Deportes

Atardecer de un día agitado en el Parque

La jornada de este martes marcó una clara expresión de la situación de la Lepra. Por la mañana desvincularon a Aldo Paredes, por la tarde los hinchas fueron a apretar al plantel.

Fue una jornada dura para Independiente Rivadavia, con situaciones de tensión, donde hubo desde la expulsión de un jugador hasta la agresión verbal y el daño material sobre algunos de los futbolistas del plantel superior.

En la jornada matutina, la novedad mas saliente vino de parte de la dirigencia quien a través  de un telegrama, despidieron a Aldo Paredes. ¿Las razones?. Situaciones internas, una actitud en discordancia con la idea de los popes respecto al manejo en la institución.

Por la tarde vino la pesadilla para los componentes del plantel.

La intención era arribar al club, para posteriormente dirigirse en un ómnibus al complejo del Dalvián, con la idea de comenzar a darle forma a la formación titular para el lunes venidero, al menos en un borrador.

Pero nada de esto pasó. Apenas arribaron los miembros del primer equipo a la zona indicada en el parque General San Martín, apareció un grupo de hinchas, que ingresó por uno de los portones lateral del estadio.

Sin poder ser controlados por la seguridad del club, los barras se dirigieron raudamente hacía donde estaban los jugadores.

Cuando los futbolistas estaban por atravesar el umbral que separa los vestuarios del sector de salida, llegó la proliferación de insultos y la gesticulación intimidatoria por parte de los simpatizantes, que no permitieron la partida de los jugadores, quienes al ver tal acción optaron por resguardarse en los camarines.

Esta situación se extendió por más de media hora. Los exacerbados hinchas pedían que se presentara alguno de los jugadores para dar explicaciones respecto al flojo rendimiento del equipo. Pero ninguno salió.

Antes este imprevisto, la flamante dupla técnica conformada por Aldo Bolado y Ernesto Garín decidió quedarse en el club y realizar movimientos sencillos en la cancha.

Pero nada fue “sencillo”, porque cuando los jugadores aparecieron en la cancha llegó la andanada de insultos y la hostigación hasta el cansancio. Tanto fue así que debieron abandonar sus tareas de distracción en un corto plazo.

Luego la policía, que estaba presente en el lugar, desalojó rápidamente a los hinchas y los acompaño hasta afuera del estadio.

Recién un rato después, los integrantes del plantel pudieron salir y dirigirse hacía sus vehículos particulares. Pero ahí también hubo sorpresas para algunos, como los casos de Seltzer y Romero, que sufrieron la pinchadura de un neumático y la rayadura en la pintura de sus autos.
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
6 de Diciembre de 2016|13:18
1
ERROR
6 de Diciembre de 2016|13:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016