Deportes

Banega habló de su infancia: "Sólo me faltó comer barro"

"Hasta que empecé a jugar como profesional a mi familia no le alcanzaba para comer y había que adaptarse a cualquier cosa", comentó en una entrevista el ex volante de Boca, hoy en el Atlético de Madrid.

El argentino Ever Banega, mediocampista del Atlético de Madrid, reveló crudos detalles de la pobreza en que creció en su país.

"Sólo nos faltó comer barro mojado. ¡Si nos queríamos comer entre nosotros!", dijo Banega en una entrevista publicada hoy por el diario "El País".

"Hasta que empecé a jugar como profesional a mi familia no le alcanzaba para comer y había que adaptarse a cualquier cosa", añadió Banega, de 20 años.

El argentino saltó a la fama en España hace un par de temporadas, poco después de haber sido transferido de Boca al Valencia, al difundirse un video en el que se lo veía en una sesión de sexo cibernético.

Banega confiesa que la velocidad de la Liga española aún lo supera por momentos.

"Me costó mucho adaptarme. Me daba vergüenza no oler la bola. Ni la veía, aunque, bueno, de chiquito tampoco podía parar a Messi, que era una pulguita que se iba y se iba. Gago me dice que tengo que meterle todavía más garra (...). Pero es mi forma de hacerlo. En Argentina se practica un fútbol más pausado. No se juega al toque como acá".

"Me críe en un ambiente duro", vuelve a recordar su pasado de estrecheces en Argentina.

"Incluso compartía los botines con mis hermanos mayores. Luciano jugaba a la una, César a las tres y luego iba yo".

En el final, "El País" se confunde con la jerga futbolera argentina y pone en la boca de Banega la siguiente frase: "En mi barrio había mejores 'potreros' que yo, pero ahora están presos. Si estoy aquí es gracias a mis padres. Nunca me dejaron solo".

"Potrero" es, en Argentina, el descampado en el que se organizan partidos de fútbol.
En Imágenes