Deportes

Gran Premio de China: Vettel y las monedas de la suerte

Su triunfo bajo la lluvia en el Gran Premio de Fórmula 1 de China se lo "compró" hoy con dos monedas de la suerte metidas en sus zapatillas.

Dos monedas, dos victorias. La figura del alemán Sebastian Vettel en lo más alto del podio es cada vez menos sorprendente, pero el piloto de Red Bull sigue confiando en sus amuletos cuando siente cerca el aroma de la victoria.

Vettel ganó la temporada pasada en Italia su primer Gran Premio, convirtiéndose con 21 años, dos meses y 13 días en el piloto más joven en lograrlo. En aquella ocasión se metió una moneda dentro del calzado para intentar atraer a la suerte.

En cualquier caso, el alemán no parece necesitar más suerte que su talento.

Vettel debutó en la categoría el 17 de junio de 2007 al tener que sustituir al polaco Robert Kubica a bordo de un BMW. En aquella ocasión, el alemán logró un octavo puesto sobre el circuito de Indianápolis y sumó su primer punto en el Mundial.

Ahí comenzó su serie de récords de precocidad, al ser el piloto más joven en la historia en puntuar en una carrera de Fórmula 1 con 19 años, 11 meses y 14 días.

El bisoño corredor siguió haciendo méritos, hasta fichar por el equipo Toro Rosso. Una magnífica remontada en la prueba de China, en la que partió desde la decimoséptima posición para acabar finalmente cuarto, hacía presagiar que Vettel haría grandes cosas en la categoría reina.

Poco tiempo después consiguió la "pole" en el Gran Premio de Italia, siendo de nuevo el más joven en lograr ese honor. La primera posición en los entrenamientos oficiales se convertiría 24 horas más tarde en su primera victoria.

En 2009, Vettel promocionó y pasó a Red Bull, el equipo madre de su anterior escudería. Con su victoria de hoy, Vettel se convierte en uno de los príncipes de la categoría reina, y aspira a destronar al rey Lewis Hamilton.

El gran referente del automovilismo alemán, Michael Schumacher, conoció a su compatriota ya en su etapa de corredor de karts, augurándole un prolífico futuro. "Sebastian tiene definitivamente potencial", dijo entonces el heptacampeón mundial de Fórmula 1.

Fresco y enérgico tanto dentro como fuera de la pista, Vettel, al contario que el resto de sus compañeros de profesión, no tiene representante y se deja asesorar por la familia, los amigos y por expertos de la F1, entre los que se encuentra su admirado "Schumi", con el que habla a menudo por teléfono. Quizá no hay mejor amuleto de la suerte.
Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|07:09
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|07:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic