Un clásico de la literatura japonesa

Por Getu Arteche

Sôseki fue el padre de la literatura japonesa contemporánea. La palabra Kokoro en japonés significa "corazón", "mente", "alma" o "sensibilidad", pero no alcanza a transmitir todo el "viaje de agonía hacia su interior" que narró en 1914 Natsume Sôseki.

Kokoro, de Natsume Sôseki. Madrid, Gredos, 2009. 336 páginas.

Vuelve a las librerías de esta "intensa y lírica" novela que Gredos publicó en 2003 y que ha rescatado en 2009 con atractiva portada, en una cuidada edición más popular y al alcance del lector.

Escritor muy conocido en Japón, Sôseki está considerado el maestro de la época en la que el país asiático se abrió al mundo.

Haruki Murakami lo reconoce como uno de sus "autores de cabecera", "forjador de la nueva literatura japonesa" y para el Nobel Kenzaburo Oé, sus personajes nos ofrecen "una nueva definición del humanismo".

En su introducción, Carlos Rubio, traductor del original del gran clásico de samurais "Heike Monogatari", sitúa minuciosamente los principales acontecimientos de estos años de apertura (política, social y cultural) del país nipón a Occidente, y habla del dolor que aquel aprendizaje produjo en sus escritores.

Como el autor de Kokoro, víctima del trauma que supuso para los intelectuales japoneses descubrir su individualidad, "adaptarse a cultivarla y triunfar con ella -explica Rubio-, asumiendo la confusión de valores que chocaban con el pensamiento de grupo en que se habían criado".

Natsume Sôseki (1867-1916) es un clásico y a la vez el gran autor moderno de las letras japonesas, que estudian niños y adolescentes.

Vivió dos años en Londres, fue el más versátil de los escritores 'occidentales' de su tiempo e influyó en todo lo que vino después.

Nació un año antes de acabar el periodo Edo y fue cabeza visible de la renovación del periodo Meijí (1868-1912) tras 250 años de aislamiento en aquel archipiélago de 4.000 islas que "vivía como una gran familia recluida", reseña el traductor.

Rubio precisa que, dejando aparte la gran tradición de literatura oral, la del teatro "noh" y del "kabuki" de Kawatake Mokuami, o cierta prosa en la estela de Ihara Saikaku (siglo XVII), cuando Occidente irrumpe en la década de los sesenta del siglo XX, el estado de la literatura era bastante triste en Japón y nada había llegado, ni de China, ni de Occidente.

Pero antes de acabar el siglo, el curioso japonés, sediento del misterioso Occidente, ya accedía, aún sin conocer las lenguas europeas, a muchas de las grandes obras de la literatura universal.

El nuevo gobierno ponía su empeño en la educación pública, y el país, en muy pocos años, iba a lograr uno de los índices de alfabetización más altos del mundo.

Kokoro, de 1914, es una de las novelas más logradas y conocidas de Sôseki, además de otros dos títulos traducidos también al castellano: Botchan, su obra de juventud, y Yo el gato, el mundo visto con los ojos del felino que se permite todo tipo de ironías y críticas.

Con un título alusivo al "alma de las cosas", Kokoro habla de la relación entre un alumno y su Sensei (maestro) ya mayor, y aporta enseñanzas de lo que uno puede encontrar en la vida, la relación con el dinero, la amistad y el amor. Sôseki la escribió en la cumbre de su carrera, dos años antes de su muerte.

Es la obra que le dio prestigio y está dividida en tres partes: "Sensei y yo", "Mis padres y yo" y "El testamento de Sensei". En la primera el narrador es un joven estudiante que conoce a un hombre maduro por el que se siente atraído, pese a que éste se muestra distante y misántropo.

Luego, el joven vuelve a la casa familiar, donde su padre está enfermo, pero lo abandona casi moribundo, para regresar a Tokio al recibir una carta del Sensei que le cuenta las razones de su soledad y sentimientos de culpa.

Los padres, el tío del sensei que traiciona la confianza del niño, la patrona de la pensión y su hija y el amigo "el otro", componen un mundo de personas sin rostros, donde unos señalizadores permiten situar la novela con precisión en el espacio y el tiempo.

Fuente: EFE

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|05:56
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|05:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016