La inversión extranjera fue incipiente en los últimos 4 años

Según una nota publicada en El Cronista Comercial, sólo proviene del extranjero un 10% de las inversiones en el país.

La nota publicada hoy en el matutino asegura que pese a la ola de compras de empresas argentinas por parte de firmas brasileñas y de otros orígenes, el capital extranjero sigue aportando poco a la ampliación del parque productivo local. Según un informe privado elaborando en base a datos del Ministerio de Economía, la inversión extranjera directa (IED) sólo explicó en el último año un 9,7% de la inversión bruta interna fija (IBIF) y apenas alcanzó al 2,3% del PIB.

“Los datos actualizados al primer trimestre de 2007 muestran que la inversión bruta se estabilizó en torno al 23% del PIB, nivel que duplica el de la crisis de 2002, cuando los desembolsos no llegaban a cubrir siquiera las amortizaciones de cada período. Los empresarios nacionales –especialmente los industriales– argumentan que el motivo central por el cual la inversión productiva no aumentó más es la falta de financiamiento a largo plazo”, dice el artículo.

El informe citado, publicado por la Fundación Crear, puntualiza que la IED tuvo un techo del 3% del PIB a lo largo de todo el período de gobierno de Néstor Kirchner.

En rigor, el peso de las inversiones extranjeras fue similar durante los años de la convertibilidad. Sólo registró un pico del 8% del PIB cuando se concretó la venta de YPF al grupo español Repsol, en 1999. Salvo en ese momento, sostiene Crear, “la IED nunca en los últimos quince años fue significativa ni en términos de la inversión total ni del PIB”.

Desde El Cronista aseguran que n el Gobierno especulan con que la tendencia pueda empezar a revertirse. Destacan los recientes anuncios de firmas como Honda, que decidió levantar en la Argentina una nueva fábrica. Y miran con buenos ojos a sectores brasileños como el del calzado, que no se limitó a comprar plantas ya instaladas (como Camargo Correa con Alpargatas) sino que busca también cómo aprovechar la ventaja de producir aquí con nuevos emprendimientos.

De todos modos, el escaso volumen del capital nuevo que los extranjeros se animan a sembrar en el país contrasta con la magnitud de las ganancias que extraen de sus negocios ya instalados. El cuadro del Balance de Pagos del Indec muestra que las filiales locales giraron el año pasado un récord de u$s 4.230 millones por utilidades a sus casas matrices, cifra casi equivalente a los u$s 4.809 millones que invirtieron en toda la economía. Lo curioso es que mientras la remisión neta de dividendos trepó un 30,9% respecto de 2005 (el doble que el PIB medido en dólares, que aumentó un 16,9%), los desembolsos cayeron un 3,9% en el mismo lapso.

El peso de las empresas foráneas en el PIB también es superior a su participación en las inversiones. En un pormenorizado estudio realizado dos años atrás, el Centro de Estudios sobre la Situación y Perspectivas de la Argentina (Cespa), dirigido por Jorge Schvarzer (Plan Fénix), mostró que 29 de las 66 empresas que más facturan en el país son multinacionales. Pero a excepción de la propia Repsol YPF y Telefónica, las filiales argentinas no aportan en ningún caso más del 4% de la facturación mundial de sus respectivos grupos.
Opiniones (0)
17 de diciembre de 2017 | 23:29
1
ERROR
17 de diciembre de 2017 | 23:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho