Andahazi cuenta los grandes pecados de nuestros próceres 

Bajo la hipótesis de que "no se puede entender la historia de un país si no se revisa su sexualidad", el escritor acaba de publicar "Argentina con pecado concebida", donde revela las prácticas sexuales de personajes históricos desde la Revolución de Mayo hasta 1930.

Por Julieta Grosso / Télam

Acostumbrado a husmear en cuestiones de esta índole desde los tiempos en que se hizo conocido -polémica mediante- con la novela El anatomista, Andahazi sostiene que "los países, igual que sus habitantes, son hijos de un entramado de relaciones sexuales. Si se desconoce esa trama de relaciones, mal se puede conocer cómo se fue gestando cada arista de la sociedad".

"De hecho, la sexualidad es una política de Estado desde los antiguos reinos europeos donde había alianzas sexuales y matrimonios para extender dominios. Basta observar lo que pasó en las colonias españolas que llegaron a América y que tenían como política el mestizaje: se buscaba que los españoles mezclaran su sangre con la de los aborígenes", ilustró.

Argentina con pecado concebida, recién editada por el sello Planeta, tiene como eje a las figuras fundacionales de la historia argentina.

Una de las secuencias más dramáticas está protagonizada por Juan Manuel de Rosas, que según el relato de Andahazi aparece tan "despótico en la política como en el sexo": refiere con lujo de detalles "los abusos" a los que habría sometido a María Eugenia Castro, hija de un militar viudo que antes de morir le encomendó al llamado "Restaurador" el cuidado de su descendencia.

"La historia de Rosas, si se quiere, es la parte que más me afectó del libro, y sobre la que más me costó mantener una posición imparcial. Su relación con esta joven, a la que sometió a todo tipo de maltrato y vejaciones, ilustra otro aspecto de la hipótesis del libro: no se puede entender la forma en que gobernaron ciertos personajes si se desconoce su sexualidad", indicó el escritor.

Emblemática como pocas para ilustrar las vinculaciones entre sexo y política es la secuencia referida a cómo un encendido affaire terminó por definir el sistema político que gobernó la Argentina tras la independencia de 1816. ¿El protagonista? Nada más ni nada menos que Belgrano.

"Belgrano es un emblema de cómo la sexualidad se mete en la historia y la determina -evaluó Andahazi-. Cuando todavía no estaba decidida la forma de gobierno después de la independencia él era partidario junto con Bernardino Rivadavia de establecer una monarquía constitucional. Así se va a Inglaterra con la tarea absurda de buscar un rey".

Cuando llega a Londres junto a Rivadavia, relató Andahazi, "en los distintos encuentros con la realeza conoce a una francesa de la cual se enamora. El hecho es que permanece tres semanas enteras encerrado con ella en una alcoba y nunca llega a elegir un rey".

"Creo que de no haber sido por los impulsos sexuales de Belgrano, Argentina hubiera sido una monarquía constitucional. Lo curioso es que esta mujer llega a la Argentina siguiéndolo a él, que ya no quiere saber nada. Así que cuando se entera de que ella llega con la excusa de que encontró un rey, le dice que ya no le interesaba más el proyecto y que en cambio está evaluando restituir el imperio incaico", completó.

En otra parte del libro el autor narra que "Sarmiento fue víctima de una inesperada erección. Intentando disimular el contratiempo, cruzó sus manos sobre el importante promontorio que le abultaba el pantalón pero, al mirarse, descubrió que esta nueva posición agregaba obscenidad al percance: además del repentino ímpetu que le inflamaba la bragueta, parecía que se estaba tocando".

"Este episodio es relatado por Sarmiento en una carta fechada en Montevideo y dirigida a Juan María Gutiérrez, que culmina con la confesión `No sabés lo cerca que estuve de violar a Mariquita´. ¿Alguien se imagina la escena de Sarmiento violando a esta mujer en el piano donde se tocó el Himno Nacional por primera vez", disparó Andahazi.

"Sarmiento quizá sea la excepción a la hipocresía, esa regla que caracterizó la historia de la sexualidad en la Argentina. El vivía con tanta naturalidad el sexo que lo exteriorizaba sin problemas. Esto se ve muy bien en el detalle de los gastos de un viaje que realizó a Europa enviado por el gobierno chileno, donde entre otros se lee claramente `Gastos de orgías`", ejemplificó.

La bibliografía consignada por Andahazi se presenta voluminosa y exhaustiva, aunque el tono general que prevalece en la obra combina la informalidad con recursos narrativos heredados de su vocación novelística, como la ironía y los juegos de palabras.

"Creo que los novelistas tenemos dos ventajas sobre los historiadores: una que no desdeñamos nunca la prosa -aunque los buenos historiadores tampoco- y por otro lado yo siempre digo que somos mentirosos profesionales. Una novela no es otra cosa que una mentira mejor o peor contada", aseguró el autor de Las piadosas.

"Conocemos muy bien la estructura de la mentira, de manera que muchas veces cuando nos enfrentamos a un libro de historia tenemos facilidad para detectar en qué momento el historiador está mintiendo y con qué propósito -analizó-. De hecho en el libro hay un capítulo donde se observa cómo algunos autores hacen un recorte y terminan tergiversando la verdad".

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (0)
2 de Diciembre de 2016|19:01
1
ERROR
2 de Diciembre de 2016|19:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016