Deportes

Moyá, cerca del final y del mundo de la comunicación

Pronto a someterse a una doble operación, el tenista español, ganador de más de 20 títulos, piensa más en sus nuevos negocios que en volver al primer nivel durante la próxima temporada.

Símbolo del tenis español en los '90, Carlos Moyá está más cerca del retiro que de volver a jugar: mañana se someterá a una doble operación con la esperanza de despedirse en 2010 jugando en buen nivel, aunque su mente trabaja ya en negocios para hacer más asumible el adiós al deporte activo.

"Serán siete u ocho meses de baja en total, y soy consciente de que a esta altura no es fácil. A ver si quedo bien, al cien por cien. Pero soy consciente de que pueden pasar muchas cosas", admitió Moyá durante una entrevista con la agencia dpa en Madrid en la que habló de sus esperanzas y de los planes que tiene en marcha.

La larga melena que lo hizo famoso cuando asombró al mundo jugando la final del Abierto de Australia en 1997 está nuevamente ahí, aunque no sea exactamente el mismo Moyá. "Ya no tiene cara de niño", comenta al pasar una "fan" de la primera hora. A sus 32 años, Moyá estará probablemente de acuerdo.

Número uno del mundo durante dos semanas en 1999, campeón de Roland Garros en 1998 y ganador de 20 títulos y de más de 13 millones de dólares en premios oficiales, Moyá fue clave en la explosión del tenis español en los '90, cabeza de una generación que incluyó a Alex Corretja, Albert Costa, Félix Mantilla y, más tarde, a jugadores como Juan Carlos Ferrero, David Ferrer o el propio Rafael Nadal.

Por eso es que no se permite rendirse ante las dos operaciones de mañana, una de artrosis en el pie y la otra en el isquiotibial.

"Mi pie está viejo ya, ¡tiene como 80 años!", dice, y ríe. "La idea es operarame para despedirme como yo quiero".

Pero las dudas son evidentes. Moyá jugó su último partido a fines de febrero, al caer en la segunda ronda de Acapulco ante su compatriota Pablo Andújar. Todo indica que este año no jugará, y si decide volver al circuito en enero de 2010, con un ranking protegido de 51, que le permitirá ingresar a cualquier torneo, habrá pasado casi un año desde su último torneo.

"Está claro que hay dudas, me tengo que convencer a mí mismo de que queda tenis dentro de mí. Y realmente creo eso", admite Moyá, que no está especialmente ansioso de sumergirse en la "otra vida", ésa que cualquier deportista multimillonario retirado puede disfrutar como no lo haría casi ningún mortal.

"Creo que conozco bastante la otra vida, en ese aspecto no hay prisa para hacer nada, ni temo que me pueda desenganchar del tenis. Pero quiero volver si estoy en condiciones y me veo capaz de aspirar a algo".

La relación con el argentino Luis Lobo, el entrenador que reverdeció la carrera de Moyá en los últimos años, llegó a su fin. Moyá no sabe si volverán a formar equipo.

"Cuando llegue el momento, él esté libre y yo considere que él es la persona para ayudarme, a lo mejor sí. Pero esto da muchas vueltas. A lo mejor en ese momento él no puede. La función de 'Lobito' en su momento se hizo muy bien, pero el último año se hizo difícil, porque a él le gusta trabajar, estar muy motivado, y conmigo no podía entrenar ni hacer físico. No hice ni pretemporada. Para él era un poco desesperante".

Mientras llega el regreso con el que sueña, Moyá no está ocioso. El megagimnasio del que es dueño en Palma de Mallorca funciona sin problemas, aunque en estas semanas su tiempo está ocupado sobre todo por la sociedad que formó para involucrarse en el mundo de la comunicación.

Los nuevos socios de Moyá son Giorgio Di Palermo, ex "tour manager" en la ATP, y Benito Pérez Barbadillo, ex responsable de comunicaciones del circuito masculino y actual mano derecha en cuestiones de imagen de Nadal.

"Con Benito y con Giorgio estamos empezando, los dos que más están currando (trabajando) ahora mismo son ellos dos", admite Moyá, gran amigo de Nadal.

"Es una empresa de comunicación, y de momento estamos haciendo cosas. La idea es aprovechar un poquito todo lo enfocado al tenis, que es lo que sé, lo que conozco. Mejor trabajar en algo que conoces", admite, sin resignarse aún a ser un ex tenista.
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|22:19
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|22:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016