La inflación comienza a generar pobreza

La consultora Ecolatina asegura que la brecha creciente entre el incremento de la demanda y de la oferta de bienes está generando un desequilibro.
Miguel Bein afirmó que el país necesita "encauzar la puja distributiva" de modo que "convalide una recuperación de los salarios en dólares algo por encima de la productividad".

La inflación comienza a generar pobreza por primera vez desde la devaluación, como consecuencia de que se acrecienta la brecha entre el incremento de la demanda y el de la oferta internas, según un estudio privado.

 

Así lo señaló un informe elaborado por Ecolatina, que remarcó que "los desequilibrios afectan a la mayoría de la población", dado que "la suba de precios es cotidiana e impacta en los indicadores sociales".

 

"A pesar de importantes avances contra la pobreza e indigencia, en 2007 el crecimiento es elevado, pero la inflación comienza a generar pobreza -si se la mide correctamente-", señaló el estudio.

 

Según evaluó, "muchos aspectos se suman para agudizar la problemática de la inflación", y entre ellos nombró la intervención del Indec, la aceleración del gasto pública, la crisis energética potenciada por un invierno frío y seco que afectó las cosechas, y fuertes alzas de commodities.

 

No obstante, aclaró que "el problema de fondo se origina en una brecha creciente entre el incremento de la demanda y el de la oferta internas".

 

"Además del desequilibrio -en aumento- se observan dos tendencias contraproducentes: la producción de bienes aporta cada vez menos al incremento de la oferta y el aumento de la absorción interna depende cada vez más del consumo y menos de la inversión", especificó el informe.

 

Si bien Ecolatina consideró que "el crecimiento de la demanda interna por encima de la oferta doméstica no es un rasgo negativo de por sí y puede incluso ser deseable en períodos post-recesivos como en 2003-2005", advirtió que "el incremento de la brecha en 2006-07 repercute en los precios y en mayores importaciones pues la economía ya no goza de importantes recursos ociosos".

 

Como ejemplo, precisó que en 2007 la brecha de oferta y demanda se elevó a 1,3 puntos porcentuales, tras alcanzar en 2005 sólo el 0,5%.

 

Además, indicó que los últimos datos de comercio exterior confirman que la brecha se amplía, dado que en julio y agosto las importaciones crecieron en cantidades (32 y 24 % respectivamente).

 

En este contexto, proyectó que dicha brecha "cierre este año en 1,5 puntos porcentuales".

 

En cuanto a la inversión, el informe señaló que "explica apenas 28,5 %, mientras que en el período 2003-2006 se ubicó por encima del 40 %".

 

En tanto que la participación de los bienes en el crecimiento del producto también se redujo a solo 34 % a pesar de que en 2003 explicaba más de la mitad de la expansión del PBI.

 

“El menor aporte de la inversión es más preocupante", porque la oferta futura es la que permite hacer frente a un mayor consumo sin excesivas presiones inflacionarias y volver a reactivar un círculo virtuoso dinámico de mayor crecimiento.

 

Como alternativas de salida de esta situación, Ecolatina consideró que "la receta de enfriar la economía pone en riesgo el círculo virtuoso", porque "sin demanda tampoco es viable un mayor crecimiento".

 

Agregó que "tampoco es claro que frenando la demanda se revierta el ciclo pues las cantidades juegan un rol importante en la rentabilidad empresaria: si las ventas no empujan la única manera de mantener márgenes es vía precios".

 

"Sin un shock de inversiones, será difícil frenar la tendencia actual hacia un menor crecimiento y una inflación elevada", concluyó el informe.

 

Reclaman encauzar puja distributiva para desacelerar la inflación

 

El economista Miguel Bein afirmó que el país necesita "encauzar la puja distributiva" de modo que "convalide una recuperación de los salarios en dólares algo por encima de la productividad" y que a su vez "sea compatible con una desaceleración sistemática de la tasa de inflación".

 

Para ello, dijo que "es necesario un fuerte manejo político", aunque consideró que "este escenario convergente pareciera hoy más difícil de alcanzar a partir de la aceleración del gasto público".

 

Es que, según explicó, el gasto público "define una política fiscal claramente expansiva y una política de ingresos sometida a presiones crecientes".

 

En una nota de opinión publicada en un matutino porteño, el economista remarcó que "el impulso a la demanda interna en el mercado de bienes por encima de la oferta ayuda a acelerar las presiones sobre los precios".

 

Consideró que esta situación se da "en simultáneo con el aumento de la demanda externa de commodities y la consecuente suba en sus precios y también por caída en la oferta" de productos esenciales como leche, tomate o papa, lo que adjudicó a  problemas climáticos".

 

"El colchón cambiario permite moderar los intentos de reversión del flujo de capitales", aclaró el especialista y ex funcionario del Gobierno de Raúl Alfonsín, pero explicó que "la política monetaria no puede trabajar en forma aislada".

 

Por el contrario, afirmó que "una alta solvencia fiscal es clave para su efectividad".

Opiniones (0)
20 de septiembre de 2017 | 08:15
1
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 08:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes