Según una prueba psiquiátrica, Massera se cree "un salvador de la patria"

Según publicó una agencia de noticias internacional, en la evaluación neuropsiquiátrica a la que el represor fue sometido el 3 de diciembre de 2008, en su casa de la ciudad de Buenos Aires, el ex marino dijo que es "uno que ha sido un héroe, que está orgulloso de sí, un salvador de la Patria, uno que evitó el caos, no entiende cómo desde Italia se le pretenda juzgar".

El represor Emilio Massera se define como "un salvador de la Patria" y no siente ningún remordimiento por los crímenes que cometió durante la última dictadura militar, según la pericia psiquiátrica a la que fue sometido por orden de la Justicia italiana.
  
Massera, de 83 años, sostiene que lo que hizo como miembro de la Junta Militar, a partir del golpe de Estado de 1976, tuvo como objetivo salvar a la Argentina de los "sin Dios", los "sinvergüenzas".
  
En la pericia, ordenada por un tribunal de Roma que lo juzgará por delitos de lesa humanidad, se determinó que Massera está en plenas facultades para ser sometido a ese proceso.
  
Massera reveló además que se siente descuidado por su familia y que se consideraba un experto en vinos y coñacs.
  
La pericia fue realizada por el psiquiatra italiano Piero Rocchini y del encuentro participaron la esposa de Massera y su hijo Emilio.
  
Según la publicación, durante la sesión, ambos interrumpieron al profesional, gritando varias veces que dejaran de someterlo a "torturas".
  
Durante la evaluación, Massera, quien la semana pasada fue internado en el hospital naval por problemas cardíacos, caminó solo por la habitación y según el examen, se determinó que mantiene un buen "esquema corpóreo".
  
El represor se mostró "lúcido" y "consciente" y "supo dirigir el coloquio, bloqueando contestaciones con un `no recuerdo`".
  
"En ningún momento surgieron elementos que pudieran indicar disturbios psicosensoriales", se destacó en el informe.
  
"Respecto a su procesamiento en Italia declaró, a pesar de no mostrarse sorprendido de la visita pericial, que no sabía absolutamente nada, presentando una aparente absoluta inconsciencia sobre el significado de la actual investigación", indicó el informe.
  
Además, Massera agregó, "con tono irónico", según el informe, "me viene a ver tanta gente...".
  
"Eduardo Massera debe ser considerado plenamente en grado de estar en el juicio, a pesar de los posible intentos manipuladores, más o menos conscientes, llevados a cabo a través de la exacerbación, incluso de manera asombrosa, de síntomas psíquicos ficticios", señalaron los peritos.
  
Massera será juzgado en Roma por su participación en la muerte y desaparición de los italianos Angela Aietta Gullo, Giovanni Pegoraro y de su hija Susana, entre 1976 y 1977.
Opiniones (0)
26 de septiembre de 2017 | 07:03
1
ERROR
26 de septiembre de 2017 | 07:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'