Countries, entonces les podrían contar como construyeron sus casas, como compraron sus beemes Z4, los cuatri para el nene, la camioneta para que "ella lleve a los chicos al cole", porque está bueno vivir bien. Pero esta mucho mejor cuando paguen impuestos como corresponde. Empresarios de countries : "Its all rigth " Pero no se escondan del fisco porque cuando salen al mundo viven en una sociedad que tiene hospitales,policías humildes, gente que necesita de todos. Pasenla "Bomba" y NO se hagan los boludos.
    8
  9. Pareciera que la Sra Roitman ya tiene todas las respuestas a su trabajo, ya que habla de ricos y pobres, status, moda, imitacion a Miami,ostentación, excusa de seguridad. Quizá si compara con otras ciudades de otro pais como Santiago de Chile, advertiria que en Argentina no existe la planificacion urbana en ninguna ciudad ni siquiera en la Capital- Bs As-, ni en los barrios cerrados ni abiertos, porque en Argentina nada se planifica. Creo que la falta de planificacion en ese área es una deficiencia más del Gobierno . Creo también que para poder hacer un trabajo conclusivo, la señora debiera alquilar una casa en un barrio cerrado y averiguar con su propia experiencia las razones que llevan a las personas a vivir en un barrio cerrado, quizá la inseguridad no sea una excusa .
    7
  10. Sonia es una excelente persona y una gran profesional. La felicito por su trabajo e investigaciones y que siga adelante !!
    6
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia