Para el Banco Mundial el Banco del Sur es un “complemento” para la región

La vicepresidenta del Banco Mundial aseguró que el banco recientemente creado es una alternativa para la región.
Pamela Cox señaló que América Latina debería invertir más en educación, infraestructura y aumentar su base de recaudación de impuestos

La vicepresidenta del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Pamela Cox, rechazó el lunes que el organismo con sede en Washington imponga duras condiciones para otorgar préstamos y dijo que el recién creado Banco del Sur es una "alternativa" más en la región.

El Banco del Sur nació como una idea del presidente venezolano Hugo Chávez, un crítico feroz de las políticas estadounidenses, para ser una alternativa al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional (FMI) que, según Caracas, serían muy influenciadas por los intereses de Washington.

"Ciertamente, esa es una alternativa. Es un complemento", dijo Cox sobre la creación del banco en entrevista concedida a la periodista Adriana García de la agencia de noticias Reuters, antes de los encuentros de otoño del FMI y del Banco Mundial.

"(Pero) yo creo que cuando las personas hablan sobre condiciones, están hablando de un tipo de préstamo que hacíamos hace 10 años y que no hacemos más", agregó.

La funcionaria dijo que el banco está dispuesto a trabajar con proyectos de desarrollo con todo tipo de "cliente", sin dictar cómo los proyectos se tienen que implementar en la región, ya que ellos pagan las cuotas de sus préstamos.

"Nosotros estamos listos para trabajar con los gobiernos, independientemente de su inclinación política, porque no somos una institución política", afirmó.

Una de las ventajas del Banco Mundial es que la institución tiene un cuerpo técnico experimentado y a escala global, lo que permite a los países encontrar soluciones basadas en experiencias que funcionaron en otras regiones del planeta.

Cox dijo incluso que el Banco Mundial estaría dispuesto a brindar ayuda técnica para la fundación del Banco del Sur.

"Nosotros podríamos darles cualquier asistencia que quieran", dijo.

En términos más amplios, Cox señaló que América Latina debería invertir más en educación, infraestructura y aumentar su base de recaudación de impuestos para competir mejor con otras regiones del mundo y reducir más rápido la pobreza.

Para Cox, existen varias fuentes de financiamiento para América Latina, y sus necesidades de financiación son grandes.

La funcionaria dijo que el Banco Mundial y su rama destinada al sector privado, la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés), destinaron 8.000 millones para América Latina en el último año, mientras el Banco del Sur debe empezar a funcionar con capital alrededor de sólo 3.000 millones.

Además, subrayó que existen otras fuentes de financiación, como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que contribuye con unos 8.000 millones de dólares al año; la Corporación Andina de Fomento (CAF) con otros 7.000 millones y, sólo en Brasil, el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), ofrece 20.000 millones.

Hasta la fecha, el Banco del Sur incluye a Venezuela, Bolivia, Ecuador, Uruguay, Paraguay, Brasil y Argentina, mientras la semana pasada Colombia afirmó que se quería sumar al proyecto.

A comienzos de octubre, los ministros de economía de siete países sudamericanos concluyeron en Río de Janeiro la redacción de una acta fundacional del banco, pero sin un acuerdo sobre el capital que tendrá la institución y la forma de aporte de sus miembros.

El estatuto del banco podría quedar establecido entre 60 y 90 días, y Venezuela espera que el acta propuesta en Río pueda ser firmada en Caracas a principio de noviembre.
Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 20:13
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 20:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes